Las normas de planeamiento municipales de Lastras del Pozo encubren un pelotazo urbanístico ilegal

El proyecto de nuevas Normas Urbanísticas de Lastras del Pozo (Segovia) esconde un macro complejo residencial y de ocio, con dos campos de golf, en la finca de San Pedro de las Dueñas (instalaciones ahora dedicadas a la cría caballar de la Yeguada Centurión), cuya realización tendría un impacto muy negativo en especies protegidas en peligro de extinción y en hábitats de gran valor ecológico, pertenecientes a la Red Natura 2000 de la Unión Europea. El proyecto vulneraría ampliamente la legislación urbanística y medioambiental de Castilla y León y Estatal.

Ecologistas en Acción, Ciudadanos por Segovia, Asociación Centaurea y Comisiones Obreras de Castilla y León han alegado contra este proyecto de nuevas Normas Urbanísticas y piden que dicha finca se clasifique íntegramente como Suelo Rustico de Protección Natural y por lo tanto se abandone la pretensión de urbanizarla.

Lastras del Pozo cuenta con una población de 83 habitantes, que viven casi en su totalidad en el núcleo urbano principal del municipio. La evolución demográfica del municipio se caracteriza por un profundo estancamiento (desde el año 1991 hasta el 2005 se han mantenido 83 personas censadas) y por lo tanto no hay justificación para ampliaciones sustanciales del suelo urbano y urbanizable, como se pretende en este proyecto de nuevas Normas Urbanísticas.

Éstas, aparte de proponer nuevo suelo urbanizable en torno al casco urbano de Lastras, contemplan un nuevo sector de Suelo Urbanizable Delimitado denominado “sector San Pedro de las Dueñas”. Con una superficie total de 99,15 Ha., situado dentro de la finca San Pedro de las Dueñas, este sector se destinaría a usos hotelero, residencial e hípico deportivo. En concreto se plantea construir un nuevo enclave que constaría de 341 viviendas (230 en bloque, 111 unifamiliares), un Apartotel junto al Monasterio (que consistiría en 230 bungalows), entre otras instalaciones. Traducido a residentes, esto significaría aproximadamente unos 1.500 nuevos individuos. De acuerdo con este cálculo, el enclave de San Pedro de Las Dueñas acogería a un número de personas 17 veces superior al número total de habitantes que tiene el término municipal en la actualidad. El crecimiento resulta a todas luces desproporcionado para las características del municipio.

Se trataría de un desarrollo desvinculado del núcleo principal de población del municipio. El núcleo urbanizado que se propone en el sector San Pedro de las Dueñas se encuentra muy alejado del casco urbano de Lastras del Pozo, lo que supone en realidad crear un nuevo enclave urbano, que queda funcionalmente desvinculado del tradicional. Este tipo de crecimiento disperso esta prohibido por la Ley de Urbanismo de Castilla y León.

La planificación urbanística propuesta tendría serias repercusiones ambientales, siendo especialmente grave su negativa afección a especies en peligro de extinción como la cigüeña negra y al águila imperial ibérica, así como sobre la calidad de las aguas del río Moros (el vertido de las aguas residuales del complejo se pretende realizar en el río Moros a través de una depuradora de aguas residuales que no reúne suficientes garantías). Debido al buen estado ecológico de las cuencas fluviales del río Moros la totalidad del Término Municipal de Lastras del Pozo está catalogada como “Zona de Importancia para la Conservación”, dentro del Plan de Recuperación de la Cigüeña Negra de la Junta de Castilla y León.

Excelente estado del río Moros a su paso por Lastras del Pozo

Las nuevas Normas clasifican (sin base legal) también en la finca San Pedro de las Dueñas (en los terrenos de fondo de valle del río Moros) un área de “Suelo Rústico de Protección Especial”, en el que se admite como uso compatible el “deportivo” (campo de golf, hípica, tenis). La aprobación de este sector significaría dar luz verde a la instalación de dos campos de golf en plena terraza de inundación del río Moros
La instalación de esos dos campos de golf afectaría a unos espacios definidos como Lugar de Interés Comunitario (LIC) “Valles del Voltoya y el Zorita” dentro de la red europea de conservación Natura 2000. Este uso resulta claramente incompatible con los fines de conservación previstos por la normativa. La Unión Europea reconoce a este LIC como de importancia regional, nacional e internacional, tal y como consta en el formulario oficial de dicho espacio, ya que mantiene una población reproductora de cigüeña negra y de águila imperial ibérica, ambas en peligro de extinción, así como de otras especies de aves protegidas y de interés comunitario, como la garza imperial, el águila pescadora, el águila calzada, el águila culebrera europea, la cigüeñuela, el alcaraván, etc. Mantiene poblaciones en buen estado de diversos quirópteros protegidos, así como una recuperada población de nutria.

Lo más escandaloso del asunto es que el promotor de dicho proyecto de nuevas Normas Urbanísticas es a su vez el propietario de la finca “San Pedro de las Dueñas”, es decir hay un interés directo y evidente en la nueva calificación del suelo, ya que producirá efectos inmediatos sobre su valor, se lleve a efecto o no, el proyecto “turístico deportivo”.
“El interés general brilla por su ausencia. El planeamiento urbanístico, promovido y financiado por la empresa Hacienda Ecuestre, S.L., atiende exclusivamente a su propio interés, lo que vulnera claramente la Ley de Urbanismo de Castilla y León”, señalan desde estas organizaciones.
En opinión de estos colectivos: “Esa clasificación del suelo responde únicamente a los intereses privados de una determinada empresa, a la que de esta forma, se la permitirá convertir parte de su actual explotación recreativo-ganadera, en un negocio urbanístico-inmobiliario, cuyos réditos, son sustancialmente mayores a los de la actual instalación. Tales intereses no responden en absoluto a las necesidades municipales, ni al interés general que toda planificación debe tener en cuenta y son contrarios a los de la protección del medio ambiente”.




Visitantes conectados: 350