Derroche económico para unas cíclicas regeneraciones de playas

Ecologistas en Acción denuncia las regeneraciones efectuadas en todo el litoral gaditano por parte de la Demarcación de Costas. Estas obras, que durarán como mínimo hasta el 15 de junio de 2009, son la consecuencia de una nefasta gestión del litoral. El presupuesto asciende a 1.200.000 euros.

Este año la Demarcación General de la Sostenibilidad de la Costa y el Mar (DGSCM), dependiente del Ministerio de Medio Ambiente Rural y Marino, vuelve a intentarlo: más movimientos de arena, más dragados, más desmontes de dunas para alimentar nuestras maltrechas playas, más inversiones inútiles… y todo para que el año que viene, previsiblemente, se vuelva al lugar de partida. Nuestras playas han sido profundamente alteradas por la construcción de paseos marítimos, espigones, rellenos, dragados, construcciones en primera línea de playas, destrucción de cordones de dunas… lo que ha motivado la pérdida progresiva de arena y la incapacidad para regenerarse de forma natural tras los temporales de invierno.

En total se van a gastar 1.200.000 € para mover 140.000 m3 de arena en las playas de la provincia. Particularmente sangrante son los casos de Fuentebravía, Trafalgar y Getares. Fuentebravía se ha convertido en una playa artificial que se pierde año tras año debido a los espigones de la Base de Rota, que interrumpe la corriente de deriva e impide el tránsito de los sedimentos arenosos desde la desembocadura del Guadalquivir, y por la construcción de edificios y muros en la misma playa que, incumpliendo las normas de la Ley de Costas, provocan un aumento de la erosión durante los temporales de invierno detrayendo la arena que se aporta año tras año de forma infructuosa. Para esta supuesta regeneración ni siquiera se utiliza arena de playa, sino de una cantera de la cercana Sierra de San Cristóbal. El año pasado, Ecologistas en Acción ya solicitó a la antigua Demarcación de Costas (actual DGSCM) la paralización inmediata de estos rellenos con arena de cantera así como también que no se volviera a acometer ninguna actuación más de aporte de arena a esta playa hasta que no se realizara una evaluación rigurosa de las causas de la pérdida de arena y se estudiaran otras opciones a medio y largo plazo, como puede ser la demolición de edificios y muros existentes bajo el acantilado y en la misma playa.

El Tómbolo de Trafalgar es un Monumento Natural de alto valor ecológico, paisajístico e histórico, por lo que no se entiende que se utilice maquinaria pesada en mover arena que de forma natural fluye por el istmo del tómbolo, movimientos de arena que está afectando a la sensible y valiosa vegetación de las dunas.

Para regenerar la playa de Getares, en Algeciras, Costas pretende extraer 5.000 m3 de arena en la Duna de Punta Paloma, incluida en el Parque Natural del Estrecho, lo que nos parece un atentado inadmisible contra una de las mayores y más famosas dunas andaluzas y contra este espacio protegido. Para corregir las consecuencias nefastas de la política de dragados de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras, que afectaron negativamente a los fondos marinos y a la dinámica de las arenas, la solución no debería pasar por quitarle arena a una de las joyas de nuestro litoral.

Hay que recordar que la Estrategia de Sostenibilidad de la Costa, aprobada en la anterior legislatura, tiene entre sus objetivos principales recuperar la hidrodinámica general de corrientes de ciertas zonas con tasas de erosión elevadas para garantizar el mantenimiento de las playas y la costa afectada. Este objetivo, lógico y necesario, cuenta con muchos enemigos e intereses enfrentados. La vigente ley de Costas ya establecía este problema en su articulo 44.2 “Deberán prever la adaptación de las obras al entorno en que se encuentren situadas y, en su caso, la influencia de la obra sobre la costa y los posibles efectos de regresión de ésta”. Y en el 44.4 “Para la creación y regeneración de playas se deberá considerar prioritariamente la actuación sobre los terrenos colindantes, la supresión o atenuación de las barreras al transporte marino de áridos, la aportación artificial de éstos, las obras sumergidas en el mar y cualquier otra actuación que suponga la menor agresión al entorno natural”. Esto está muy lejos de las actuaciones realizadas por el Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino.

Por este motivo, solicitamos desde Ecologistas en Acción de Cádiz a la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y el Mar, la suspensión de los fondos para estas obras y, se les insta al mismo tiempo a cumplir con el artículo 44 de la Ley de Costas y desarrollar la Estrategia de Sostenibilidad de la Costa y el Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático en la costa, buscando, de este modo, una solución real y duradera.




Visitantes conectados: 414