Medio Ambiente informa favorablemente una gravera en un terreno protegido

El Boletín Oficial de Castilla y León de ayer, martes 1 de marzo, publica la
Declaración de Impacto Ambiental (DIA) otorgada por el Consejero de Medio
Ambiente de la Junta de Castilla y León a la empresa ARTRASA para la
extracción de áridos en 170 hectáreas del término municipal vallisoletano de
San Román de Hornija, en la concesión minera denominada "El Parque", entre
el Canal de Toro y el ferrocarril Medina del Campo-Zamora.

Los terrenos afectados por la gravera corresponden según la propia DIA a
cultivos herbáceos de secano y de regadío, viñedo, eriales, pastizales y
pinares (40%) de pino piñonero, con escasa presencia de encina y con su
cortejo florístico característico de especies arbustivas y herbáceas. La
zona de pinares se encuentra calificada en las Normas Urbanísticas
Municipales de San Román de Hornija como suelo no urbanizable protegido de
grado 2 "Pinares, zonas arboladas y márgenes del Duero".

En esta categoría de suelo no urbanizable las Normas Urbanísticas
Municipales establecen que "estará prohibida cualquier utilización que
implique transformación de su destino y naturaleza". Y según la Ley de
Urbanismo de Castilla y León, en los terrenos que el planeamiento
urbanístico delimite como suelo rústico con protección, están prohibidas las
actividades extractivas, incluida la explotación minera, las canteras y la
extracción de áridos o tierras, así como las construcciones o instalaciones
vinculadas a las mismas.

No obstante estos preceptos y la protección de que goza el pinar afectado,
Medio Ambiente ha informado favorablemente la roturación de cerca de 100
hectáreas de monte con la excusa de que "este tipo de formaciones arbóreas
sobre sustrato tan empobrecido, presentan un grado de estancamiento
importante, por lo que tienen muy comprometida su persistencia en el tiempo".
La DIA emitida por el Consejero es escandalosa y manifiestamente ilegal, al
pasar por encima de la normativa urbanística municipal y autonómica, y
supone una invitación a las empresas mineras para que actúen en terrenos
protegidos, donde más daño ecológico pueden causar.

Esta vulneración legal es especialmente preocupante por cuanto el promotor
venía desarrollando su actividad sin licencia, por lo que la autoridad
ambiental viene a refrendar de hecho una actuación ilegal no regularizable.
Por todo ello, Ecologistas en Acción ha recurrido ante el propio Consejero
de Medio Ambiente en el día de ayer la DIA positiva otorgada a ARTRASA,
solicitando que se informe desfavorablemente la extracción de grava en los
terrenos protegidos y de carácter forestal, como forma de enmendar el error
cometido.

Al tiempo, reclama a las autoridades medioambientales que eviten que este
nefasto precedente se extienda a otras evaluaciones de impacto ambiental en
curso en la provincia de Valladolid relativas a explotaciones mineras en
terrenos urbanísticamente protegidos, como es el caso por ejemplo de los
proyectos de graveras presentados recientemente en los municipios de
Montemayor de Pililla, San Miguel del Arroyo o El Campillo.




Visitantes conectados: 689