Queja al Defensor del Pueblo contra el Jefe de Servicio de Minas

Ecologistas en Acción presentó esta mañana ante el Defensor del Pueblo Andaluz una Queja contra el Jefe de Servicio de Industria, Energía y Minas de la Delegación Provincial de Sevilla de la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa, D. José Antonio Vega González, por incumplimiento de la Ley 27/2006, de derecho de acceso a la información en materia de medio ambiente, en relación con expedientes relacionados con el derrumbamiento de los taludes y la paralización de la Mina de Las Cruces por contaminación del acuífero Niebla-Posadas.

La organización ecologista solicitó la información el pasado 20 de mayo y el 12 de junio recibió comunicación de la nueva Directora General de Minas otorgando derecho de vista y copia de los expedientes solicitados, para ser consultados en el Servicio dirigido por José Antonio Vega. Sin embargo, cuando se intentó examinar esos expedientes, el Sr. Vega sólo facilitó copias de un 20% de la información solicitada, indicando además textualmente que el derecho de vista de los expedientes se limita a "echarles un vistazo, pero sin leerlos".

Curiosamente los expedientes que no quiere mostrar el Sr. Vega son los relacionados con las medidas de seguridad respecto a los taludes de la Mina de Las Cruces. El Servicio de Minas que dirige tenía la obligación de vigilar y controlar esas medidas de seguridad para evitar el derrumbe masivo que los ecologistas advirtieron y que finalmente se produjo el pasado mes de abril, poniendo en riesgo la seguridad de los trabajadores.

El Servicio que dirige Vega también es el responsable de que hayan resultado inútiles las medidas preventivas adoptadas por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) para proteger el acuífero Niebla-Posadas. Como Jefe de Servicio de Minas ha permitido a Las Cruces no parar el drenaje del acuífero y en consecuencia se están perdiendo diariamente millones de litros de agua de reserva que EMASESA tiene para épocas de sequía. La resolución de paralización de los trabajos en el fondo de la mina de Las Cruces es por tanto un fraude de ley, ya que no evita, sino todo lo contrario, la pérdida de agua del acuífero.

Vega conoce perfectamente desde el punto de vista técnico el multimillonario proyecto minero de Las Cruces. De hecho, inició el proceso de autorización ambiental en el año 2000 siendo Jefe del Servicio de Protección Ambiental de la Delegación Provincial de Sevilla de Medio Ambiente, sólo dos años después de que la balsa de Aznalcóllar reventará ante la pasividad de esa Delegación Provincial. Posteriormente, paso al Servicio de Minas donde Las Cruces obtuvo la autorización minera para romper "sin dañar" el acuífero Niebla-Posadas, a pesar de que todos sabemos que eso es imposible.

Por ello, el Sr. Vega sabe perfectamente que la solución para que el acuífero deje de perder agua es tan simple como proceder a un sellado del acuífero mediante el relleno de poco más de 10 metros de tierras en el fondo de la corta minera, tal como está previsto en la fase de clausura final de la mina, hasta que Cobre Las Cruces presente un nuevo proyecto viable técnicamente.

Y sin embargo, el Sr. Vega, opta por permitir a la multimillonaria multinacional canadiense Inmet Mining que siga ampliando los taludes de la mina, pase lo que pase con la reserva de agua de cientos de miles de personas.




Visitantes conectados: 285