Otro parque granadino que se pierde

El ayuntamiento escamotea a los granadinos un parque prometido desde hace 20 años utilizando los fondos ZP. Cambia el arbolado por hormigón, asfalto y construcciones, e incumple gravemente lo dispuesto en el PGOU municipal vigente.

El Parque Bola de Oro iba a tener, hace 20 años, 70.000 m2 como espacios libres de la ciudad.
Después, tras la construcción de unas pistas deportivas y vestuarios, el PGOU actualmente vigente reconvirtió unos 17.000 m2 de este suelo en uso de equipamiento deportivo, en donde también se edificó un pabellón, primero, y una piscina actualmente.

Ya quedaban unos 50.000 m2, para parque. Se ha estado vendiendo que se iba a hacer con fondos de la Confederación y que ya estaba listo el proyecto.

Ahora sale el Ayuntamiento que en aplicación de los famosos fondos ZP, va “sacrificar” otros 20.000 m2 en equipamientos deportivos (Pistas de Skate, Break Dance y BMX, pistas de petanca, zona recreativa y pista de ciclocross), algunos de ellos con acceso restringido, con lo que incumple la propia normativa del PGOU vigente.

Además, según el PGOU, los espacios libres se adecuarán básicamente para estancia de las personas, mediante la plantación de arbolado que asegure zonas suficientes de sombra, y a eso se dedica el 2% del presupuesto, mientras pavimenta con hormigón el 35% de la actuación (7.000 m2).

Espacio esperando el parque

La zona de usos múltiples, que ocupa un 40% de la actuación y que incluye las Pistas de Skate, Break Dance y BMX y pistas de petanca, incumple de manera grave lo establecido en el artículo 6.1.18 del PGOU, al estar valladas y por tanto con restricciones de libre acceso a toda la población.

Se contempla un vial de acceso de 10 m de anchura y aparcamientos para coches que atraviesa todo el espacio libre. Un parque no puede convertirse en aparcamiento, máxime cuando el acceso peatonal está totalmente garantizado.

No se proyectan conexiones y recorridos peatonales en el largo muro cerrado a C/ Santo Sepulcro, lo que facilitaría el acceso a peatones y ciclistas que entran por Avenida Cervantes, discriminándolos frente a los que utilizan el vehículo.

Técnicamente el proyecto presenta incoherencias, defectos y falta de coordinación. Es el caso de los huertos familiares, descritos y presupuestados en la documentación pero que no se contempla en el plano, como tampoco aparece la pista de ciclocross de la memoria, pero si un talud ajardinado. No se contemplan aseos públicos ni otros servicios.




Visitantes conectados: 483