El Juez ordena al Ayuntamiento de Valladolid la clausura de Lingotes Especiales

Por Auto de 29 de enero de 2008, el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo
nº 2 de Valladolid ordena al Ayuntamiento de la capital para que en el plazo de 20 días "proceda a adoptar las medidas necesarias para proceder a la
clausura de la actividad" de la fundición de Lingotes Especiales. S.A., en
la carretera de Fuensaldaña "en tanto el titular no obtenga las
autorizaciones precisas para el ejercicio de la misma". Asimismo, otorga un
plazo de 10 días al Ayuntamiento de Valladolid para indicar el órgano
responsable de esta clausura.

Con este Auto, el juez estima la solicitud de ejecución de sentencia
presentada en mayo de 2007 por Ecologistas en Acción, después de la
sentencia de 19 de diciembre de 2006 del Tribunal Superior de Justicia de
Castilla y León que anuló en firme las licencias de obras y actividad
otorgadas en 2001 por el Ayuntamiento de Valladolid, que pretendían
legalizar la fábrica 30 años después del inicio de su funcionamiento.

El Auto entiende que "una actividad sujeta a licencia ambiental, como la que
es objeto de examen en este litigio, no puede iniciarse hasta que se obtiene
de la Administración la autorización para su puesta en marcha", por lo que
si se tienen en cuenta los motivos ambientales que han determinado la
anulación de la licencia "lo cierto es que sí existe un interés general que
exige la clausura de la actividad hasta la obtención de las autorizaciones".

Esas autorizaciones son para el juez la autorización ambiental y la
autorización de inicio de la actividad, cuya obtención no ha sido acreditada
ni por el Ayuntamiento de Valladolid ni por Lingotes Especiales. La primera
fue publicada en el BOCyL el pasado lunes, mientras para la segunda se
establece en aquélla un plazo máximo de obtención de 11 meses, tras
numerosos estudios y comprobaciones de las condiciones ambientales
prescritas, que difícilmente podrán cumplimentarse en un plazo de 20 días,
por lo que la fábrica deberá cerrar temporalmente.

Ante esta situación, Ecologistas en Acción quiere manifestar públicamente:

  1. Que Lingotes Especiales viene funcionando clandestinamente desde que hace
    más de un año sus licencias municipales fueran anuladas por el Tribunal
    Superior de Justicia.
  2. Que el cierre temporal de la fábrica deriva del interés general de que
    ésta no siga funcionando mientras carezca de permisos ambientales.
  3. Que ni la Declaración de Impacto Ambiental ni la Autorización Ambiental
    otorgadas por la Junta de Castilla y León garantizan la salud pública ni la
    protección del medio ambiente.
  4. Que la única salida para garantizar la viabilidad de la fábrica y sus 400
    empleos es reducir la contaminación producida por la misma, desligando su
    autorización del vertedero existente.

Para compatibilizar la salud de los vecinos y la viabilidad de la fábrica,
Ecologistas en Acción emplaza a empresa y Junta para que enmienden las
deficiencias de la autorización ambiental, mejorando los sistemas de
reducción y control de la contaminación producida por la fábrica.




Visitantes conectados: 380