Solicitamos a la Consejera que se paralice el proyecto turístico en la finca El Alcornocal

Ecologistas en Acción pide a la Consejera de Medio Ambiente, Cinta Castillo, que paralice el proyecto turístico en la finca El Alcornocal en el término municipal de Arcos.

Ecologistas en Acción ha solicitado a la Consejera de Medio Ambiente que paralice el proyecto turístico que la empresa NOVATERRA RESORT SERVICES S.L. pretende llevar a cabo en la finca El Alcornocal (Arcos) con el apoyo de la delegada de esa Consejería. Los ecologistas piden a la consejera que ejecute el plan obligatorio de repoblación; caso contrario, se convertirá en cómplice de un escandaloso caso de corrupción forestal y urbanística.

Hay que recordar que el Ayuntamiento de Arcos está tramitando actualmente un Plan Especial que incluye la recalificación para usos turísticos de 140 hectáreas de esta finca que fueron talados de forma ilegal en 1986. La Junta de Andalucía abrió un expediente sancionador que se resolvió con la obligación de restaurar el bosque talado. Al incumplir el propietario la obligación de restaurar el bosque de alcornoques, la Consejería de Medio Ambiente (CMA) ocupó la finca en enero de 1994, iniciando la repoblación parcial de la finca. El entonces Delegado de Gobernación, José Luis Blanco, aseguró: “con la ocupación se pone de manifiesto la voluntad de la Junta de ir hasta las últimas consecuencias para que se cumpla y respete la legislación vigente…” (Diario de Jerez, 26/01/1994).

Sorprendentemente, la CMA cedió en 1999 de nuevo la finca a sus antiguos propietarios con el compromiso de que ejecutaran un “Plan Técnico para Mejora y Optimización Agrosilvopastoral de la finca Aguadulce”, que tampoco se ejecutó, lo que motivó la presentación de un nuevo plan que se aprobó en marzo de 2008, cuando ya se estaba tramitando la recalificación de la finca para campo de golf, cancha de polo y hotel. Dicho Plan de Mejora prescribe la obligación de repoblar 73,72 has desde el 2008 al 2012. No se ha repoblado ni una. Más incomprensible es que la CMA autorizara en 2002 el cambio de uso de 38,67 has de terrenos talados ilegalmente para cultivo de invernaderos de fresa. Para colmo, hace un año, la delegada firmó una Declaración de Impacto Ambiental (DIA) que resolvió declarar “Ambientalmente viable” este complejo turístico-deportivo

Las actuaciones previstas en el Plan Especial abarcan una superficie de unas 135 hectáreas. Existe sólo autorización –claramente fraudulenta- para cultivar 38,4 hectáreas, por lo que la mayor parte de las actuaciones del Plan Especial se implantarían sobre suelos forestales o en terrenos talados ilegalmente sobre los que pesa una hipoteca medioambiental.

Para que no se consume este escándalo, que puede calificarse de auténtica corrupción forestal, Ecologistas en Acción ha solicitado a la Consejera de Medio Ambiente que se oponga a la aprobación de dicho Plan Especial y se abra una investigación sobre el fraudulento proceso que ha llevado al incumplimiento de la resolución sancionadora que obligaba a repoblar la totalidad del terreno talado ilegalmente y a la aprobación de una DIA que declara “viable” un complejo turístico en una finca sobre la que pesa la obligación de regenerar forestalmente.




Visitantes conectados: 174