Las lagunas de Bonanza, en un estado de precariedad absoluta

El 2 de febrero es el Día Mundial de los Humedales, fecha en la que se
firmó en 1971 el Convenio sobre los Humedales, a orillas del Mar Caspio,
en la ciudad iraní de Ramsar. Mañana, pues, se celebra esta jornada
internacional.

El Estado español cuenta en la actualidad con una superficie de 173.126
hectáreas de zonas húmedas entre las que destacan parques nacionales como Doñana. Lo grave es que a unos escasos kilómetros de este importantísimo espacio natural, en Sanlúcar, Ecologistas en Acción denuncia desde hace años los múltiples problemas que sufren las conocidas como Lagunas de los Llanos de Bonanza, que se formaron hacia 1987 a consecuencia de los trabajos de enarenado de los campos de cultivos de La Algaida.

A día de hoy, ninguno de los Equipos de Gobierno que han pasado por el
Ayuntamiento de Sanlúcar ha manifestado interés alguno por la regeneración y la conservación de estas lagunas. Desgraciadamente, la situación del complejo lagunar de Bonanza no ha preocupado a los distintos responsables políticos. Por el contrario, se han consentido ciertas actuaciones de dudosa legalidad que están perjudicando diariamente a estas lagunas.
Ante esto, Ecologistas en Acción sigue en su incesante lucha para que estas zonas húmedas, junto a los Pinares de Bonanza (La Dinamita, San Jerónimo y la Duquesa), sean declarados como Parque Periurbano en el ámbito de la Ley 2/89 de Inventario de Espacios Protegidos de Andalucía, con una superficie total de alrededor de 40 hectáreas.

Estos ecosistemas se han naturalizado con el paso del tiempo, aun
hallándose en un estado deplorable por las innumerables agresiones que sufren a diario -extracciones de agua, explotaciones ilegales del
acuífero, vertederos incontrolados, vertidos de combustible, usurpaciones de terrenos públicos, etc.-. Muestran una gran diversidad, especialmente en avifauna, ya que, aunque sus dimensiones son reducidas, albergan un gran número de aves acuáticas cuya observación en otros muchos lugares obliga a biólogos, naturalistas y amantes de las aves en general a recorrer grandes distancias. Entre las especies que podemos observar con la ayuda de unos simples prismáticos, están Martinetes, Garcillas Cangrejeras, Calamones, Zampullines, Fochas, destacando las Malvasías, que encuentran en estos humedales refugio, alimento e incluso un lugar de reproducción, siendo una especie catalogada “en peligro de extinción” en Andalucía y en el resto del Estado.

Ecologistas en Acción viene reclamando desde hace años que se delimiten urgentemente las lagunas para determinar cuáles son de propiedad municipal, que se ejecuten labores de limpieza para eliminar los restos agrícolas que se han ido acumulando con los años y, sobre todo, que se garantice una vigilancia permanente. Pero todo ha caído en saco roto.

La actual Delegada Municipal de Medio Ambiente, Inmaculada Muñoz, que presentó hace unos días al Consejo Asesor las nuevas estrategias de la Unidad del Ayuntamiento que dirige para este año 2008, no dijo nada sobre estas lagunas y, lo que es más grave si cabe, sobre los Pinares de Bonanza.

Ecologistas en Acción invita a la Delegada de Medio Ambiente a que
compruebe “in situ” el estado en el que se encuentran estas lagunas,
además de instarle a que busque los recursos económicos necesarios para conservarlas, ya que son hábitats idóneos para fomentar la educación ambiental, el conocimiento y el respeto a los humedales.




Visitantes conectados: 592