Conservación de las zonas inundables del Júcar

Ecologistas en Acción y WWF/Adena, como participantes en el acto reivindicativo en defensa de los ríos (BIG JUMP), que se ha celebrado en el día de hoy en el río Júcar a su paso por la capital conquense y simultáneamente en ríos de toda Europa, quieren denunciar el grave riesgo del desarrollo de proyectos de urbanización, ocupando el entorno de las riberas y en terrenos inundables en el municipio de Cuenca. Recuerdan que las riberas y llanuras de inundación también forman parte esencial del ecosistema fluvial y su ocupación residencial supone la grave pérdida de estas áreas como espacios cuya vocación prioritaria es la de zonas verdes, para el disfrute de la ciudadanía, permitiendo mantener también su funcionalidad ecológica.

La Confederación del Júcar ha reconocido lo que era obvio, que el Recinto Ferial diseñado por Moneo está en zona inundable (y sin embargo no lo ha paralizado), como también lo están los bloques de viviendas ya en construcción en la zona del las Huertas del Serranía y los que se pretenden construir en el futuro e la misma zona, mediante convenio entre el Ayuntamiento y la constructora DAVECON, las antiguas huertas, donde jamás se ha construido precisamente por el riesgo de inundación.

Frente a estos proyectos, las organizaciones Ecologistas en Acción y WWF/Adena, participantes en el Gran Chapuzón, junto con los ciudadanos participantes en esta convocatoria europea, sensibles con su río Júcar a su paso por Cuenca, proponen la recuperación integral del río Júcar mediante un Parque Fluvial que dé continuidad al espacio natural, conectando con el río Moscas. Así como la recuperación de las antiguas huertas.

Las organizaciones ecologistas recuerdan por último que en la DIRECTIVA europea relativa a los riesgos de las inundaciones se advierte que algunas actividades humanas, como el incremento de los asentamientos humanos y de los bienes económicos en las llanuras aluviales, están contribuyendo a aumentar las probabilidades de que ocurran, así como su impacto negativo.

De ahí que los planes de gestión del riesgo de inundación deben centrarse en la prevención, dando más espacio a los ríos, mediante el mantenimiento o el restablecimiento de llanuras aluviales, evitando en todo caso su urbanización.




Visitantes conectados: 450