Ineficacia de los trasvases a las Tablas de Daimiel

Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF han visitado esta mañana las Tablas de Daimiel y han manifestado ante el responsable de Medio Ambiente del PSOE, Hugo Morán, la inutilidad de la enorme inversión realizada para trasvasar agua a este espacio mediante la “tubería manchega” y su oposición a los trasvases para recuperar un parque nacional. Las ONG también han señalado las consecuencias de la sobreexplotación de los acuíferos que alimentan al humedal de Las Tablas por parte de la agricultura de regadío, que viene impulsada en la zona desde los años 80 por la política agraria de Castilla-La Mancha

Los grupos ecologistas y el responsable de Medio Ambiente del PSOE han visitado la toma de agua y el azud en el río Cigüela, desde donde parte el tubo del trasvase de agua hacia Las Tablas de Daimiel. En este lugar han comprobado los efectos de una obra que ha dañado el río Cigüela sin haber pasado el procedimiento de impacto ambiental y han dudado de su efectividad para resolver los problemas de sequía estructural que sufre este espacio. A pesar de la enorme inversión de 9 millones de euros para realizar la obra de emergencia, inicialmente prevista para trasvasar 20 hm3, la mayoría de los aportes actuales a Las Tablas, con un caudal 10 veces mayor, provienen del propio río Cigüela y de otros afluentes de la Cuenca del Guadiana vertientes al Parque Nacional. La Confederación del Guadiana ha reconocido que no será necesario trasvasar ni la mitad del volumen previsto desde el acueducto Tajo-Segura (ATS).

Por otro lado, el uso de pozos por parte del Parque Nacional y la Confederación del Guadiana ha servido para humedecer suficientemente la turba en ignición. A esta iniciativa se han sumado los trabajos de volteado y aireación que se llevan a cabo desde el pasado otoño por Parques Nacionales.

Las organizaciones consideran demostrada la viabilidad de obtener recursos hídricos de la propia cuenca del Guadiana, como los pozos del Parque Nacional, ampliados en la presente campaña por la compra de derechos y fincas. También se obtendría agua del embalse de Peñarroya y de El Vicario, y de las canalizaciones y cursos de agua que desembocan en Las Tablas de Daimiel. Igualmente, reclaman que cesen los trasvases porque en la actualidad la disponibilidad de recursos del Tajo es cada vez más incierta por la disminución progresiva de los embalses del Tajo de Entrepeñas y Buendía. Estas medidas de aportes hídricos artificiales son necesarias hasta 2027, plazo que establece el Plan Especial del Alto Guadiana y que pretende reducir la extracción de agua de sus acuíferos sobreexplotados mediante la compra de derechos.

Las ONG denuncian que Daimiel ya recibió grandes aportes de las lluvias en otras ocasiones, lo que no impidió que el Parque Nacional siguiera en estado crítico. Y añaden que el agua del trasvase no ayuda en nada a su recuperación efectiva, como demuestran las denuncias de la UNESCO y la CE. A día de hoy, los principales obstáculos para su recuperación son el mantenimiento de un regadío insostenible, con una sobredotación de 200 hm3 año en el nuevo régimen de extracciones y la inexistencia de una política estricta contra los ilegales por la actitud de la Junta de Castilla-La Mancha.




Visitantes conectados: 253