El Ecologista nº 62

  Sumario  

 Editorial

Incendios forestales: hace falta más prevención

Cada verano los incendios forestales recobran protagonismo y generan una lógica alarma. Y ello no sólo por la destrucción de un importante número de hectáreas forestales, sino también porque el desarrollo urbanístico descontrolado llevado a cabo en las últimas dos décadas en zonas forestales está suponiendo que cada año sean más las personas evacuadas por incendios y mayor el número de casas quemadas, o a punto de quemarse. En buena parte debido a esa alarma, las administraciones vienen aumentando los recursos para lograr la pronta detección y extinción de estos incendios, consiguiendo una cierta reducción en las hectáreas quemadas. Sin embargo, no se prioriza lo más importante: evitar que lleguen a producirse los incendios.

Actualmente las Comunidades Autónomas invierten más del doble en extinción que en prevención. Así, Canarias, Navarra, Baleares o Madrid, dedican a la extinción casi un 200% más que a la prevención. Además, buena parte de los fondos de prevención se dedican a la construcción de las impactantes fajas cortafuegos. El incremento de los medios de extinción ha sido tal que en algunos incendios de este verano ya no podían participar más medios aéreos, por falta de capacidad para coordinarlos simultáneamente.

Sin embargo, los datos de los últimos 10 años demuestran que el número anual de conatos (cuando se quema menos de una hectárea) y de incendios (una hectárea o más) no sólo no se ha reducido sino que incluso ha aumentado, especialmente en Canarias y en las Comunidades del interior peninsular. Ello se ha debido en buena parte a los escasísimos esfuerzos que realizan las Administraciones regionales para acabar con las causas y motivaciones de los incendios forestales, que como bien se sabe desde hace tiempo se deben mayoritariamente a actividades tales como la quema de rastrojos y a las quemas para obtención de pastos.

Aunque son muchos los factores que condicionan la magnitud de los incendios forestales, como por ejemplo el estado y la composición de las masas forestales, es habitual que los medios de comunicación y las Administraciones destaquen las adversas condiciones meteorológicas. Es cierto que por ejemplo este verano, durante la segunda quincena de julio, las altas temperaturas, un elevado grado de sequedad y los fuertes vientos dificultaron mucho la extinción: en esos quince días se produjeron un total de veinte grandes incendios (más de 500 hectáreas). Pero resulta evidente que si no se hubiesen producido tantos incendios en esas fechas, ni las altas temperaturas, ni la sequedad ni el viento los hubieran agravado. Además, la meteorología no es un factor que podamos controlar, más aún teniendo en cuenta el futuro inmediato, con el agravamiento del cambio climático, lo que hace todavía más importante que logremos reducir significativamente el número de conatos y de incendios.

Si no se realizan los necesarios esfuerzos para evitar las causas de la aparición del fuego, las Administraciones nos están condenando a que todos los años los incendios arrasen los montes, y a depender, entre otros factores, de las condiciones meteorológicas y de los servicios de extinción de incendios para que el número de hectáreas quemadas cada año no sea demasiado elevado.

Puedes comprar la revista en El tenderete

 Sumario

- Cambio Climático: Lo que nos jugamos en Copenhague
Los países industrializados deben reducir sus emisiones en un 40% en 2020
por Comisión de Energía de Ecologistas en Acción de Madrid

- A vueltas con el proteccionismo
El mito del libre comercio permite el dominio sobre los más débiles, por Miren Etxezarreta

- El desmantelamiento: la cara oculta de las nucleares
En el vigésimo aniversario del accidente de Vandellós I, por Francisco Castejón

- Ensombreciendo al sol publicitario
Premios a los anuncios que transmiten peores valores, por Comisión de Consumo de Ecologistas en Acción

- Criminalización del movimiento ecologista
La persecución de los cuidadores, por José Vicente Barcia

- Veneno
Una lacra que golpea con virulencia a la fauna española, por Miguel Ángel Hernández

- Libélulas de montaña
Cuatro especies amenazadas en la Península Ibérica, por Antonio Torralba-Burrial

- Especies invasoras en el Mediterráneo
Una de las más graves amenazas sobre su biodiversidad, por Elvira Espinosa

- Biodiversidad en Europa
Fracaso del plan de acción para detener la pérdida de Biodiversidad en 2010, por Theo Oberhuber

- Vidas al filo del desarrollo
Los pueblos indígenas frente al expolio de sus tierras, por Diana de Horna Cicka

- Empleos verdes
Sostenibilidad frente a la crisis: una oportunidad para el empleo, por José A. Herrera y Francisco Fernández

- Afectación y desafectación de los caminos al dominio público
Herramientas para la defensa de caminos y vías pecuarias, por Hilario Villavilla

- Aviones de guerra en Albacete
La base de Los Llanos servirá de entrenamiento a pilotos de la OTAN, por Alberto Nájera y Ángel Luis Arjona

- La Renta Básica de los/las iguales
por José Iglesias y Oscar García

- Consumo: Cero en escala humana
Por ConsumeHastaMorir

- Conocer para proteger: Cañones del río Eliche (Jaén)
Por Ecologistas en Acción de Jaén

- Hogar ecológico: Vermicompostaje
Por Esther Fresno

Puedes comprar la revista en El tenderete



Visitantes conectados: 248