Las antorchas de Cepsa emiten grandes humaredas

Las antorchas de CEPSA queman el exceso de gases. Estos gases se generan cuando el proceso de producción no está funcionando correctamente, cuando hay pérdida de energía, o cuando a los gases se le da salida durante periodos de mantenimiento.

Las antorchas, en breves periodos de tiempo, emiten grandes cantidades de gas al medio ambiente y a la población.
El pasado 28 de Junio de 2009 la nube tóxica cayó sobre la población de Puente Mayorga y Campamento (San Roque), La línea y Gibraltar. Algunos ciudadanos han terminado asustados en Jimena de la Frontera.

Investigaciones llevadas a cabo por el Consejo de Investigaciones de Alberta (Canadá) denuncian que el número y el volumen de componentes potencialmente tóxicas que escapan al medio ambiente debido a una combustión incompleta son más altos de lo que se sospecha. Las emisiones de las antorchas de CEPSA en San Roque contribuyen a un mayor número de de problemas medioambientales, tales como eco eficiencia, reducción de recursos, calentamiento atmosférico y deposición de ácidos.

Las antorchas de CEPSA en San Roque tienen como finalidad proteger la refinería, y lanzan los gases más allá de las zonas de trabajo. No protegen la salud de los ciudadanos que viven fuera del cinturón industrial. CEPSA usa las antorchas como dispositivo de seguridad, una acumulación de gases puede aumentar la presión en la planta y ocasionar una explosión. Las antorchas pueden no estar monitorizadas y controladas por la red de vigilancia y control de la Junta de Andalucía y denunciamos que en ocasiones pueden usar este método para deshacerse de sus desechos.

Estas y otras emisiones que soporta la población, en ocasiones, enmudecen al Ayuntamiento de San Roque (Cádiz) que no puede pagar la nómina de sus trabajadores y algún que otro medio de comunicación que vive de la publicidad.

Según la asociación de la salud pública de Canadá, 250 toxinas diferentes se han podido identificar en las emisiones de una antorcha, entre ellas: Partículas sólidas de hollín, Benceno, Tolueno, Mercurio,… Estos compuestos contaminantes agravan las enfermedades respiratorias como el asma. Las antorchas a llamaradas pueden producir en el medio ambiente altas concentraciones de dióxido sulfhídrico. Según la EPA Enforcement Alert October 2000 de los Estados Unidos la exposición alta al dióxido sulfhídrico puede producir lesiones de pulmón.

Ecologistas en Acción, ha denunciado estos hechos en multitud de ocasiones ante la Junta de Andalucía, pero, a esta lo único que le preocupa es la mala imagen que los ecologistas y ciudadanos damos del Campo de Gibraltar al denunciar estos hechos.
La mala imagen la dan ellos.




Visitantes conectados: 268