Partícula radiactiva detectada en Vandellós 2

Todas las versiones de este artículo: [Català] [Castellano]

Ecologistes en Acció y Greenpeace exigen al CSN que aclare el origen de la partícula radiactiva detectada en Vandellós 2. Si la contaminación procede del escape de Ascó-1 sería una muestra evidente de la dispersión generalizada de las partículas radiactivas.

Ante el suceso notificable publicado ayer, viernes 11 de julio, en la web del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), según el cual los arcos de detección de radiactividad de la central nuclear de Candelillas 2 detectaron dentro de un camión que iba a salir de la central contaminación radiactiva en un litro de tierra contaminada procedente de las proximidades del “taller caliente” de la instalación, y en la cual los trabajadores de la central recogieron una partícula radiactiva que contiene cobalto 60 (Co-60) y Manganeso 54 (Mn-54), Greenpeace y Ecologistes en Acció de Catalunya han exigido al CSN que investigue con celeridad el origen de esta contaminación.

Ambas organizaciones han acusado asimismo al CSN de haber actuado de forma prematura y de querer minimizar el alcance de este descubrimiento adjudicándole un Nivel 0 (sin relevancia para la seguridad) en la escala internacional INES.

El Co-60 y el Mn-54 se encuentran entre los isótopos radiactivos presentes en las partículas sólidas liberadas en el escape radiactivo de Ascó 1 del 29 de noviembre de 2007. Ante esta coincidencia, y dada la preocupación generada por la detección de un punto caliente o partícula radiactiva en el exterior del recinto de una central nuclear, Ecologistes en Acció y Greenpeace consideran que este incidente de ninguna manera queda cerrado con la adjudicación de un nivel 0 en la escala INES, como ha hecho el CSN.

Todo lo contrario: antes de extraer ninguna conclusión sobre la relevancia de este suceso para la seguridad, el CSN debe investigar aclarar públicamente si, como parecería posible, esta partícula procede del escape de Ascó 1, y, dado el caso, cómo habría llegado a la central de Vandellós 2, o, si, por el contrario, tiene su origen en la propia central de Vandellós 2 –y en qué circunstancias.

Si la contaminación procede del escape de Ascó-1 sería una muestra evidente de la dispersión generalizada de las particulas radiactivas en el medio ambiente provocado por este accidente, lo que sin duda demostraría la gravedad del mismo, que el CSN trata de minimizar a toda costa.

Si, por el contrario, la partícula se hubiese originado en la propia central de Vandellós-2, podría deducirse que sucesos como el escape ocurrido en noviembre pasado en Ascó-1, son comunes también a Vandellós-2 y quizá a las demás centrales que gestiona la Asociación Nuclear Ascó-Vandellós (ANAV), porque en todas ellas se estén siguiendo procedimientos indebidos. Todo ello debe ser aclarado de forma exahustiva por el CSN.

“Antes del pasado 5 de abril, hubiera sido impensable atribuir a la aparición de un punto caliente de Co-60 un nivel 0 en la escala INES” — ha declarado Eloi Nolla, coordinador del grupo de energía de Ecologistes en Acció de Catalunya— “No podemos entender cómo es que el CSN resta ahora importancia a un elemento que puede indicar que la magnitud de la contaminación por partículas calientes de activación es muy superior a la reconocida hasta ahora”.

Para Greenpeace y Ecologistes en Acció, que el CSN haya hecho pública esta información sólo como una resñea en la sección de sucesos de su web, con un nivel 0, en viernes y sin una nota de prensa, pone en evidencia la voluntad de este organismo de minimizar la relevancia y el conocimiento de este hallazgo.

“El CSN debe abandonar definitivamente este secretismo haciendo público y asegurándose la difusión de esta contaminación detectada en Vandellós-2” — ha declarado Carlos Bravo, responsable de campañas de energía de Greenpeace.




Visitantes conectados: 294