Trasvase del Negratín

Sr. Secretario Provincial de.... en Granada
Granada a 10 de noviembre de 1999

Ante el aluvión de noticias, muchas de ellas contradictorias, que en los últimos tiempos inundan el panorama provincial, queremos hacerles llegar estas reflexiones en voz alta, que no son sino un reflejo de lo que piensa el pueblo desorientado al que ustedes dicen servir.

Como el próximo siglo se supone que será el de la Guerra del Agua, aquí ya hemos empezado con tiempo a prepararnos, contradiciendo esa secular fama de improvisados que nos achacan.

Se habla, sobre todo a nivel político, de llevar y traer agua de unas tierras a otras, a través de unas terceras, que la verán pero no la catarán, y todavía no se ha oído la opinión de los afectados directamente.

Desde Ecologistas en Acción reflexionamos ante esta maraña de noticias que no hacen más que liar al ciudadano medio que no sabe ya si le van a traer agua, se la van a quitar, si pertenece a la Confederación del Sur o a la del Ebro.

Primero, aparece una Plataforma del Guadalquivir en Granada -formada por los mismos que piden más agua para el Guadalquivir- y que no dice ni pío sobre la detracción de 50 hm3 al año de la cabecera de su cuenca para llevársela a otra, ni siquiera ante el anuncio de reducción a la mitad de la dotación de agua para los riegos de esta campaña. Eso sí, piden más pantanos que no sabemos cómo se van a llenar (o a lo mejor piensan en traer el agua de Siberia por tuberías -la palabra acueducto es lo suficientemente digna como para no meterla en esto- para satisfacer la "enorme demanda" existente).

Segundo, los políticos defensores de los intereses de los ciudadanos quieren que antes de llevarse el agua de abajo (de la presa del Negratín) se la lleven de arriba (del río Castril). Como resulta que se trata casi del mismo agua si la cogemos de arriba no llegará nunca abajo. Por lo que ya sobra uno de los dos proyectos. Económicamente hablando sería más rentable coger el agua en el nacimiento del río Castril y llevarla al pantano de San Clemente, ya que así podría llegar al Almanzora sin necesidad del bombeo necesario desde el Negratín. De todas formas el agua es para Almería, pero más barata.

Tercero, para los habitantes de la zona de Baza-Huéscar no hay nada. Bueno, hablan de unos canales que si se llevan el agua desde arriba irán secos y si conducen el líquido, es camino de la cuenca del Almanzora, que allí la pagarán bien. Por mucho que los políticos que defienden uno u otro proyecto utilicen en sus discursos a la población marginada de esta zona del norte granadino, lo cierto es que su única preocupación son los votos de las próximas elecciones. Cómo se explica, si no, que ningún político haya dicho a la gente que en el Plan Nacional de Regadíos, hasta el año 2008, está previsto un aumento de 3.945 hectáreas de nuevos regadíos para la cuenca del Almanzora y 0 hectáreas -sí, cero, no nos hemos equivocado- para la zona de Baza-Huéscar. A ver quién adivina con qué agua se va a hacer eso.

Cuarto, algunas fuerzas políticas de Granada y Almería se ponen de acuerdo para llevarse el agua. No sabemos si la población afectada negativamente -en este caso la de Granada- habrá dicho algo en este asunto. Proponemos a esos políticos que consulten a sus ciudadanos, a los mismos que los pusieron ahí para defender los intereses comunes, y hagan públicas las opiniones de estos pobladores de la zona más marginal de España. A lo mejor resulta que son tan solidarios que están dispuestos a perder la única esperanza de futuro que les queda a beneficio de los "pobres agricultores" del Almanzora.

Quinto, cualquier trasvase supone un gran impacto ambiental, no sólo por la desviación de aguas de su cuenca natural, sino también por el enorme movimiento de tierras que supone su conducción. Todavía estamos esperando la declaración pública de los responsables provinciales de Medio Ambiente ante la amenaza que se cierne sobre el río Castril y su Parque Natural.Esperamos que el Sr. Delegado Provincial se pronuncie claramente si está por dejar que se lleven el agua del Río Castril, o bien, que se ratifique públicamente en sus palabras del día 6 de julio en Castril, donde dijo que su Consejería jamás daría el visto bueno al trasvase del río Castril.*

Esperamos que estas reflexiones se contagien a la clase política, se aclaren ellos, y nos aclaren a los ciudadanos qué podemos esperar del futuro.

* Afortunadamente, y gracias a la negativa europea, este proyecto se ha desestimado.




Visitantes conectados: 421