Ecomarcha 2012

  Sumario  

 Crónicas

1ª etapa. Sábado 14. Soria – Berlanga de Duero. 63 km.

Ya estamos "pedaleando caminos alternativos".

La "2ª marcha de bicis por el decrecimiento", organizada por Ecologistas en Acción, se interna ya por tierras de trashumancia ganadera, buscando abrir nuevos caminos de futuro. Esta vez bajo el paraguas de la defensa de un mundo rural vivo, de la reivindicación de la soberanía alimentaria, de la reconstrucción del medio natural y la biodiversidad.

Los caminos de la trashumancia son sólo una excusa. O tal vez algo más: el símbolo del recorrido al futuro que reivindicamos frente a autopistas, trenes de alta velocidad y acelerones que nos conducen a ninguna parte. De todo ello iremos hablando estos días.

Hoy, acabada la primera etapa, nos acode BERLANGA DE DUERO, donde nos cobijamos al pie de un majestuoso recinto amurallado que un día protegió el castillo feudal, que se alza sobre un montículo en un recodo del río Escalote. El suelo volverá a ser nuestro mullido colchón.

Ayer viernes fuimos llegando a SORIA, intercambiando saludos y besos con l@s viej@s amig@s y otr@s nuev@s. Recuperando recuerdos del pasado "¡Vive el Ebro!" y de otros pasados más anteriores y también más cotidianos. Y empezando a imaginar proyectos para esta aventura en la que, una vez más, nos hemos embarcado. Agrupandonos para "pedalear caminos alternativos".

L@s más madrugadoras nos acercamos a la mañana al puerto de ONCALA a visitar los tapices de Rubens y el "Museo del Pastor" y recibir la cálida acogida de un alcalde que nos dio las primeras explicaciones sobre la ganadería trashumante tradicional y la más actual y su papel en la conservación de un agonizante, pero tan necesario mundo rural vivo. Así, nos hemos iniciado en las verdas, cordeles y Cañadas Reales (Soriana Oriental, Galiana, Soriana Occidental, Segoviana, Leonesa Oriental y Occidental, de la Plata), las Mestas, los distintos tipos de ovejas y los aperos pastoriles (albardas, trilladeras, atarres, cinchas, baticolas, marcas).

Por la tarde, la gente ha ido goteando en torno al Polidepotivo de la Juevntud de SORIA, donde hemos celebrado una primera asamblea de bienvenida en la que hemos conocido a las coordinadoras de este año, Nerea y Nacho. A continuación, un nutrido grupo hemos recorrido en bici, junto a compañer@s sorian@s, las calles y rincones de la ciudad del alto Duero, para empezar a pasear nuestros métodos (la bici) y nuestros contenidos (el ecologismo social) en esta hermosa ciudad que ve el inicio de nuestra aventura.

En la mañana del sábado, hemos partido de SORIA, al poco de las ocho con una puntualidad que esperamos hacer ordinaria. Un breve paseo hasta la Plaza del Ayuntamiento a hacernos la foto de familia y de partida y al camino, que como decía el poeta de estas tierras se hace al andar. O al pedalear.

Una jornada ciclista plácida, solo levemente alterada por un viento de frente pertinaz y a racheadas ráfagas. En el primer pueblo del camino, una breve discusión con la patrulla de la Guardia Civil sobre los inexistentes permisos y la legislación de pruebas deportivas por carretera. Le sugerimos que lo "hablen en Madrid" entre la DGT y la coordinación de Ecologistas en Acción y nos sugieren que vayamos en grupos de menos de 50 y tratando de no molestar el tráfico de coches.

Aprovechamos la paradica para atender a la televisión autonómica de Castilla y León, que al igual que muchos otros medios, comerciales y alternativos, teles, radios y prensa, nos dan disfusión, previa, durante y posteriormente a la "ecomarcha".

Hacemos una parada de refrigerio en QUINTANA REDONDA y seguimos hasta las proximidades de LA SECA, donde junto a una "dehesa" de ganado un compañero nos explica el pasado y el presente de un mundo rural en peligro: el ecosistema del bosque de sabinares original, la evolución hacia explotaciones de pino ayer resinero y hoy maderero, la deseconomía y despoblación de los pueblos, la naturaleza y el paisaje del recorrido,…

Continuamos pedaleando siguiendo el curso de los valles que abre el río Escalote, estas semanas totalmente desecado, hasta el desfiladero y el pueblo de ANDALUZ, donde nos detenemos a contemplar las buitreras en los riscos y una ermita románica, que nos explica una mujer del lugar. Los niños descubren las decenas de cangrejos muertos entre las rocas resecas de un río inexistente.

Llegamos a BERLANGA DE DUERO, donde pasaremos la tarde, visitando un hermoso pueblo monumental, relajando el calor en las piscinas, conociendo el castillo medieval y acabando la noche compartiendo la verbena de la fiesta de San Cristóbal. Por la tarde, la compañía teatral de nuestro amigo Juan Catalina nos ha preparado la obra teatral "Torta y leche" que nos ha encantado con su música, alegría y saberes recuperados. También un compañero de Ecologistas en Acción de Segovia, Claudio Sartorius, se ha acercado a comentarnos algunos temas legales y ecológicos sobre "los usos de los caminos públicos".

A las chicas del coro les ha dado incluso tiempo a componer el que será nuestro himno de la Marcha: "Resistiré, pedalearé,…"

Aunque nos destrocen los caminos
Aunque las ovejas ya no estén
Antes de que el pueblo esté vacío
Y en la ciudad no haya "pa" comer

Aunque las cigüeñas ya no emigren
Aunque las abejas no den miel
Aunque los pastores se las piren
Y el camino roben a mis pies

Resistiré viviendo en mi pueblo
Y sembraré un huerto que parecerá un vergel
Y aunque nos digan que la tierra no es futuro
Demostraremos que otra vida en colectivo puede ser

Resistiré, pedalearé, chan, chan,…

Cuando machaquemos a Monsanto
Cuando Coca-Cola ya no esté
Cuando ser banquero sea un atraso
Y metamos todos al cuartel

Cuando las gallinas sean libres
Cuando el cerdo chospe por placer
Con ajo, tomate y jengibre
Menuda empanada yo te haré

Resistiré viviendo en mi pueblo…

Cuando se repartan las tareas
Cuando sea lo mismo ella o él
Cuando puedas querer a quien quieras
Sin que te coloquen un cartel
Aunque me regalen un ferrari
Aunque vuele gratis a Pekín
Antes que en avión, en AVE o taxi
Yo le seré fiel a mi sillín

Resistiré viviendo en mi pueblo…

Hoy, para rematar, compartimos estas palabras que dejó un paisano en Oncala hace casi un siglo:

LA OVEJA
Nació indefensa, con un vellón de lana
se prende en los espinos, en la sierra,
y duerme a campo raso y a la mañana
le saluda al nacer sobre la tierra.

Teme a zorras y lobos y alimañas
que constantes acechan su camino
y se confía al hombre, cuyas mañas
más viles son que animal dañino.

Esperando la muerte temblorosa
se asusta de la sombra y de la luz
y su vivir no es vida, temoroso
lleva sin prestar su amarga cruz.

Nació para morir a mano airada
y lleva la tristeza en su mirada.

2ª etapa. Domingo 15. Berlanga de Duero – Sigüenza. 84 km.

Salimos con el frescor de la mañana por una carretera local que llanea cerca del río Escalote hasta CALTOJAR. Allí la mayoría se interna por los caminos trashumantes que conducen a los páramos donde se disfruta de uno de los mejores paisajes de erial de la península. También pueden verse los restos de una altiva atalaya islámica, presidiendo un hermoso paisaje sin horizonte. Otro grupo hace el camino por la carretera que a través de LA RIBA DE ESCALOTE nos conduce hasta RELLO.

En ese pequeño y hermoso pueblo amurallado de aires castellanos nos reagrupamos a hacer el refrigerio, mientras aguardamos que el tabernero se despegue de las sábanas y nos abra el bar. E intercambiamos vivencias, conocimientos e incipientes amistades.

Al mediodía continuamos la ruta hasta ATIENZA en varias columnas: volviendo a los páramos de los altos de Barahona pedaleando cordeles y veredas, descendiendo por carretera y pista hasta BARCONES, buscando carreteras locales por BARAHONA,… en fin, pedaleando p´adelante.

En ATIENZA llegamos a comer hasta la Ermita de Nuestra Señora de la Estrella, donde algun@s compañer@s que hacen producción agroecológica en la comarca nos han cocinado un refrescante gazpacho y una especie de sabrosísimos "kebabs", veganos o "todívoros", al gusto. Nos repartimos la sombra de los árboles de la ermita para comerlos y sestear, bajo la atenta mirada de una parejilla de guardias civiles resecándose al sol y, ya de paso, gastando combustible con el aire acondicionado a todo trapo.

A media tarde, partimos por pistas y/o carreteras, siguiendo las tierras del Río Salado. Viendo las espectaculares salinas de IMON, donde se conservan en funcionamiento las extensas "eras de secado", aunque estén arruinados los edificios de lo que fue una rica y prospera fábrica de sal.

Pasando por PALAZUELOS DE SIGÜENZA, otro hermoso pueblo amurallado, llegamos al atardecer hasta SIGÜENZA, donde nos espera un merecido descanso. Ha sido una etapa larga y un poco dura, debido al calor de la tarde. Disfrutamos la merecida ducha en un polideportivo, acogedor pero escaso, cuyo precio o gratuidad estamos negociando todavía con el alcalde. ¡Animo esa generosidad!

Tras la cena, cerramos la jornada con una tertulia al aire libre con uno de los mejores conocedores, estudiosos y vividores de la trashumancia reciente en la península ibérica, Jesús Garzón alias "Suso", que aglutina a distintas personas llegadas de propio desde Guadalajara o Madrid. Nos cuenta el proyecto en el que llevan trabajando muchos años de recuperar la trashumancia practicándola. Recorriendo las cañadas reales, sus caminos accesorios y sus instalaciones de servicio, para obligar por el uso a su conservación y los valores que ellas significan. Construyendo como nosotr@s caminos alternativos. Pero no como una quimera, sino como un proyecto enmarcado en un concepción global del ecologismo y el futuro. Como decía Galeano, igual que la utopía que te llama a seguir caminando una vez que llegas donde creías que estaba el horizonte. En la versión definitiva de estas crónicas nos extenderemos más sobre este proyecto, pero ahora el cansancio llama a descansar.

3ª etapa. Lunes 16. Sigüenza – Cifuentes. 63 km.

Volvemos a salir temprano de SIGÜENZA, para afrontar un súbito ascenso que nos lleva a los páramos, que poco más adelante se verán cruzados por los tajos que abre el río Dulce. En pocos kilómetros llegamos a las hoces de PELEGRINA. Sin llegar a entrar en el pueblo, sobre el mirador de Felix Rodríguez de la Fuente, que nos ofrece una espectacular panorámica de las hoces, gozamos de un recuerdo y un homenaje a nuestro compañero Ramón Fernández Durán, que había disfrutado tanto en ese pueblo de uno de sus muchos proyectos colectivos y hace un año nos dejó para siempre. Unas palabras para recordar que nos quedan sus palabras, unos versos y, cómo no, unas canciones: nuestro himno trashumante y una albada de Labordeta.

"Me despido de mi tierra,
de los montes y los ríos.
Me marcho porque me empujan,
nunca lo hubiera querido.
Aunque me voy, no me voy,
aunque me voy no me ausento.
Aunque me voy de persona,
me quedo de pensamiento..."

Descendemos hasta el puente que cruza al fondo de la hoz y volvemos a subir a las tierras llanas, por la carretera que nos conduce a TORREMOCHA DEL CAMPO. Allí una parada espontánea y no prevista en la panadería y el bar dispersa el pelotón, que continúa por una carretera local nos conducirá a TORRECUADRADA DE LOS VALLES, donde nos reagrupamos a compartir picoteo, trago, sombra y descanso.

Desde allí parten dos columnas hacia CIFUENTES: una por la carretera y otra por las pistas que bordean el embalse de La Tajera. Pronto las columnas se convierten en cuatro, al distribuirse l@s de la pista por la margen izquierda del pantano en dos rutas diferentes y desviarse otra por la margen derecha, donde pueden sofocar el calor con un refrescante baño. En todas las opciones, el camino es inicialmente un gozoso descenso hasta el valle del embalse, para transformarse en un sube y baja endurecido por el sol plomizo del mediodía, que no deja sombra ni en las zonas más boscosas. Volvemos a sentir el peso de la calor sobre nuestras espaldas en las horas centrales del día.

Es lo que tienen los caminos alternativos. Sabemos claramente qué caminos no queremos transitar, pero no tenemos definido un dogma de por dónde vamos a avanzar y, muchas veces, tenemos que ir descubriendo cuál es la ruta que nos gusta y, a veces, dudamos y tropezamos y nos equivocamos. Caminos alternativos. Y llegamos, claro.

Vamos aterrizando poco a poco en Cifuentes. Unos kilómetros antes, desde el alto que nos llevará al valle apreciamos al fondo, imponentes y amenzantes, las torres de refrigeración de la central nuclear de Trillo exhalando su vapor siniestro. La escena me rememora la misma primera vista de Ascó en el pasado "¡Vive el Ebro!".

Pasamos la tarde y la noche en un tranquilo pueblo manchego. La gente se reparte entre nuestro "hotel" polideportivo, las piscinas municipales para gozo de l@s niñ@s y las fresquitas cervezas de los bares del pueblo. Queda rato para una asamblea, donde la gente se conoce un poco más y se ponen en común sensaciones e impresiones sobre estos primeros días de ruta, destacando lo que podemos aportar al grupo (desde hilo y aguja a una bomba de pie, de un saco de risas a paciencia infinita, todo vale si aporta al colectivo). También hay tiempo para tareas como improvisar el teatro de mañana ante la nuclear de Trillo.

Al atardecer, nos paseamos junt@s con las bicis por el pueblo en una "masa crítica rurbana", que finaliza en una plazuela, donde nos acogen gentes de la plataforma "Por una escuela rural pública de tod@s para tod@s". Nos han preparado un sencillo acto de intercambio de saludos e ideas sobre la desaparición de servicios públicos en las zonas rurales y su repercusión en el despoblamiento de los pueblos rurales. Y un sabroso picoteo.

4ª etapa. Martes 17. Cifuentes – Guadalajara. 89 km.

Otra larga y calurosa etapa, que recorremos con menos esfuerzo y dificultades de lo que nuestros temores anunciaban.

Partimos pronto de CIFUENTES por la carretera nacional en dirección a la Central nuclear de Trillo, donde tenemos previsto realizar a las 9 un acto antinuclear simbólico, denunciando los impactos y riesgos de las centrales nucleares y exigiendo su cierre inmediato.

Esta vez hemos descuidado de traer la parafernalia habitual de buzos blancos, máscaras, sirenas, bengalas y humo. Así que improvisamos el teatrillo de un simulacro de accidente nuclear, que ayer inventamos, con lo más importante: los seres humanos, las víctimas. La polvorienta explanada frente a la central nos ayuda a caracterizarlas y maquillarlas. El arbolado de camuflaje impide contemplar el espectacular telón de fondo de las torres de refrigeración, que hemos venido viendo casi todo el camino. Pero conseguimos transmitir nuestra idea: Fukushima nunca más, Fukushima ha sido un punto y aparte en el desarrollo de la energía nuclear a nivel mundial y tiene que ser un punto y final. La lucha antinuclear está hoy más vigente que nunca y los riesgos ciertos de nucleares como Garoña (Burgos), que se quiere prolongar hasta 2019, o los proyectos más inciertos como el cementerio de residuos radiactivos, el ATC, previsto en Villar de Cañas (Cuenca) nos lo recuerdan cada día. Nosotros también lo recordamos frente a Trillo.

Continuamos nuestra trashumancia por la carretera nacional N-204 con buen firme y arcén y escaso tráfico que, bordeando el embalse de Entrepeñas en el río Tajo, nos conduce en un largo y placentero llaneo y descenso hasta el pueblo de DURON, donde nos detenemos a hacer el primer almuerzo y reposición fuerzas y líquidos del día.

Luego nos desviamos para buscar otro valle e iniciamos un suave pero prolongado ascenso que bordea BUDIA y nos lleva de nuevo a los páramos. El calor ya de media mañana lo endurece, pero todavía tenemos fuerza y buen ánimo. Tras el alto, disfrutamos de la llaneada en terreno arbolado y descendemos hasta el valle del río Romanones, fértil como un vergel. Bordeamos YELANOS DE ARRIBA y YELANOS DE ABAJO y paramos a reponer agua fresquísima en las fuentes de IRUESTE.

Seguimos descendiendo el curso de valle hasta ROMANONES, donde se para a comprar comida y echar un trago y charrar con los paisanos, antes de continuar hasta la parada de comida en ARMUÑA DE TAJUÑA. Se nos ha vuelto a echar el calor encima, pero el recorrido era tan asequible y gratificante que casi no nos importa. En el pueblo nos repartimos a pasar las horas más calurosas entre la chopera a la vera del río, un pequeño parque arbolado y la taberna.

Por la tarde partimos en dos pelotones de horarios diferentes, a hacer la prolongada subida que nos llevará hasta el pueblo de HORCHE, donde nos gratificamos con juegos de agua en un delicioso y fresco lavadero medieval, antes de alcanzar de nuevo los páramos. Por la pista de las cañadas reales avanzamos hasta el último objetivo de reivindicación del día: la ciudad fantasma de VALDELUZ, un símbolo de la cultura especulativa del ladrillazo y también del pinchazo de la burbuja inmobiliaria. A pocos kilómetros de la capital se proyectó una ciudad para 30.000 habitantes, a llenar de "madrileños" con el tirón de la estación del Tren de Alta Velocidad. En buena parte, sobre terrenos de la familia de Esperanza Aguirre, "Espe, espe, espe… especulación". Hoy son algunos bloques de viviendas que albergan a 400 habitantes, unas extensas explanadas asfaltadas y presuntamente urbanizadas, un campo de golf y una estación del AVE con 3 pasajeros por día. Nos los cuentan compañer@s ecologistas de Guadalajara. Y seguimos gritando "AVE, AVE, AVE,… ave de rapiña".

Continuamos nuestro camino por pistas polvorientas de la vía pecuaria entre encinas de bosque mediterráneo, una gozosa bajada por carretera y nuevos caminos pedregosos que con alguna dificultad nos introducen en GUADALAJARA, donde nos alojamos nuevamente en la "Red de Paradores polideportivos". Esta vez el de Aguas Vivas.

Improvisamos, mientras cenamos en una terraza, la prevista tertulia con dos compañeros de Ecologistas en Acción, Tom y Abel, del Area de Agroecología y Soberanía Alimentaria, que nos cuentan las miserias de la Política Agraria Comunitaria y nos presentan el libro "Globalizar el hambre".

5ª etapa. Miercoles 18. Guadalajara – San Fernando de Henares. 68 km.

Hoy nos ha cazado el calor. El calor, algunos errores de cálculo y organización y la propia dureza de un recorrido no muy bien estudiado. De hecho pensábamos que iba a ser una etapa corta y de transición, a hacer en media jornada. Unos 50 km., que nos dejarían tiempo de descanso, recuperación y algunas actividades.

Partimos con notable retraso y algunos desajustes de GUADALAJARA y hacemos un pequeño recorrido urbano que no pudimos hacer ayer y enfilamos por vías pecuarias hasta CABANILLAS DEL CAMPO. Allí un pastor del lugar nos cuenta en medio de su rebaño algunas de las características y problemas de su trabajo y de la trashumancia.

Continuamos hasta ALOVERA por caminos polvorientos y allí nos detenemos a hacer otra parada, esta de refresco, que se alarga en exceso. Por carretera seguimos hasta AZUQUECA DE HENARES, que recorremos rápidamente para internarnos de nuevo en las vías pecuarias y abandonar Guadalajara y Castilla la Mancha.

Entramos por la cañada real en Madrid, junto a un canal en el valle del Henares, que parece no ofrecer mucha dificultad. Pero el pelotón que se va partiendo se divide en varios grupos y algunos se despistan y pierden. Finalmente nos reagrupamos en un parque de MECO y decidimos continuar hasta nuestra meta, como estaba previsto. Pero el fuerte calor del mediodía y el mal cálculo del recorrido nos va a obligar a cambiar los planes. Estos días estamos padeciendo una ola de calor, no inhabitual, pero que sube las temperaturas algunos grados sobre la media ya tórrida de la época.

Avanzamos por una pista bastante pedregosa y sin sombra ni posibilidad de repostar agua, que en algunos momentos discurre paralela a una de las autovías fantasmas y de escasísimo tráfico, que últimamente han construido en el entorno de Madrid. Aparecen algunos repechos que se nos hacen durísimos, hasta que aterrizamos junto a un polígono industrial que tiene un par de bares, que usamos de forma espontánea y sin ningún debate como refugio de emergencia. Estamos junto al municipio de AJALVIR. Tras un par de horas de descanso y avituallamiento y algunas retiradas, entre ellas las de l@s niñ@s, continuamos al atardecer en dirección a TORREJON DE ARDOZ por una pista donde nos tropezamos con un cuartel militar de la Brigada Paracaidista, en cuya puerta nos detenemos a gritar el eterno "OTAN NO, bases fuera" y otros cánticos antimilitaristas. Poco después entramos brevemente en un tramo de autovía y accedemos al casco urbano, que atravesamos para buscar nuevamente las pistas que nos conducen, por fin, a SAN FERNANDO DE HENARES. Una última parada en una fuente, cerca de donde confluyen el río Jarama y el río Henares, y a través del sombreado Paseo de los Chopos nos deja en el municipio donde nos reciben compañer@s de Ecologistas en Acción, amig@s de la comunidad de senegaleses, que nos agasajarán con una cena de su cocina típica, y el alcalde, que tras unas breves palabras de saludo nos invita a una fresca y agradecida limonada. Les correspondemos cantando nuestro himno "Resistiré, pedalearé…".

Tras la cena, un compañero de Caminos públicos y vías pecuarias de Ecologistas en Acción, Hilario, nos ofrece una charla y tertulia sobre la Cañada Real Galiana, que mañana vamos a atravesar en nuestro acceso a la capital madrileña.

Una dura jornada, donde el esfuerzo y el sufrimiento han hecho aflorar algunas tensiones, que no han roto la armonía del grupo como comprobamos con las bromas, risas y aplausos en Ajalvir, antes de retornar al camino de uno de los momentos más duros de nuestro pedalear. ¿Quién pensaba que entrar en Madrid por "caminos alternativos" iba a ser fácil? ¡El corazón de la bestia, está claro, es de hormigón!

Comunicado

MÁS DE CIEN CICLISTAS MARCHAN POR UNA POLÍTICA AGRARIA JUSTA Y GENERADORA DE EMPLEO

La marcha en bici "Pedaleando caminos alternativos" que hoy recorre el trayecto entre Guadalajara y San Fernando, se une simbólicamente a la marcha a Bruselas para exigir una reforma de la Política Agrícola Común (PAC), con precios justos para los agricultores y los consumidores.

La marcha en bici "Pedaleando caminos alternativos" organizada por Ecologistas en Acción y con más de un centenar de participantes, reivindica una agricultura sostenible y un mundo rural vivo. "El destino de nuestra comida, salud y el empleo rural, la gestión de nuestro territorio, el agua y el clima dependen en gran medida de la Política Agrícola Común", explica Nerea Ramírez, coordinadora de Ecologistas en Acción y una de las organizadoras de la marcha. "Con la marcha queremos llamar la atención sobre la reforma de la PAC que se está debatiendo en Bruselas y por los gobiernos nacionales y las comunidades autónomas sin considerar las propuestas de la ciudadanía".

"En los últimos 50 años, nuestros impuestos se han utilizado para apoyar mayoritariamente la producción de alimentos industrializados y subvencionar a las multinacionales del sector. Esta forma de agricultura ha eliminado millones de puestos de trabajo y amenaza a las/os agriculturas/os en todo el mundo, provocando inseguridad alimentaria, por un lado, y montañas de comida desperdiciada por el otro. Se destruye el medio ambiente al utilizar masivamente fertilizantes químicos, pesticidas peligrosos y combustibles fósiles. Las granjas industriales dependen de la soja importada para la alimentación animal. Ello agrava el cambio climático al provocar deforestación y conduce al abandono de las zonas rurales. La PAC crea hambre y viola los derechos humanos de millones de personas. ¡Es tiempo de cambiar!", apela Tom Kucharz de Ecologistas en Acción.

"Rechazamos la posición del Gobierno español, del Consejo de los ministros de la UE y la mayoría derechista del Parlamento Europeo que quieren debilitar una propuesta de reforma que ya resulta decepcionante frente a los desafíos globales. En medio de la grave crisis, la ciudadanía espera que la administración pública reconduzca la PAC hacia el acceso a una alimentación sana y con precios accesibles, hacia el respeto por el medio ambiente y la preservación –y sobre todo la creación urgente- de empleo agrícola y rural", manifiesta Abel Esteban de Ecologistas en Acción. "Pedimos coraje político para regular los mercados y apoyo a las granjas familiares. ¡No podemos perder más agricultores/as y ganaderos/as!", añade.

"Con la etapa nos sumamos a las marchas que diversas plataformas y organizaciones europeas organizan de finales de agosto hasta el 19 de septiembre desde diferentes puntos de Europa a la capital belga", expone Nerea Ramírez. Campesinos/as, ciudadanos/as y jóvenes de toda Europa marcharán hacia Bruselas, a pie, en bicicleta o en tractor. Participarán en eventos, acciones y protestas para reclamar una nueva PAC que ofrezca precios seguros y estables que cubran los costos para los/as agricultores/as y ofrezca precios justos para los/as consumidores/as.

"Esta es nuestra oportunidad para exigir una Política Agrícola Común que apueste por una agricultura sostenible, promoviendo métodos agroecológicos y canales cortos de producción y consumo, que garantice el cultivo de cosechas proteicas locales en lugar importar soja, que prohíba la especulación con los alimentos y ponga fin a la exportación de productos agropecuarios a un precio inferior a su coste de producción", demanda Ecologistas en Acción.

"Pedaleando caminos alternativos" llegará a Madrid para hacer una marcha ciclista reinvindicativa por la ciudad. La cita pública será a las 17:30 h. en el Paseo de Recoletos con C/ Almirante y recorrerá las calles haciendo acciones simbólicas y denunciando a los causantes de la crisis. Al finalizar, la marcha se sumará a la manifestación convocada en Madrid.

6ª etapa. Jueves 19. San Fernando de Henares – Madrid 35 km. (más 25 de recorridos urbanos).

Madrid no es amable y atractiva para el cicloturismo, pero era ineludible atravesarla para acentuar el carácter reivindicativo del ecologismo social y de nuestra marcha. Y, en ese sentido, la etapa de hoy ha cumplido una parte importante de nuestras expectativas.

Partimos con buena hora de SAN FERNANDO DE HENARES entrando de inmediato en la Cañada Real Galiana, también llamada Cañada de las Merinas. Desde su inicio, primero con un breve ascenso y luego en un permanente descenso, entramos en un paisaje "alucinante": un continuo "urbano", una avenida de casas y chabolas que flanquean la cañada en medio de los páramos y el secarral a lo largo de varios kilómetros.

En sus primeros tramos son casas que denotan un antiguo chabolismo, que ha ido mejorando la calidad constructiva y de vida de sus pobladores en las últimas décadas. Se entremezclan con algunas escasas instalaciones de actividades industriales y económicas. El camino irregular y empedrado que hace de calle central y única está muy escasamente transitado. Según vamos avanzando, la imagen del deterioro y la miseria se va agrandando hasta desenfocarse.

Entramos en RIVAS VACIAMADRID (sólo es posible percibirlo preguntando) y una cooperativa de mujeres marroquíes nos ha preparado un desayuno con productos tradicionales de su cultura y su tierra, junto al Colegio público "Mario Benedetti". Intercambiamos algunos saludos y continuamos nuestro descenso. En los alrededores pueden observarse algunas urbanizaciones de reciente construcción del crecimiento urbano de Rivas.

La cañada entra en el municipio de MADRID y el paisaje se hace casi insoportable para la conciencia y la dignidad. El chabolismo más precario y miserable convive con construcciones derruidas o a medio derruir, el camino se encharca de aguas fecales sin saneamiento, la basura plástica circunda la "avenida", restos de gomas y quemas de cables para recuperar metales acentúan el entorno insano, que va a añadiendo a las imágenes una gama de olores fétidos, que recargan el recorrido. Y la gente en la calle, esperando, deambulando o viviendo indiferente a ese entorno físico y tratando de buscar su forma de ser y vivir. Incluidas personas que comparten la jeringuilla o la papelina en cualquier esquina o rincón a la vista. Mujeres y hombres de diferentes razas, niños, ancian@s que pueblan la calle reciben nuestro paso con gritos de ánimo, preguntas sorprendidas, comentarios jocosos, aplausos divertidos… que denotan una sociabilidad de mayor espontaneidad a la que hasta ahora habíamos percibido en cualquier lugar de nuestra ruta.

El hedor se incrementa según nos vamos acercando al final del poblamiento de la cañada, que es el "hogar" que acoge a unas 8.000 personas, según algunos cálculos. Se intensifica y se mezcla con los olores procedentes de diversas instalaciones de tratamiento de residuos que saturan esta parte sureste de Madrid: vertederos, plantas de tratamientos bioquímicos diversos, compostaje,… y no muy lejos la macroincineradora de Valdemingómez. Son, junto a las Estaciones de Depuración de Aguas Residuales, que pronto encontraremos algo más abajo en la ribera del Río Manzanares, el sistema que conforma el "metabolismo digestivo" de la gran ciudad, escondido a los ojos de la mayoría de sus habitantes.

Nos lo cuenta un compañero de Ecologistas en Acción de Madrid al acabar el descenso y abandonar el doblamiento infrahumano de la Cañada Real. Ha sido una lección demasiado visual para precisar mucha explicación. Una llamada de atención a nuestro ecologismo social.

Aprovecha la parada para comentarnos algunos aspectos del paisaje natural y de la formación geológica y morfológica del entorno de la cuenca del Manzanares, donde vamos a adentrarnos. También los restos de cuevas y agujeros que vamos a ver en las laderas, excavados en las tierras blandas yesíferas, que unidos por largas e intrincadas galerías, sirvieron de trincheras, búnkeres y casamatas y formaron una de las principales líneas estabilizadas de la "defensa de Madrid" durante la Guerra civil española.

Continuamos recorriendo por pistas la llanura que forman el río y el canal del Manzanares, hoy inutilizado, donde volvemos a tropezarnos con las cicatrices que no cesan de sajar el paisaje de los alrededores de Madrid con nuevas líneas de autovías y trenes de alta velocidad. Un compañero de la plataforma para la conservación y recuperación del canal del Manzanares nos explica ante varias de sus exclusas su papel e importancia histórica y la necesidad de mantener esta memoria.

Y pronto cruzamos el río y entramos en la "gran ciudad" por un paseo de ribera que nos ofrece una de las caras más amables e inesperadas del Madrid urbano. Remontamos por la orilla derecha del Manzanares y seguimos por el paseo de la Ribera Sur hasta alcanzar el puente de Segovia, donde atendemos a la prensa junto al río. Y desde allí, ya pasado el mediodía, nos encaminamos callejeando hasta las proximidades de Atocha, a la diaria rutina de descargar la furgoneta y trasladar los bártulos hasta el Centro Social Ocupado y Autogestinado "Casablanca", que nos acogerá en el barrio de Lavapiés. No sin antes celebrar una peculiar "pinrrelada" con la que desobedecermos estúpidas normativas que multan por mojarte los pies en las fuentes de los parques.

Por la tarde, la mayoría se reúne para realizar un modesta pero vistosa "masa crítica bicicletera", recorriendo el Paseo de la Castellana, eje vital del Madrid moderno, y denunciado en sucesivas paradas y actos de protesta algunos de los símbolos allí instalados del origen de nuestras reivindicaciones: contra la contaminación del aire y la privatización del agua, frente a la especulación inmobiliaria y urbanística, en solidaridad con el alcalde de Alburquerque (en huelga de hambre por las renovables frente al ministerio de Industria), por la conservación y regeneración de las vías pecuarias y los espacios naturales,… pero también por la recuperación de la memoria histórica y el patrimonio y, globalmente, contra el capitalismo salvaje causante de esos problemas y de la gravísima crisis económica y social que nos rodea.

Por eso, tras acercarnos al Parque del Canal de Isabel II, donde compañer@s de la plataforma que lucha contra su privatización nos explican sus actividades y propuestas, continuamos la "masa crítica" hasta Cibeles para encontrarnos con la multitudinaria manifestación que sindicatos y organizaciones ciudadanas y movimientos populares han convocado dentro de una jornada de protesta contra la crisis y los recortes sociales. Unimos nuestros gritos a los de cientos de miles de gargantas que claman con indignación por la necesidad de otro mundo y otro futuro posible.

Hoy no ha habido charla, pero ha sido una dura jornada y una instructiva lección de activismo social. Nos dormimos acunados por el run-run del helicóptero policial, vigilando de madrugada desde el cielo las protestas en el suelo de Madrid.

7ª etapa. Viernes 20. Madrid - Yuncos. 62 km.

Hoy el pelotón ha funcionado "engrasado como un reloj", nos felicitan los compañeros que han realizado la ardua tarea de los perros pastores, cerrando y empujando el rebaño, atentos a cualquier incidencia o imprevisto. Y hoy las incidencias se han reducido a un buen número de pinchazos, que han ido arreglando con una eficacia rutinaria. Y, mientras tanto, la gente ha ido relevándose en cada cruce de caminos para indicar la ruta al grupo siguiente y así una y otra vez hasta ser recogid@s por la cola del pelotón, desde la misma salida de MADRID.

Tras la rutina de recoger los bártulos y cargar la furgoneta, nos hemos acercado hasta el puente de Toledo a recorrer la ribera del Manzanares en dirección contraria a la jornada de ayer. Siguiendo el parque de la Ribera Sur, hasta dejar atrás la "bestia urbana" y volver a los caminos trashumantes. Aunque partimos pronto, desde primera hora de la mañana se agradecen los espacios con sombra.

Cruzamos el Manzanares después de dejar los últimos barrios y volvemos a internarnos por las pistas hasta alcanzar la Cañada Real Galiana donde la abandonamos ayer. Continuamos en dirección suroeste por campos cerealeros y un paisaje seco, que nos conduce hasta el término municipal de PINTO, donde compañeras de Ecologistas en Acción toman el relevo de la guía en cabeza. Poco antes de llegar al pueblo, sobre una pequeña loma donde hay un búnquer de cemento de la Guerra Civil nos explican el paisaje y el medio natural del lugar: el Parque Regional del Sureste y las Zonas de Especial Protección de Aves (ZEPA) de los cortados y cantiles en la confluencia de los ríos Jarama y Manzanares.

Bordeando un polígono industrial y un arroyo canalizado y cruzando la Autovía a Andalucía, entramos en el pueblo, donde hacemos la parada de almuerzo en el parque de la estación de ferrocarril. Hemos decidido que hoy haremos la etapa de un tirón, para llegar a comer al final de etapa, que no será en Illescas, como estaba previsto por problemas con el Ayuntamiento, que quiere cobrarnos dinero.

Dejamos atrás Madrid y volvemos a Castilla La Mancha. Nos internamos nuevamente por vías pecuarias que atraviesan los campos de cereal ya cosechado y algunos olivares, que empiezan a apuntar su presencia en el paisaje. Entre tierras despobladas, pero atravesadas por autopistas y líneas de alta velocidad ferroviaria que cruzan el paisaje como cicatrices avanzamos kilómetros hasta acercarnos a YELES, donde nos recibe la carretera de asfalto y una enorme planta de hormigones. Paramos a reagruparnos y refrigerar y continuamos por una transitada carretera general, que bordea ILLESCAS y nos deja en YUNCOS.

La llegada antes de las 3 de la tarde nos permite gozar un merecido descanso que cada cual organiza a su manera, siempre buscando la sombra y el frescor en la ducha del polideportivo, parques, terrazas o las piscinas municipales.

Al atardecer nos juntamos tod@s entre los árboles del parque a hacer una asamblea de conocimiento e intercambio de ideas, experiencias, valoraciones y propuestas. La sensación de que la marcha en general se está desarrollando con un carácter muy positivo y satisfactorio es unánime, aunque no faltan referencias a aspectos negativos, algunos externos (especialmente, el calor) y otros internos (puntualidad, disciplina, algunos errores de información y organización,…). Nos sorprende la escasa y moderada referencia crítica a algunas tensiones y desajustes de días pasados, cuya importancia probablemente habíamos magnificado. Las cosas y la convivencia parecen ir tan bien que hay pocas decisiones que tomar: casi únicamente madrugar más y adelantar un poco los horarios de partida y tratar de ser un poco más disciplinad@s con ello. Y seguir pedaleando en colectivo tan engrasad@s como hoy.

8ª etapa. Sábado 21. Yuncos – La Puebla de Montalbán. 75 km.

Tal como acordamos ayer, partimos una media hora antes de lo acostumbrado, mientras están instalando junto al Polideportivo el mercadillo. Se trata de aprovechar mejor las horas más templadas para ir avanzando kilómetros.

Desde la salida en YUNCOS nos internamos por pistas y vías pecuarias que discurren por las planicies y páramos, donde predominan los monocultivos cerealeros, que se intercalan con tierras en barbecho o vegetación natural de los eriales. De vez en cuando, comienzan a aparecer tímidamente las explotaciones olivareras.

Así vamos atravesando algunos pequeños pueblos en un discurrir tranquilo y por llanos salpicados de pequeños sube-baja: PANTOJA, donde charangas de l@s moz@as del pueblo están anunciando las dianas, COBEJA, MAGAN,… En Cobeja nos sorprende impresionante desde la lejanía una enorme cementera. Según nos vamos acercando, podemos observar también algunas de las grandes graveras de arena que horadan el suelo de este municipio para alimento del monstruo.

Una larga subida por un camino que cada vez se hace más arenoso, pesado y difícil nos lleva a un alto donde vuelve a sorprendernos el chabolismo de las cañadas. Ahora se trata de una "zona industrial" espontánea, dedicada a desguace y recuperaciones de variados residuos, que convive con las propias chabolas de morada de los pobladores. Es apenas un tramo de pocos cientos de metros, pero nuevamente impresiona. Así bordeamos OLIAS DEL REY y nos reagrupamos en un hostal al borde de la autovía de acceso, donde hemos quedado para hacer el almuerzo y con la Guardia civil para que nos proteja en nuestra entrada a TOLEDO por la autovía. Pese a que ha sido un tramo ciclista duro y difícil y con variedad de averías, la eficacia y solidaridad del grupo hace que lleguemos a buena hora y sin excesiva separación.

Tras el reparador paréntesis, descendemos veloces por la autovía y encontramos las primeras casas de la capital, que a través de la Avenida de la Reconquista y junto al barrio de Los Bloques nos lleva a las murallas de Toledo ante la Puerta de Alfonso VI. Sin llegar a entrar, bordeamos la muralla en dirección al río Tajo y encontramos en sus orillas la "senda ecológica" que las recorre. Subiendo unas escaleras llegamos al molino de Santa Ana, bajo el puente de San Martín, que es la sede social de Ecologistas en Acción en Toledo. Desde allí organizan cursos sobre la naturaleza, el río y un bonito huerto ecológico que ya da sus primeros frutos de verano.

Allí pasaremos por hoy las horas más calurosas del día. Improvisamos una ducha con la manguera de riego, disfrutamos de la sombra de los árboles, mitigamos la sed,… y participamos en un acto simbólico con la "Plataforma Toledo en defensa del Tajo", para denunciar las agresiones que sufre el río. Luego entre tod@s preparamos unas "migas" tradicionales para comer con huevo frito. La gente se dedica a sestear o se acerca a la ciudad monumental a pasear y conocer su afamada judería y otros barrios tradicionales del recinto amurallado. Hasta las seis de la tarde, que iniciamos la segunda parte de la ruta del día.

Seguimos el camino tradicional de Albarreal por la margen derecha del río Tajo, que empieza en asfalto, pero pronto se convierte en una pista de buen firme y coincide con la GR del Camino Natural del Tajo. Hacemos algunas paradas de reagrupamiento y finalmente llegamos al pequeño pueblo de ALBARREAL DE TAJO, donde paramos para refrescar y reponer líquidos y fuerzas. Los kilómetros por pista se han ido acumulando en las piernas y el último tramo hasta nuestro destino se hace en dos pelotones: uno que busca recorrer algún tramo de la cañada real y otro que sigue la carretera general.

Llegamos junt@s a LA PUEBLA DE MONTALBAN, donde hacemos un pequeño recorrido ciclista y nos dirigimos al Polideportivo con la tarde cayendo. El pueblo finaliza hoy sus fiestas y en ese momento volcado con una carrera popular de atletismo.

Ha sido la última etapa de largo recorrido de toda nuestra ruta y la mejora progresiva de la organización y funcionamiento del grupo ha permitido pasarla sin excesivo esfuerzo ni sufrimiento. También el calor ha amainado muy ligeramente, en relación a la ola de calor que ha azotado estos días el centro de la península ibérica y que ha colocado las temperaturas unos 2-4 grados por encima de la torridez habitual.

9ª etapa. Domingo 22. La Puebla de Montalbán – Talavera de la Reina. 67 km.

Hoy ha sido parecido a una "jornada de descanso activo" por la rapidez y la facilidad del rodaje. Pero como ya parecemos profesionales la hemos dedicado a avanzar 67 km. de calentamiento y para no perder la forma física.

La música de la feria de barracas adyacente al Polideportivo ha sonado hasta muy de madrugada, pero nadie se queja ya por pequeñeces así. Compartimos los bares de desayuno con la juventud trasnochadora del pueblo y volvemos al camino. Partimos de LA PUEBLA DE MONTALBAN y seguimos recorriendo el valle del Tajo en su margen derecha. Esta vez siguiendo la pista de servicio del Canal de Castrejón, ancha y en buen estado. Se trata de un canal alimentado con aguas del Tajo desde el embalse el mismo nombre y realizado para producción hidroeléctrica. Dispone de 4 turbinas, pero normalmente solo está funcionando una, debido al escaso caudal que trae el Tajo por estas comarcas, saqueado aguas arribas por el trasvase Tajo-Segura, las necesidades del Madrid metropolitano y otras zonas urbanas y los excesos del regadío. En uno de los tramos del canal vemos el uso para la pesca deportiva, actividad de ocio que ha afectado a especies autóctonas como trucha, barbo, anguilas,… que ceden paso a la voracidad de especies alóctonas, como carpa, pez gato, pescasol, alburno,…

En las cercanías de MALPICA DE TAJO nos desviamos para hacer una parada de almuerzo en el pueblo y volvemos a las pistas de otros canales de derivación, para usos agrícolas. Ahora son pequeñas carreteras asfaltadas pero con un tráfico casi nulo, excepto algun@s cicloturistas con los que nos cruzamos en estos caminos. El paisaje ha cambiado y ahora predominan los cultivos de regadío, especialmente maizales y cultivos forrajeros. Siguen apareciendo también los olivares y algunas plantaciones de árboles frutales. Según nos alejamos del río y de los canales las llanuras siguen siendo de amarillo del cereal.

Más adelante volvemos a la carretera autonómica que recorremos veloces hasta llegar en torno a las 12 del mediodía a TALAVERA DE LA REINA. Realizamos un breve recorrido urbano en bicicleta por la parte del ensanche más moderno y nos acercamos a descargar a nuestro alojamiento. Nos han cedido las instalaciones de un campo de fútbol de hierba artificial y ello permite cubrir nuestras necesidades de limpieza, ducha y almacenamiento de bártulos y un suelo para dormir en el exterior. Suficiente infraestructura.

Por la tarde, bajo la sombra de los árboles del Parque del Prado un compañero de Ecologistas en Acción, Tom, presenta el libro "Food Wars" y acerca a las presentes a la Agroecología y la Soberanía Alimenteria.

La jornada de descanso se aprovecha también para conocer una ciudad que tiene una parte monumental importante, pero que ha crecido y vive en torno a una extensa parte nueva, que alberga la mayor población de Castilla La Mancha, pese a no ser capital.

10ª etapa. Lunes 23. Talavera de la Reina – Puente del Arzobispo. 58 km.

Nueva etapa de pistas y caminos. Continuamos en gran parte siguiendo la ruta de la GR "Camino Natural del Tajo", próxima al río. Salimos pronto de TALAVERA DE LA REINA para avanzar por la parte derecha del río, llaneando por una pista en buen estado, que nos lleva hasta las proximidades de CALERA Y CHOZAS, donde nos desviamos para hacer la parada del almuerzo. La organización del pelotón sigue siendo excelente y la atención mecánica a averías, los relevos de información en los cruces y la recogida y cierre en cola del grupo funcionan con precisión.

Tras el descanso, algun@s poc@s hacen el segundo y último tramo de la etapa por la carretera autonómica que pasa por ALCOLEA DEL TAJO, con un recorrido más corto y que cubren a buena velocidad. El grueso del pelotón vuelve a las riberas del río y por pistas encuentran pronto la "vía verde de La Jara", una de esas antiguas vías de ferrocarril adaptada para el tránsito de bicicletas y peatones. Son frecuentes, por tanto, las paradas para saludar a grupos de amigos, parejas y familias en bicicletas. Por la margen izquierda o parte sur del Tajo, a la altura del Embalse de Azután, atraviesan las estaciones de SILO y ALDEANUEVA DE BARBARROYA y luego continúan por un tramo de carretera local, hasta alcanzar el impresionante puente medieval construido hacia 1380 a instancia del Arzobispo de Toledo y que da acceso a PUENTE DEL ARZOBISPO.

Hemos llegado de nuevo al mediodía, antes de que el calor apriete en demasía, queda todo el día por delante para descansar en este pequeño pueblo manchego, el último de nuestra ruta, y la satisfacción pinta las caras de l@s bicicleter@s, maquillando el gesto de cansancio y esfuerzo. Tras la comida, la siesta es el deporte más popular por estas tierras y, un día más, una buena parte de nuestro grupo nos dedicamos a compartirlo con afición. Es la mejor manera de ocupar y pasar estas horas del día en que el sol cae a plomo y el calor se adueña de todos los rincones.

Avanzada la tarde, realizamos una asamblea-taller sobre "experiencias alternativas", donde cada un@ va exponiendo diferentes iniciativas de todo tipo en las que ha estado y/o está participando cotidianamente: grupos de producción o consumo, usos de la bicicleta como sistema de movilidad, gestión alternativa de los residuos, experiencias de educación y formación, integración de emigrantes, economía alternativa y solidaria y muchas más.

Finalmente rematamos la jornada con una visita y explicación en el "Centro de interpretación de la cerámica", cuya responsable se ha brindado a abrirnos en día de descanso y nos va relatando las técnicas de ejecución de la alfarería y la cerámica tradicional de este municipio, mientras recorremos los diversos espacios del centro: el patio de la pila de barro, horno de secado, pahilla u horno de metales, molino de esmaltes,…. Y salas de talleres y exposiciones de materiales relacionados con diversos tipos de artesanías.

Mañana nos espera una intensa jornada reivindicativa y decidimos adelantar media hora más la hora de partida para seguir manteniendo esta buena combinación de pedaleo y descanso, adaptándonos al veraniego calor de estas tierras.

11ª etapa. Martes 24. Puente de el Arzobispo – Navalmoral de la Mata. 60 km.

La noche ha empezado a clarear, pero aún no ha salido el sol, cuando despertamos y se inicia el rutinario trajín de desperezarse e ir recogiendo enseres y bártulos, cargar en la furgona, revisar bicicletas y acoplar alforjas, desayunar en el bar o de forma autogestionada y ponerse en marcha.

Partimos de PUENTE DEL ARZOBISPO por carretera y pasando por VALDEVERDEJA cambiamos de comunidad: de Castilla La Mancha a Extremadura. Hacemos como el Tajo, que pasa de los Llanos de Oropesa a las tierras del Campo Arañuelo. Entramos en el paisaje de la dehesa, donde alcornoques y encinas salpican un paisaje llano o levemente ondulado y albergan diversas formas de ganadería. Siguen apareciendo más esporádicamente los campos olivareros.

Llegamos a BERROCALEJO, el primer pueblo extremeño, donde desayunamos y encontramos a l@s primer@s compañer@s ecologistas que nos reciben y nos guiarán por sus tierras.

Nuestra primera meta volante es en la Marina ISLA DE VALDECAÑAS, una enorme urbanización de lujo, ya iniciada pese a los primeros reveses judiciales, ubicada en las orillas del embalse del mismo nombre. En la "puerta" de este espacio natural y público privatizado nos esperan con pancartas contra los ecologistas algunos guardias civiles, escasos trabajadores y "vecin@s" de los pocos chalets ya habitados. También el alcalde de El Gordo, municipio donde se sitúan los terrenos. Intercambiamos algunas palabras tensas y reproches mutuos, pero no podemos entrar, así que depositamos 41 ladrillos forrados como fajos de billetes de 500 euros, que simbolizan la fianza de 41 millones de euros que los tribunales han solicitado a Ecologistas en Acción para paralizar cautelarmente la construcción de esta urbanización, que en una primera instancia ha sido declarada ilegal.

Más tarde, nos dirigimos a EL GORDO donde realizamos un pequeño gesto (caretas y gritos de "Todas somos Paca") y acto de solidaridad con una militante ecologista, Paca Blanco, que ha debido abandonar el pueblo donde vivía, debido a la presión y el acoso de algunos sectores vecinales, que han convertido en odio y violencia las diferencias de ideas sobre el modelo social y de desarrollo de este pueblo y de Extremadura. Especialmente, por la oposición ecologista a proyectos como la Marina de Valdecañas, pero también la fábrica de armas de Expal en el mismo municipio, la central nuclear de Almaraz o el recientemente rechazado proyecto de Refinería de petróleo en la Tierra de Barros pacense. Nos acompañan hoy también compañer@s de esta plataforma que ha impulsado la consecución de éste último éxito: la Declaración de Impacto Ambiental negativa para la refinería.

Continuamos por carretera hasta alcanzar el enlace con la Autopista de Extremadura y caminamos a su vera por unas pistas de tierra que avanzan en paralelo. Pronto llegamos al área de servicio y descanso de PERALEDA que estaba junto a la vieja N-V y ha quedado apartada de la A-5. Allí está prevista la parada de comida y descanso en las horas más duras de la solana, que el pelotón realiza en el bar y a la sombra de algunos olivos, practicando deportes como la siesta y el mus. Otras personas se dirigen directamente hasta NAVALMORAL DE LA MATA continuando el camino por la pista, para comer y descansar o hacer recados en el pueblo.

Por la tarde, va llegando todo el mundo al Polideportivo de Navarrosa, que el Ayuntamiento nos ha cedido para alojarnos y dormir. Un alojamiento polémico pues hace unos días se hizo público que la Central Nuclear de Almaraz había decidido retirar diversas colaboraciones económicas que hacía al Ayuntamiento por su persistencia en dejarnos el Polideportivo, pese a las sugerencias de la dirección de la central. El alcalde por esta vez ha plantado cara al caciquismo eléctrico, tan habitual en el entorno de las nucleares, indicando que los bienes públicos están para tod@s y que si no ha denegado el alojamiento porque estábamos contra el proyecto de urbanización de Los Jardines de la Hilera, que él y su Ayuntamiento promueven, no lo iba a hacer porque se lo mande la central. Agradecemos este gesto democrático del alcalde, que debería ser tan normal pero no siempre lo es.

Y como lo cortés no quita lo valiente, realizamos el previsto acto de protesta y denuncia de la macrourbanización, con una concentración ante la empresa inmobiliaria promotora y constructora, tras compartir un saludo de recibimiento de l@s jóvenes del 15-M del pueblo. Luego realizamos un pequeños recorrido bicicletero por las calles del pueblo y volvemos a nuestro alojamiento a compartir una agradable cena que nos han preparado l@s compañer@s ecologistas del Campo Arañuelo.

Antes, un compañero de la Coordinadora contra Garoña y Ekologistak Martxan, Carlos, que pedalea con nosotr@s, nos da una breve charla sobre la nuclearización y, especialmente, la situación de la central nuclear de Garoña, la más vieja y peligrosa del parque nuclear español. Un aperitivo para la jornada antinuclear de mañana y un postre para la reivindicativa jornada de hoy.

12ª etapa. Miércoles 25. Navalmoral de la Mata – Jaraicejo. 45 km.

Dejamos NAVALMORAL DE LA MATA, temprano como cada día, para afrontar otra etapa de claro contenido antinuclear por tierras de Extremadura. Enfilamos la antigua N-V, que va caminando en paralelo a la autopista como carretera de servicio y de enlace entre pueblos y lugares a sus lados. El firme es bueno y el trazado bastante llano.

En pocos kilómetros alcanzamos el pueblo de ALMARAZ y paramos para reagruparnos y continuar en pelotón hasta la central nuclear de Almaraz, donde celebramos el principal acto reivindicativo del día. En la entrada, con las cúpulas de los dos reactores asomando al fondo, improvisamos un breve acto de protesta donde recordamos una vez más el riesgo nuclear y la exigencia del cierre inmediato de todas las centrales nucleares para evitar un nuevo Chernobyl o un nuevo Fukhusima.

Y seguimos nuestro pedalear. Al poco rato, nos equivocamos y tomamos la carretera que baja hasta el embalse de Arrocampo, que sirve de abastecimiento de agua a la central nuclear. El error nos permite observar las torres de refrigeración, que se han instalado recientemente en la cabeza de la presa para reducir la contaminación térmica que provoca la central sobre las aguas del Tajo.

Volvemos sobre nuestros pasos y tras descender al cauce del Tajo y cruzarlo por un largo puente, iniciamos un ascenso largo y prolongado que, bordeando CASAS DE MIRAVETE nos llevará hasta el Puerto de Miravete. Una dura subida debido al calor que empieza a apretar casi desde primera hora de la mañana.

En ese lugar dejamos atrás el Campo Arañuelo para internarnos por las tierras llanas de la comarca de Trujillo-Miajadas. Por ellas seguimos y tras un suave descenso y una nueva leve cuesta arriba con su consiguiente bajada, accedemos a JARAICEJO, nuestro destino de hoy.

Dedicamos la tarde al refrescante baño en la piscina y el paseo por el pueblo: Y finalizamos una jornada exigente en el pedaleo y tranquila en la reivindicación, repartiéndonos a cenar por los bares del pueblo. Para dormir, gozamos del cemento de la pista y las gradas de un pequeño polideportivo descubierto al aire libre.

13ª etapa. Jueves 26. Jaraicejo – Trujillo. 35 km.

Otra jornada tranquila y de pedalear rápido. Casi toda la breve jornada discurre por las pistas de servicio que caminan paralelas a la Autovía A-5. Son al principio pistas de tierra compacta en bastante buen estado, que ondulan en medio de las dehesas. En la parte final se transforman en pistas de asfalto.

Partimos de JARAICEJO por la vieja carretera N-V que desciende hasta cruzar el río Almonte. El lugar es un buen ejemplo para ver la evolución de las vías de comunicación y su impacto en el medio natural: el viejo puente romano, más allá el puente de la carretera que seguimos y, al fondo, el enorme viaducto aéreo de la autopista sobrevolando el valle.

Siguiendo la pista, en el cruce de Aldea del Obispo paramos para reagruparnos en un área de servicio, donde nos esperan para recibirnos y acompañarnos hasta el final de etapa una docena de jóvenes ciclistas del Club Ciclista de Trujillo. Continuamos tod@s junt@s hasta alcanzar la villa de TRUJILLO al mediodía. Callejeamos un poco encabezados por la Policía Municipal y llegamos a la Plaza Mayor, en el centro de la parte monumental, presidida por la estatua ecuestre de Pizarro. Allí leemos nuestro manifiesto y cantamos nuestro himno, que teníamos un poco abandonado, ante la mirada sorprendida de algun@s turistas que se esparcen por las terrazas de la plaza.

Luego nuestr@s guías locales nos conducen al cercano municipio de HUERTA DE ANIMAS, donde podemos descansar en las piscinas hasta la hora de la comida que nos han preparado en el chiringuito. Algun@s se acercan a hacer turismo por Trujillo. Tras la comida hay un alegre intercambio musical de sobremesa, con canciones de diferentes culturas y gentes que compartimos el pedaleo. La siesta es allí mismo, ya con un llenazo japonés en la piscina.

Al atardecer, recogemos los bártulos y bicis y volvemos hasta Trujillo, dirigiéndonos al Estanque de los Patos en las afueras, cerca de la plaza de toros, donde hay un charla sobre circuitos cortos de comercialización y grupos de consumo ecológico, por parte de un compañero de Ecologistas en Acción, Dani. En el mismo chiringuito se ha organizado la cena. Tras ella, much@s se apuntan a una visita guiada por la ciudad monumental para cerrar la jornada, no exenta de sana polémica ante las distintas interpretaciones acerca del genocidio colonialista español en América.

14ª etapa. Viernes 27. Trujillo – Alcuéscar. 55 km.

Hoy tocaba también dormir al aire libre, sobre el césped artificial de campo de fútbol. Nos despierta cerca de las siete una sorpresiva lluvia, que da paso a una intensa tormenta, mientras nos refugiamos en las gradas. No dura mucho y por lo menos nos refrescará un poco la mañana. No hay prisa por salir, así que daremos buena cuenta de un copioso, variado y sabroso desayuno con que nos obsequian compañeras de Izquierda Unida de Trujillo en el chiringuito adyacente.

Cuando partimos el sol ya se ha abierto paso entre las nubes, que van poco a poco desapareciendo. Lo que va aparecer es un persistente viento, a ráfagas intenso, que nos dará de frente toda la etapa, que será una vez más de media jornada. Así que dejamos TRUJILLO por una carretera secundaria que se abre paso por las extensas llanuras que rodean esta ciudad, situada sobre un estratégico cerro. Llaneando, pasamos junto a LA CUMBRE y RUANES, muy cerca de la ZEPA de Los Llanos de Trujillo y accedemos a la comarca de Montánchez – Tamuja.

La sierra de Montánchez hace de barrera de separación en esta zona entre las cuencas del Tajo y el Guadiana, a la que accederemos mañana para finalizar nuestro periplo. Según nos acercamos a sus laderas el paisaje de estepa va recuperando sus características de dehesa extremeña, intercalada con algunos olivares y viñedos. La carretera con buen firme y arcén se alarga ondulante por las tierras.

Tras parada de refresco y reagrupamiento en SALVATIERRA DE SANTIAGO, el pelotón se interna por una vía pecuaria entre las dehesas, que le conduce a ZARZA DE MONTANCHEZ. Allí pueden contemplar un monumento natural como la centenaria Encina la Terrona. De vuelta a la carretera, pasado TORRE DE SANTA MARIA, otro ejemplar de parecidas características, la Encina la Nieta, de aproximadamente 800 años y dimensiones espectaculares: 17 m. de altura, 4,90 m. de perímetro del tronco bajo y 21 m. de diámetro máximo en la copa.

La carretera sigue ondulando en un falso llano y más adelante comienza a ascender hasta el cruce de MONTANCHEZ. Algun@s se atreven a seguir ascendiendo hasta el pueblo, mientras la mayoría opta por continuar el camino hasta nuestro destino de hoy: ALCUESCAR.

"Este año está habiendo menos pinchazos y caídas que el año pasado", comentamos en un grupete del pelotón llegando al pueblo. Poco después nos enteramos de la aparatosa caída de uno de los coordinadores de la marcha en Torre de Santa María, Nacho, que le ha provocado una rotura de fibras en la pierna y le impedirá acabar pedaleando la marcha. Eso sí, con alegría. "Solo un hombre puede caerse de una forma tan tonta", afirmación veraz como pocas.

Un día más la descarga de bártulos dará paso a ducha, comida y siesta, repartida por bares, polideportivo y piscina. A la tarde nos acercamos de visita turística a la Basílica visigótica de Santa Lucía del Trampal, un hermoso edificio del siglo VII, construido sobre un santuario dedicado a una diosa indígena prerromana. Destruido y rehabilitado en varias ocasiones, mantiene una parte de su estructura y un centro de interpretación para conocer su evolución.

Cierra la jornada una charla pública sobre decrecimiento y crisis económica y social con una compañera de Ecologistas en Acción, Yayo, en el parque de la localidad. Y la lectura del manifiesto "Pedaleando caminos alternativos" y penúltima interpretación del himno "Resistiré, pedalearé,…"

15ª etapa. Sábado 28. Alcuéscar – Mérida. 50 km.

Hemos llegado al Guadiana y ya estamos en Mérida.

Cumplimos, una vez más, el objetivo ciclista previsto. Y esperamos que también una buena parte de los objetivos reivindicativos, formativos, ecologistas y sociales que motivaron nuestra partida y nuestra ruta.

Partimos de ALCUESCAR por una pista pedregosa de cantos afilados y traqueteo de sillín. Por ella ascendemos un poco hasta encontrar el "cordel de Mérida", en la cañada de la Ruta de la Plata y el Camino de Santiago del Sur. La pista llana se vuelve terrosa y más asequible. Las cárcavas que forma el trascurrir del agua de lluvias en algunos tramos y las acumulaciones arenosas obligan a pedalear con precaución, pero convierten el recorrido en un juego de equilibrios de "bici de montaña". La última capa de polvo va cubriendo nuestras bicicletas y alforjas.

Pedaleando entre las dehesas, bordeamos el parque natural de Cornalvo y Sierra Bermeja. Los restos de un puente romano nos anuncian la proximidad de Emerita Augusta, la capital de la Lusitania romana. Alcanzamos el pueblo de ALJUCÉN, donde paramos a almorzar y volvemos a la pista.

Atravesamos EL CARRASCALEJO y continuamos entre encinas y alcornoques hasta llegar al pantano romano de Proserpina, donde tomamos un trago fresco y algún@s se animan a darse un baño, pese a la amenaza de las sanguijuelas que pueblan la orilla. Una compañera nos explica antes de partir la historia de la construcción de la presa y los acueductos de derivación y el papel que jugaban en el abastecimiento de agua a la capital romana.

Pasado el mediodía, enfilamos siempre por pista el último tramo de nuestra ruta, que remontando la margen derecha del Guadiana nos llevará hasta MERIDA. Recorremos animos@s sus calles y nos dirigimos al Albergue municipal juvenil de "El Prado" en las afueras de la ciudad. El Ayuntamiento no ha querido dejarnos un Polideportivo, porque dice que esas instalaciones no son para estos menesteres y que sería ilegal hacerlo. ¡Bien por este Ayuntamiento! ¡Otro aplauso como para el de Illescas o al de Sigüenza! Hemos estado durmiendo 15 días en la "ilegalidad" sin saberlo.

Comemos en el albergue y tras la siesta pedaleamos nuestra última "masa crítica" por las calles de la Mérida monumental. Cerramos la jornada y la marcha con un encuentro e intercambio de saludos en el "Parque de las 7 sillas" con colectivos extremeños, que nos han preparado también una cena y una pequeña fiesta.

Mañana es día de visita turístico-cultural para un@s y de vuelta a casa para otr@s. Y de seguir recorriendo caminos alternativos para tod@s. En nuestros pueblos y en nuestras vidas. Sol@s y en colectivo. A pie o en bicicleta. En ellos seguiremos encontrándonos.




Visitantes conectados: 350