Alegaciones a la almazara de la Coop. Virgen de las Viñas de Tomelloso

Ecologistas en Acción de Ciudad Real pide a la Delegación de
Industria, Energía y Medio Ambiente la realización de evaluación de impacto ambiental al proyecto de “Traslado y Mejora de Almazara”, de la Cooperativa Vinícola Virgen de las Viñas de Tomelloso, en sus instalaciones de la Ctra. de Argamasilla de Alba.

El tratamiento y gestión de residuos de la producción oleícola no ha sido aún resuelto satisfactoriamente en las comarcas aceituneras y sin ir muy lejos, en Villarta de San Juan, la fábrica de alperujo de Aceites Pina ha sido denunciada por nuestra asociación por posible delito contra el medio ambiente.

Según se desprende del informe presentado por los promotores, los subproductos resultantes, es decir, el alperujo o alpeorujo (alpechín y orujo) y el “agua de lavado de aceituna” (alpechines) irían, respectivamente, a unos secaderos (para su posterior recogida por gestores autorizados) y a una balsa de evaporación de la propia cooperativa.

Son residuos con alta carga contaminante, de tipo orgánico, y de sólidos disueltos y en suspensión.Aún con el suelo “convenientemente” impermeabilizado y con los controles rutinarios que se quieran, se da el riesgo de filtraciones de lixiviados ( líquidos que contienen agua, materia orgánica, sales, compuestos varios, etc, formados a partir de los propios residuos) a las aguas superficiales, subsuelo y acuíferos.Un riesgo inasumible para el Acuífero 23, contaminado por nitratos y declarado sobreexplotado, en pleno proceso de desarrollo del PEAG, con la inversión de más de cinco mil millones de euros en su recuperación.

El vertido intencionado o accidental de este tipo de residuos conlleva una coloración característica rojiza en las aguas, dado su contenido en taninos; la eliminación de la vida acuática, al interceptar la normal transferencia de oxígeno; el deterioro del suelo, al incrementar su acidez, porosidad, y solubilidad de determinados metales pesados; inhibe la germinación de varias semillas; y provocan olores desagradables por la fermentación de la materia orgánica.

Por otra parte, no atiende el proyecto a la obligada instalación de filtros en dispositivos y chimeneas de altura reglamentaria, que atenúen las emisiones o retengan en parte los contaminantes, como el monóxido de carbono (CO) y las partículas en suspensión (PM10) generados en la combustión de parte del orujillo sobrante para alimentar con electricidad la planta.

No menos preocupante es que el emplazamiento propuesto sea en el casco urbano de Tomelloso, contraindicando el Decreto 2414/1961 de Actividades Molestas, Insalubres, Nocivas y Peligrosas, que establece su alejamiento a no menos de dos kilómetros de la población.

Existen alternativas a las balsas de evaporación de alpechines y a los lodos producidos, como destinar el orujo y orujillo a la alimentación animal, el compostaje o co-compostaje con otros residuos agrícolas (orujillo de uva, desmotado de algodón, paja de habas…) sin que supongan riesgos añadidos a nuestros acuíferos, ya comprometidos por la contaminación de la agricultura, y por una desacertada gestión hídrica al servicio del regadío, espléndidamente subvencionado.

La única alternativa válida, la que no deberían escatimar financiación e investigación el sector olivarero y la industria agroalimentaria asociada, es la prevención y reducción de alpechines, la reutilización sostenible del alperujo y el cumplimiento de la legislación ambiental.La misma que las administraciones públicas deberían de hacer valer con celo, denegando proyectos caros en lo económico y sobre todo en lo ambiental.




Visitantes conectados: 384