Los Reyes Magos de los Palestinos

El ejército israelí invade Palestina con un bombardeo constante y una sucia represión casa a casa, apoyada por el gobierno de EE.UU. Ya son centenares los muertos y miles los heridos, víctimas de la agresión militar, operación de castigo para hacer pagar con sangre la determinación del pueblo palestino de resistir con dignidad frente a la ocupación de su tierra. Masacre que marca el carácter genocida, criminal, terrorista y racista del sionismo y su mayor logro, el ilegal Estado de Israel. Parecen seguir el ejemplo de sus represores nazis. Hamás también tiene su responsabilidad en esta contienda, por su violencia contra civiles e indefensos judíos. Es la respuesta condenable a una historia de opresión contra el pueblo Palestino. La No-Violencia entre las partes debería ser la primera medida para empezar a solucionar este eterno conflicto.

Israel puede convertir a Palestina en la mayor prisión a cielo abierto conocida en el mundo y tolerada por muchos de los supuestos países defensores de los Derechos Humanos. La Franja de Gaza, que sufre un asedio por tierra, mar y aire, lleva ya 20 meses bajo un castigo colectivo que obliga a casi dos millones de personas a sobrevivir sin medicinas, energía, agua o comida. Se están cometiendo crímenes contra la humanidad, se incumple la III y IV Convención de Ginebra, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y más de 100 resoluciones de la ONU contra los diferentes gobiernos de Israel.

Muchos gobiernos piden el cese de la violencia, pero en realidad, toleran esta situación y colaboran con la potencia ocupante. Hace pocas semanas los Ministros de Asuntos Exteriores europeos, entre ellos el del Gobierno español, aprobó la mejora de relaciones entre la Unión Europea e Israel, haciendo caso omiso de la vulneración de derechos humanos y de la legislación internacional que práctica Israel desde su fundación. Hay que exigir al Gobierno Español, a la Comunidad Internacional, al inútil Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y a la Unión Europea una intervención contundente para que el Estado de Israel ponga fin a este ataque indiscriminado contra la población civil palestina. Obama, “el cambio”, aún no ha condenado las matanzas. Hay que actuar inmediatamente para asegurar un completo cese al fuego en la Franja de Gaza, para proteger civiles de ambos lados y para dedicar los esfuerzos a la creciente crisis humanitaria. Sólo a través de una acción internacional coordinada se podrá detener el derramamiento de sangre y alcanzar un verdadero progreso hacia una paz duradera.

La solución no es requerir a los palestinos que se rindan y que admitan un estado sin poder real, compuesto por diversos territorios sin conexión, bajo control militar israelí y el actual régimen de apartheid. La Plataforma de Solidaridad con Palestina manifiesta en su página Web: “La solución no pasa por una economía colonizada, no pasa por la legalización del saqueo de la tierra, del robo de acuíferos, de los muros de intolerancia. La solución pasa por reconocer el derecho del pueblo palestino a su libertad y soberanía, el derecho del exilio palestino a regresar a su tierra, pasa por el desmantelamiento de los asentamientos colonialistas en Cisjordania, la liberación de los 10.000 presos políticos, pasa por poner las bases de una convivencia multicultural en una Palestina democrática, laica y no racista”.

Por Luciano Lozano Muñiz




Visitantes conectados: 596