Denunciamos la tala brutal en el Parque González Hontoria

El pasado sábado 4 de abril podían verse sobre la acera los tocones de estos viejos eucaliptos y sus enormes troncos troceados. De estos magníficos ejemplares que se encontraban entre los seres vivos más añosos de la ciudad, formando parte del cinturón perimetral arbolado que se plantó en 1904, en tiempos del alcalde Julio González Hontoria.

A finales de los noventa, Ecologistas en Acción se pronunció en contra de la tala indiscriminada de eucaliptos en el parque González Hontoria al considerar que se trataba de especies ornamentales que, por sus especiales características (calibre, porte, razones históricas, estéticas, longevidad -árboles centenarios-...) debían ser conservados y protegidos. De la misma manera nos pronunciamos en su día en el Consejo Local de Medio Ambiente contra las brutales podas (mutilaciones en toda regla) que sufrieron los ejemplares de mayor calibre, quien sabe, a juzgar por lo que ahora vemos, si como anticipo de su destino final. En diciembre de 2000, en un nuevo despropósito contra el sentido común y contra el patrimonio natural de los jerezanos, se eliminaron todos los ejemplares de una de las aceras del Paseo de la Rosaleda en un ejercicio de desprecio a la naturaleza, a la historia y a la sensibilidad de muchos ciudadanos que, paralizados por el despliegue de maquinaria pesada y por la espectacularidad de la operación, no salían de su asombro al ver como se cortaban árboles sanos, viejos árboles centenarios, simplemente árboles.

La remodelación del Hontoria llevada a cabo en 2.000 ocasionó nuevas talas, entre ellas, la del que era posiblemente el mayor ejemplar del parque, ubicado en los jardines de El Bosque, paradójicamente a escasos metros del monolito que en 1998 se levantó para conmemorar el centenario de la Fiesta del Árbol. Se quiso dejar sitio a un nuevo templete que, finalmente, acabó ubicándose en otro lugar, una vez que ya se había talado este ejemplar centenario. En 2005 volvieron a talarse los imponentes eucaliptos del Camino de Espera, frente a Sementales, ante la indignación de muchos ciudadanos. Y hoy, nuevamente las sierras y la falta de sensibilidad de quienes gestionan nuestro arbolado urbano, nuestro patrimonio natural, han vuelto a cebarse con estos árboles centenarios.

Cuando vemos en el suelo, troceados, estos magníficos ejemplares de más de veinte metros de altura y de más de tres metros de calibre, cuando vemos sus enormes tocones…, no podemos sentir sino indignación. Elimínense los árboles enfermos, pódense los que supongan un riesgo para las personas, tálense aquellos que de manera inevitable supongan un obstáculo insalvable en obras necesarias para la ciudad... Pero respétense aquellos árboles que, como los que denunciamos, son protegidos por nuestras ordenanzas y merecen mejor suerte que la que el capricho de algunos le han deparado.


En la Sesión Municipal del miércoles 23 de Diciembre de 1903, el Ayuntamiento en Pleno acordó "…que el jardinero mayor de la ciudad adquiera 100 eucaliptos con destino al Parque González Hontoria". Ahora, es el propio Ayuntamiento quien autoriza la tala, que resulta a nuestro juicio injusta, arbitraria, y paradójica, constituyendo además un atentado contra el sentido común y contra la memoria de los jerezanos. Porque, conviene no olvidarlo, los eucaliptos del Hontoria han sido durante más de un siglo -por encima de tantos avatares, tantas remodelaciones, tantos sucesos y tantos alcaldes y alcaldesas- el único elemento perdurable del parque.

Desde Ecologistas en Acción queremos manifestar nuestro rechazo a las talas llevadas a cabo en el Paseo de la Rosaleda y hacemos un llamamiento para que se respeten estos árboles y para que el Ayuntamiento acometa –de una vez por todas- la elaboración de un “Catálogo de Árboles Singulares de Jerez" en el que los eucaliptos del Hontoria deben figurar por méritos propios.




Visitantes conectados: 506