Normas urbanísticas de Grazalema

El Plan General Municipal de Ordenación (PGMO), aprobado por el Ayuntamiento de Grazalema, mantiene el modelo
especulativo e insostenible de grandes crecimientos urbanísticos incompatibles con la conservación del valioso patrimonio
monumental de los pueblos blancos, y paisajístico del Parque Natural de la Sierra de Grazalema.

Para hacerse una idea de las pretensiones del Ayuntamiento, basta decir que se pretenden urbanizar 228.455 m2, 105.224
m2 en Grazalema y 123.231 m2 en Benamahoma, y construir un total de 696 nuevas viviendas, 323 en Grazalema y 373 en
Benamahoma, y esto en un pueblo con 2.000 habitantes, declarado Conjunto Histórico Artístico, enclavado en uno de los
más valiosos y famosos parque naturales que, además, es Reserva de la Biosfera. El PGMO va a permitir edificios de hasta
cinco plantas, disfrazados de semisótanos y entreplantas, permite en suelo no urbanizable todo tipo de actuaciones, como
hoteles, campos de golf o instalaciones militares, y mantiene la clasificación de urbana o urbanizable de amplias zona de
huertas de Benahamoma, en contra de lo aprobado en la Junta Rectora del Parque Natural. El documento aprobado tampoco
respeta los informes de diversas Consejerías de la Junta de Andalucía.

El Ayuntamiento de Grazalema ha optado por sacrificar a Benamahoma para mantener cierto grado de protección en el
núcleo urbano de Grazalema. Mientras en Grazalema se proponen crecimientos urbanísticos más moderados y respetuosos
con el urbanismo tradicional, en Benamahoma se pretende triplicar el núcleo urbano actual y construir macrourbanizaciones de
adosados y chalets. Así, se mantiene la macrourbanización del Baldihuelo, que ha tenido que reducir su extensión ante las
denuncias de Ecologistas en Acción que alertó que se incluía terrenos forestales del parque natural, pero mantiene un total de
201 viviendas con un modelo de adosados, avenidas rectas, rotondas..., metiéndose de rondón un hotel cuando la Junta
Rectora, a propuesta de Ecologistas en Acción, acordó que el hotel de Benamahoma vaya en el núcleo urbano, en el antiguo
edificio de Lipasan. Hay que recordar que en esta zona solo estaban permitidas 80 viviendas, lo que ya era una operación de
gran alcance en una población de poco más de 500 habitantes y que cuenta ya con más de cien viviendas de alquiler para el
turismo. Este pelotazo urbanístico va a favorecer a un solo promotor urbanístico, que ha tenido siempre un trato de favor por
parte del Ayuntamiento, que es propietario de la mayoría de estos terrenos y ha sido el constructor de varios bloques de pisos
ilegales en Benamahoma.

Ecologistas en Acción denuncia que el Ayuntamiento de Grazalema no ha respondido aún a las 236 alegaciones que
presentamos al PGMO hace dos años y medio, y donde se hacían propuestas que garantizaban un desarrollo urbanístico
sostenible respetuoso con la tipología de los pueblos blancos y con el patrimonio ecológico paisajístico de la Sierra de
Grazalema.

Ecologistas en Acción exigirá a la Junta de Andalucía que rechace este plan, y sea coherente con las proclamas que se
hacen desde el PSOE contra la especulación urbanística y a favor del desarrollo sostenible.




Visitantes conectados: 592