Reclaman cambios en la política cinegética de Castilla-La Mancha

Las organizaciones de defensa del medio ambiente Ecologistas en Acción y WWF-España consideran tardías e insuficientes las medidas contra el uso de veneno que está adoptando la Consejería de Agricultura. El ejemplo más evidente de esta situación, lo está dando la Delegación de Agricultura en Toledo que ha dejado pasar más de dos meses para aplicar el cierre de acotados con veneno cuando el Plan regional de lucha contra el uso ilegal de cebos envenenados plantea esta medida como de aplicación inmediata en caso de indicios suficientes.

Esta situación se suma a la incompresible asignación de funciones que se fraguó desde política forestal para adscribirse la coordinación del Plan Regional y la coordinación de los agentes medioambientales.

En estas circunstancias el desarrollo del Plan regional de lucha contra el uso ilegal de cebos envenenados se enmarca actualmente en los siguientes parámetros:
- Descoordinación y falta de entendimiento entre la Dirección General de Política Forestal y el Organismo Autónomo de Espacios Naturales.
- Aplicación inadecuada de los protocolos jurídicos y de vigilancia.
- Falta de medios para la lucha contra el veneno, en particular en la provincia de Toledo donde es necesaria una patrulla canina.
- Falta de respuesta de la DG de Política Forestal a las peticiones de información y de reunión realizadas por Ecologistas en Acción y WWF-España.

Para las organizaciones ecologistas resulta evidente el retroceso en política cinética en los últimos meses, lo que apunta a que desde la Junta de Castilla-La Mancha se está promoviendo una apuesta por un modelo de caza intensivista con menoscabo de las políticas de protección del medio ambiente. Además de lo que está ocurriendo con el Plan del veneno, las acciones que ejemplifican esta situación son numerosas, entre ellas destacan:
- La legalización de la cetrería haciendo caso omiso de las sugerencias de los grupos ecologistas y del Consejo Asesor de Medio Ambiente.
- El mantenimiento en la orden de vedas de prácticas de caza insostenibles (media veda, caza en terrenos libres, perdiz con reclamo, tórtola, etc.).
- Renuencia a sancionar como marcan las leyes las prácticas irregulares relacionadas con la caza, tales como vallados ilegales, sueltas y uso de métodos de control de predadores no autorizados.
- Lanzamiento de una propuesta de homologación de métodos de control de predadores que sigue dejando en manos de la guardería privada de los cotos el manejo de métodos que afectan a especies protegidas.

Todo ello lleva a que Ecologistas en Acción y WWF-España consideren que se ha llegado a un punto donde es necesario un replanteamiento de la política cinegética en Castilla-La Mancha que pasa por:
- Reversión de las competencias del Plan regional contra el veneno y de los agentes medioambientales a la Consejería de Industria, Energía y Medio Ambiente
- Autorizar el uso de métodos de control de predadores exclusivamente a agentes dependientes de la Administración.
- Revisión del Decreto que regula la Cetrería y cambios sustanciales en las órdenes de veda eliminando las prácticas insostenibles.
- Incorporación de la Consejería de Medio Ambiente a los Consejos de Caza, de los que ahora está excluida.

De no mediar cambios importantes en la política cinegética, las organizaciones ecologistas considerarán que no son bienvenidas sus propuestas por la Consejería de Agricultura y que, por ello, no aporta nada su presencia en el próximo Consejo Regional de Caza.




Visitantes conectados: 525