No se planifica nada para recuperar la Laguna de La Janda

La Comarca de la Janda toma su nombre de una laguna que no existe en la actualidad: la Laguna de La Janda, cuyas referencias más antiguas están datadas en 400 años a.d.c. y cuyos valores ambientales nadie discute, a pesar de encontrarse desecada desde la década de los 50.

Es impresionante observar como los terrenos antiguamente ocupados por la laguna aún albergan poblaciones de aves realmente sorprendentes, basta comentar que más de mil grullas regresan cada invierno a La Janda o que sobre ella se desarrolla un proyecto de reintroducción del Águila Imperial ibérica.

Desde su desecación los terrenos han sido objeto de aprovechamiento fundamentalmente agrícola y muchos gobiernos han desarrollado planes de gestión del territorio que en ningún caso insinuaron siquiera la recuperación del complejo lagunar. Se creó la Red de Espacios Naturales Protegidos de Andalucía y La Janda fue olvidada. Ni siquiera ha sido merecedora, según los gestores de nuestro territorio, de la catalogación como ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves), cuando es sabido por todos que pocos lugares en Andalucía la superan en este aspecto.

Hoy en día, cuando los políticos se llenan la boca hablando de la Red Natura y mostrando planos y datos sobre superficie protegida, La Janda sigue sin sonar. Está claro que la gestión del territorio se parece cada vez mas al reparto de una tarta. La última merienda se llama Plan de Ordenación Territorial (POT) de La Janda y la guinda del pastel se la siguen comiendo los de siempre: EL POT DE LA JANDA PASA POR ALTO A LA LAGUNA DE LA JANDA, NO PLANIFICA NADA PARA ELLA.

No hace falta ser un experto para darse cuenta que urge la protección y regeneración del humedal y de los ecosistemas anexos a éste, pues su repercusión no sería únicamente ambiental sino que permitiría diversificar la economía rural y extender los beneficios al conjunto de la población y no sólo al de unos cuantos terratenientes como ahora ocurre. La zona interior de la Comarca de La Janda, olvidada por los políticos que nos gobiernan, podría de esta forma atraer un turismo alternativo al litoral, preservando las actividades económicas tradicionales, incluyendo a La Laguna de La Janda en los objetivos de ayudas y fondos comunitarios, evitando de esta forma que la población local tenga que emigrar a comarcas vecinas, y utilizando la mano de obra local como principal activo en la conservación del territorio.

Es por ello por lo que desde Ecologistas en Acción estamos convencidos de que este espacio natural ha de ser regenerado y protegido, si realmente queremos llevar a la práctica términos como sostenibilidad, eficiencia, etc., que desde el Gobierno Autonómico y Estatal tanto se encargan de divulgar.




Visitantes conectados: 434