Junta y Diputación avalan la candidatura al cementerio nuclear en Valladolid

Ante el anuncio realizado por el Alcalde de Santervás de Campos (Valladolid)
de que mañana viernes 29 de enero de 2010 promoverá en un Pleno
extraordinario su candidatura al Almacén Transitorio Centralizado (ATC) de
residuos radiactivos de alta actividad, Ecologistas en Acción de Castilla y León quiere hacer públicas las siguientes consideraciones:

1. La decisión de la Corporación de Santervás de Campos pretende tomarse con
una total falta de transparencia y de respeto por la opinión de sus propios
ciudadanos y de los de toda la comarca de la Tierra de Campos vallisoletana
y palentina, que no han sido consultados en ningún momento. Con nocturnidad
y alevosía, 5 personas con el único aval conocido de sus 53 votantes en las
últimas elecciones municipales pretenden decidir el destino de toda una
comarca, sin siquiera haber dado a conocer sus intenciones. Todo un ejemplo
democrático.

2. La candidatura del Ayuntamiento de Santervás de Campos involucra de la
noche a la mañana a toda una comarca y a ciudades como Burgos, Valladolid,
Palencia y Venta de Baños en un problema endiablado: el almacenamiento
durante décadas de los residuos radiactivos de alta actividad de todas las
centrales nucleares españolas, que mantendrán su toxicidad durante decenas
de miles de años y para los que a día de hoy no se vislumbra ninguna
solución.

Los convoyes de residuos radiactivos llegarán probablemente desde las
piscinas de las centrales nucleares a través de la estación de ferrocarril
de Venta de Baños desde el sur por Valladolid y desde el norte por Burgos,
hasta desembarcar en la estación palentina de Villada, situada a 3
kilómetros del municipio de Santervás. Allí se depositarán durante un plazo
inicial de 60 años. Sin duda un mazazo para una comarca eminentemente
agrícola como la Tierra de Campos, cuyo motor económico actual y de futuro
es la calidad de sus productos alimentarios.

3. En lo que parece una respuesta concertada, la Junta de Castilla y León y
la Diputación de Valladolid, respectivamente a través de su portavoz y de su
presidente, han declarado que "respetan la autonomía municipal". Eso es
todo. Frente a las respuestas contundentes de los Gobiernos de Castilla La
Mancha y Cataluña, las autoridades de Castilla y León nos postulan así como
los principales candidatos para albergar los residuos radiactivos de alta
actividad de todas las centrales nucleares españolas, como ya hicieran en
2006 a través de su Director General de Energía y Minas ante el Ministro de
Industria en la Mesa de la Energía Nuclear.

4. La postura de la Junta de Castilla y León es un paso más en la estrategia
de convertir a Castilla y León en el principal sumidero de los residuos
peligrosos de toda España, consolidando nuestra función territorial actual.
Tras más de una década liderando la importación de residuos industriales
tóxicos y con numerosos proyectos de vertido de estos desechos en una región
que apenas los produce, el cementerio nuclear es una vuelta de tuerca más en
la depresión socioeconómica a que los Gobiernos de Castilla y León nos han
conducido.

5. Ante este despropósito, Ecologistas en Acción llama a la movilización a
todos los vecinos e instituciones de la Tierra de Campos y de Castilla y
León, y emplaza al Alcalde de Santervás de Campos y al Presidente de la
Junta de Castilla y León para que desistan de su antidemocrática propuesta.
Al tiempo, recuerdan que la única solución posible para los residuos
nucleares es dejar de producirlos, con un calendario de cierre a corto plazo
de todas las centrales nucleares, momento en el que resultaría pertinente
proponer instalaciones para almacenar los existentes.




Visitantes conectados: 387