Contenciosos contra la incineración en cementeras

Ecologistas en Acción de la provincia de León ha interpuesto, con fecha de 24 de junio 2008, ante el Tribunal Superior de Justicia de Valladolid, sendos recursos contencioso-administrativos, contra las autorizaciones ambientales de las cementeras (publicadas en el BOCyL de 23 de junio) que permiten la incineración de 200 toneladas diarias de basuras en la provincia de León, a razón de 100tm al día, en los hornos de cemento de Toral de los Vados y La Robla.

Acusamos a las autoridades implicadas -los ayuntamientos (de Toral y La Robla) y a los responsables provinciales y regionales de la Junta de Castilla y León- de actuar en connivencia con las empresas cementeras, que gracias a esta autorización para quemar residuos, reducirán gastos de explotación y aumentarán beneficios. También aumentará el peligro para la salud pública, la de las generaciones futuras y la de los trabajadores de estas instalaciones.

Los poderes públicos, en vez de cumplir con su obligación de proteger la salud y el medio ambiente se han plegado de manera vergonzosa a los intereses de las empresas. Al otorgar estas autorizaciones, han omitido descaradamente su obligación de aplicar el Principio de Precaución. Decimos esto por el mero hecho de que , -a día de hoy- las cementeras no disponen de mecanismos de retención y monitoreo de partículas ultrafinas en continuo. De hecho estas partículas, QUE NO SE MONITOREAN EN NINGÚN LUGAR DE EUROPA, son las que vehiculan dioxinas, furanos, metales pesados volátiles, etc. Estamos hablando de las sustancias químicas mas peligrosas que se conocen, cancerígenas y bioacumulativas, cuya presencia solo se detecta analizando las concentraciones en sangre, o leche materna, de las poblaciones expuestas.

Invocamos la legislación internacional, nacional y regional sobre residuos, recordando que todos las fracciones que pretenden quemar las cementeras en León, tienen salida directa -y legalmente reconocida- a través del reciclado: - los neumáticos fuera de uso, mediante su aplicación en carreteras (ver Plan Regional de Carreteras 2008-2020); -los lodos de depuradora se pueden compostar; las harinas y grasas animales las recuperan, y/o eliminan, empresas específicas de tratamiento de material biológico (p.e. REBISA); los envases de plástico y los RSU se recogen en el CTR de San Román; la madera, el cartón y el papel, gracias a la colaboración de la ciudadanía, se llevan reciclando en porcentajes cada vez mas elevados desde hace décadas, etc. etc.

Al convertirse los cementeros en gestores de residuos entran en competencia desleal con las empresas que se dedican a la recuperación y al reciclado. Empresas como RENECAL, que transforma NFU en Guardo, son las que contribuyen a preservar el medio ambiente puesto que alargando la vida útil de los materiales, -reincorporándolos a los ciclos productivos- se ahorran, verdaderamente, recursos naturales, energía y agua; al tiempo que se reducen emisiones a la atmósfera, tanto de gases tóxicos como de efecto invernadero.

Estas son algunas consideraciones por las que seguiremos luchando contra la incineración de residuos, con demostraciones públicas y ante los tribunales de justicia, presentando demandas que , - toda vez el TSJ admita a trámite los contenciosos-, esperamos sean avaladas por todas las asociaciones y entidades que formularon alegaciones en su día y por cualquier colectivo social que quiera sumarse a la defensa del derecho de los leoneses y leonesas a respirar aire limpio.




Visitantes conectados: 444