Día del árbol, poco que celebrar

El día 21 de Marzo, día del árbol, debe ser una conmemoración de reflexión y acción. El arbolado, de calidad y urbano en Burgos, ante la falta de criterio medioambiental y apetito urbanístico se encuentra en fase de recesión . De nada ha servido el “catálogo de árboles notables” ni la Agenda local 21 de nuestra ciudad. Ante el dilema de infraestructuras o árbol, la administración no lo duda.

Las numerosas agresiones a estos testigos naturales que les provocan la expansión del hormigón y el fundamentalismo de las infraestructuras han hecho que el arbolado de calidad vaya desapareciendo dando paso a jardines ingleses, grandes consumidores de recursos, vaya ganando espacio obras como la bajada Corazas, tala del roble de “La Finca”, la ampliación de la carretera M-30 o las riberas del Arlanzón han visto como arbolado maduro ha sido talado para dejar paso al asfalto.

Nuestros parques forestales del Castillo y Fuentes Blancas se ven salpicados cada cierto tiempo de actividades que no contribuyen a su salud mejora y expansión.

La falta de un plan global de conservación, donde prime el criterio medioambiental es urgente para mantener nuestros parques periurbanos y en especial para el Castillo, aislado y sin posibilidad de expansión.

Y es que la necesidad de proteger el verde lleva tiempo siendo un clamor popular. Así comprobamos como la apertura de una pista de galgos en el cerro de San Miguel ha conllevado una protesta ciudadana ante tan desmesurada obra por fragmentar de forma absurda un rincón único. También vemos cómo la destrucción mediante escolleras de las riberas del río Arlanzón o las siegas y podas constantes que están degradando de forma permanente un río bien conservado hasta la fecha provocando las quejas de los ciudadanos y de colectivos sociales.

Los diferentes planes de expandir el cinturón forestal “Arbolear Burgos” o “Cinturón verde” han fracasado al no tener continuidad y cuidado.
Ante tales actuaciones municipales, Ecologistas en Acción exige al ayuntamiento la redacción de una “Estrategia de Conservación y Mejora de las Zonas Naturales de la Ciudad” donde se considere:
- La creación de una mesa multidisciplinar (Biólogos, técnicos, concejalía de medio ambiente)
- Reactivación de la Escuela Taller dotada de un partida económica estable donde se lleven a cabo acciones como:

  • Limpieza, reforestación y cuidado fitosanitario
  • Reforestación del casco urbano con especies diversas y de calidad
  • Programas de integración socio-laboral

Es urgente tomar decisiones ya. El enorme patrimonio natural heredado debe ser gestionado por todos. A la ciudadanía no nos vale la foto del día 21, un solo día. Urge un giro en las actuaciones municipales donde se considere al arbolado como especie protegida. Sólo de esta forma podremos avanzar hacia una ciudad más humana y menos gris y urbana.

Miguel Soto, Ecologistas en Acción de Burgos




Visitantes conectados: 244