Rotunda oposición a la urbanización del Rancho Linares

Ecologistas en Acción ha presentado un total de 25 alegaciones contra el proyecto de de modificación puntual del PGOU en el “Rancho Linares”, y su correspondiente Estudio de Impacto Ambiental (EIA), promovido por Atalaya Desarrollos Inmobiliarios S.L. Las más relevantes son las siguientes:

· No se entiende que estando en periodo de revisión el PGOU del municipio se sigan realizando modificaciones sobre el anterior PGOU cuando existen importantes ámbitos sin desarrollar, sobre todo, y en este caso es especialmente importante por la justificación esgrimida para realizar esta modificación, en La Florida, urbanizable desde 1991, donde existe el proyecto de construir 3.400 viviendas, de las que 2.409 serán protegidas, sin que todavía se haya puesto ni un solo ladrillo.

· No se ha tenido en cuenta para realizar el EIA la Ley 9/2006, de 28 de abril, sobre evaluación de los efectos de determinados planes y programas en el medio ambiente, ni la Ley 7/2007 de Gestión Integrada de la Calidad Ambiental (GICA). Estas normas legales obligan a realizar informes de sostenibilidad y consultas al público interesado, cosa que no se ha hecho. Tampoco se han evaluado alternativas a la urbanización de estos terrenos, alternativas que sí presenta Ecologistas en Acción.

· No es admisible que tras la fuerte deforestación que ha sufrido El Puerto de Santa María en las dos últimas décadas, cifrada en más de dos millones de metros cuadrados de terrenos forestales, sobre todo pinares y retamares, se pretenda de nuevo urbanizar una de las mejores masas forestales que quedan en el municipio. El actual equipo de gobierno, como ya hizo la anterior corporación IP-PSOE, asegura que se preservará el arbolado, pero los hechos demuestran que cuando se declara un bosque urbanizable se termina por destruir, lo que puede pasar con el Rancho Linares si no se paraliza este proyecto.

· El EIA asegura que se va a urbanizar en un bajo porcentaje de la superficie, y que se protege el 44.19%. Lo cierto es que se protegen sólo 73.341 m2 como SGEL, lo que supone un tercio de sus 241.600 m2. El proyecto incumple claramente la Declaración Previa de Impacto Ambiental de la Revisión del PGOU que prescribe la obligatoriedad de aumentar la superficie del SGEL a 169.000 m2.

· Gran parte de estos terrenos estaban declarados de uso industrial por el lamentable PGOU en vigor. El hecho de que no se hayan desarrollado demuestra la innecesariedad de estos suelos industriales. De hecho, se han desarrollado por parte de la empresa municipal IMPULSA dos grandes polígonos industriales no previstos en el PGOU -las Salinas de Levante, con 646.744 m2, y las Salinas de Poniente, con 1,6 millones de m2- que superan con mucho la superficie industrial prevista en el PGOU. Esta situación permite la desclasificación de estos suelos industriales sin causar perjuicio al tejido productivo del municipio. Más aún, su desclasificación serviría para crear un gran SGEL que, unido al Pinar de Coig y a la Sierra de San Cristóbal tal y como propusimos en nuestras Alegaciones a la revisión del PGOU, mejoraría ostensiblemente la calidad paisajística y las posibilidades de uso público en estas zonas verdes, y serviría, aunque sólo fuera parcialmente, para restaurar la enorme deforestación que ha sufrido el municipio por causa de la especulación urbanística.

· El Rancho Linares es hábitat de alta importancia del camaleón común (Chamaeleo chamaeleon L.), especie protegida por la ley. La urbanización de zonas con poblaciones de camaleones y la destrucción de pinares y retamares es una flagrante violación de la ley.

· Ni en el documento de modificación del PGOU ni en el EIA se hace mención alguna al hecho de que en los últimos años se ha provocado una degradación intencionada de esta zona para justificar su recalificación. El Rancho Linares ha sufrido incendios provocados, seca de pinos piñonero y tala de arbolado.

· En el EIA se omite la existencia de un importante elemento del Patrimonio Histórico: el acueducto de la Piedad, obra realizada en el s. XVIII para conducir el agua desde los manantiales de La Piedad hasta El Puerto de Santa María, conocida también como la obra de “La Fuente”. En la zona trasera del Rancho Linares, sobre la que se pretende construir, es bien visible una de las lumbreras.

· La justificación para llevar a cabo esta modificación del PGOU es la urgente necesidad de construir viviendas de VPO en nuestro municipio. Ecologistas en Acción comparte la perentoria necesidad de construir VPOs, y así lo hemos hecho constar en nuestras alegaciones a la revisión del PGOU, pero creemos que no debe justificar una vez más destruir zonas forestales, máxime cuando hay suficiente suelo en nuestro municipio para construir estas viviendas de VPO. En primer lugar, está la mencionada operación urbanística en La Florida. Además se pueden desarrollar la zona anexa (antigua alcoholera) y los terrenos colindantes con el centro comercial El Paseo. Es decir, se pueden construir sin mayores problemas legales ni ambientales 5.595 viviendas, de las que 3.801 serían VPO, cifra más que suficiente para cubrir la actual demanda de VPO de nuestro municipio.

Por todo lo expuesto, hemos SOLICITADO:

1.- Se proceda a desestimar la modificación del PGOU en el ámbito del Rancho Linares.

2.- Se garantice la conservación de la totalidad de los terrenos forestales del Rancho Linares.

3.- Se garantice la conservación de las especies protegidas en dichas zonas forestales, con la estricta protección de sus hábitats.

4.- Se rechace el EIA por no incluir los mínimos contenidos ni haberse respetado los trámites para su realización previstos en la legislación vigente.

5.- Se integre la totalidad de los terrenos del Rancho Linares y las vías pecuarias colindantes (cañada de Esquivel y vereda de Herrera) en la red de SGEL y corredores ecológicos del término municipal.




Visitantes conectados: 429