Premio a las violaciones de Derechos Humanos en Colombia

Ecologistas en Acción exige la retirada del Premio a la Libertad de Cádiz al presidente de Colombia, Álvaro Uribe, por transmitir un mensaje equivocado y ser una bofetada contra las víctimas de crímenes de Estado en Colombia.

La decisión del Consistorio de Cádiz de otorgar el I Premio a la Libertad Cortes de Cádiz al presidente colombiano Álvaro Uribe es otro ejemplo más de la indiferencia demostrada por el Partido Popular ante graves problemas de derechos humanos en su afán por apoyar incondicionalmente a gobiernos que considera aliados estratégicos para los intereses económicos de las empresas españolas, señala Ecologistas en Acción.

Modelo de carta contra Uribe

“El Consistorio de Cádiz ignora las graves violaciones de los derechos humanos que se producen en Colombia”, critica Ecologistas en Acción. “Haber elegido a Álvaro Uribe para recibir este premio refleja la poca importancia que la alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez Sáiz, y su Partido Popular, presta a cuestiones de Derechos Humanos”.

Ecologistas en Acción de Cádiz, indica que el Presidente Uribe ha tomado medidas e implementado políticas perjudiciales para los derechos humanos en reiteradas ocasiones por lo cual podría ser responsable de graves crímenes de lesa humanidad en Colombia.

Durante el mandato del Presidente Uribe, han aumentado significativamente las denuncias de ejecuciones extrajudiciales de civiles atribuidas al Ejército colombiano. Uribe no ha optado por políticas que desmantelen y lleven a la Justicia a los grupos paramilitares, que han masacrado, violado y desplazado por la fuerza a millones de colombianos durante las últimas décadas, además de estar vinculados al narcotráfico.

Los graves problemas en el proceso de desmovilización -desarrollado durante el gobierno de Uribe- han permitido que muchos de estos grupos paramilitares, usando nuevos nombres, continúen cometiendo abusos. Las agresiones verbales, las amenazas y la criminalización del presidente Uribe contra los defensores de derechos humanos, las ONG de derechos humanos y los movimientos sociales de izquierda en su país han sido frecuentes y preocupantes. Asimismo, en numerosas oportunidades, Uribe ha obstaculizado intentos de quebrantar la influencia de los paramilitares en el sistema político, por ejemplo, mediante acusaciones infundadas contra los magistrados de la Corte Suprema que iniciaron investigaciones contra más de 70 miembros del Congreso colombiano por sus posibles vínculos con los paramilitares.

Ecologistas en Acción demanda al Consistorio de Cádiz retirar el Premio a la Libertad concedido al presidente de Colombia, Álvaro Uribe, y otorgárselo, por ejemplo, al Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado en Colombia. Este movimiento trabaja por la solución política del conflicto social y armado que padece Colombia, exigiendo el desmantelamiento de todas las estructuras de la guerra, la desaparición de los grupos guerrilleros y paramilitares, la desmilitarización de la vida civil y, en lo inmediato, la concreción de acuerdos humanitarios que disminuyan el impacto del conflicto armado contra la población.




Visitantes conectados: 418