Rechazo al PGOU de Marbella

Ecologistas en Acción rechaza el PGOU de Marbella por ser un modelo insostenible, con previsiones de crecimientos desmesuradas que contempla 27.643 nuevas viviendas y la “regularización” de 18.000 viviendas ilegales.

Hoy viernes se ha convocado una reunión de la Comisión de Ordenación del Territorio y Urbanismo de Andalucía (COTUA) para la aprobación (o no) del PGOU de Marbella. Ecologistas en Acción anuncia su voto negativo al entender que consagra el modelo especulativo que ha caracterizado a este municipio, con crecimientos insostenibles e injustificables, legalizando la práctica totalidad de las 18.000 viviendas ilegales construidas en la era GIL, muchas de ellas con sentencia firme que anulan las licencias ilegales concedidas por el Ayuntamiento.

BREVE ANTECEDENTES DEL URBANISMO EN MARBELLA DEL PGOU DE 1986 HASTA LA REVISIÓN DE 2009.

En vigente PGOU de Marbella fue aprobado por el Ayuntamiento en 1986. La Comisión Provincial de Urbanismo solicito numerosos cambios, lo que obligo al equipo redactor a elaborar un Texto Refundido, que fue aprobado por la Comisión Provincial en 1990. La caótica situación del Ayuntamiento de Marbella (PSOE 9 concejales, PP 7, IU 4 y ISP 5), hizo que ni siquiera se pusieran de acuerdo para mandar a publicar en el BOJA el citado Texto Refundido, lo que dejo el documento en una situación de “alegalidad”.

En mayo de 1991, toma el GIL el poder con una mayoría aplastante 19 concejales de 25 (PSOE 4, ISP 2). La primera medida del GIL, pleno de agosto de 1991, no fue la publicación del Texto Refundido, sino el inicio de una nueva revisión del PGOU.

Aquí comienza un peregrinaje de la revisión de PGOU gilista, hasta 1998, que fue rechazado por la Comisión Provincial de Urbanismo. Gil proponía entre otras muchas barbaridades, recalificar como urbanizables 17 millones de metros cuadrados de suelo no urbanizable, 7 de ellos eran suelo forestal. Se presentaron después varios documentos en el año 2000, 2003, pero el entonces Delegado de Urbanismo de la Junta, Enrique Salvo Tierra, decretó la finalización del tramite de revisión del PGOU del Gil, y mandó a publicar el texto refundido del PGOU de 1990, dando traslado de las impugnaciones de las licencias (400) que daba el ayuntamiento de Marbella, a la Fiscalía. Es necesario mencionar que el GIL no comunicaba la concesión de licencias a la Junta. Las licencias que daba Gil y sus continuadores, no sólo no se ajustaban al PGOU de 1986 (texto refundido de 1990), sino que no cumplían las previsiones de su propio PGOU nonato y fraudulento. También hay que resaltar que en este periodo nefasto de poder absoluto de Gil, Ecologistas en Acción presentó más de 300 denuncias por delito urbanístico en sede Judicial.

De estas licencias de obras ilegales salen las 30.000 viviendas, de las que se ejecutaron 18.000, la casuística de las ilegalidades es de todo tipo, licencias en suelo no urbanizable, licencias en suelo de sistemas generales, de equipamiento, suelos dotacionales, o usos públicos, licencias con excesos de edificabilidad, licencias que autorizan mayor edificabilidad, o/y densidad, etc

La Revisión del PGOU de 2009 que se presenta en la COTUA, se inicio con un convenio de colaboración entre el Gobierno Gilista de una pupila de Gil y la Conserjería de Obras Públicas de la Junta. Posteriormente la Junta denuncio el incumplimiento de este convenio, entre otras cosas por que el Ayuntamiento seguía dando y consolidando licencias de obras ilegales, por lo que poco después retiro las competencias urbanísticas al Ayuntamiento, lo que dejo a la Junta sola en la tramitación de la Revisión del PGOU.

En mayo de 2007 gana las elecciones municipales en Marbella el PP (16 PP, 10 PSOE 1 IU), y la Junta entrega el documento de Revisión del PGOU y devuelve las competencias urbanísticas al Ayuntamiento. En Julio de 2007 el Ayuntamiento aprueba por unanimidad la Aprobación Inicial de la Revisión del PGOU de Marbella. A este documento se presentas más de 8.500 alegaciones, principalmente de los llamados compradores de buena fe de viviendas ilegales que no querían pagar las compensaciones previstas para la normalización de viviendas. En octubre de 2008 se produce la primera Aprobación Provisional con modificaciones no sustanciales (con el voto en contra de un concejal de IU), al que se presentan otra vez más de 8.500 alegaciones esta vez contra las nuevas propuestas de planificación introducidas por el PP. En julio de 2009 se produce la segunda y definitiva Aprobación Provisional de la Revisión (con dos votos en contra, uno de IU y uno del PSOE).


El nuevo PGOU de Marbella: 10 razones para rechazarlo.

1º- FALTA DE PARTICIPACIÓN SOCIAL

La Ley 7/2002, de 17 de diciembre, de Ordenación Urbanística de Andalucía, establece que los ciudadanos tienen el derecho a participar en los procesos de elaboración, tramitación y aprobación de instrumentos de ordenación y ejecución urbanística.

Desde la aprobación inicial de la Revisión del PGOU de Marbella en julio de 2007, pasando por la primera Aprobación Provisional de 2008 hasta la segunda y última de 2009, el Ayuntamiento gobernado por el PP ha incumplido de forma obscena esta obligación establecida en la LOUA. Los ciudadanos y colectivos sociales solo han podido presentar alegaciones, y muchas de ellas no han tenido respuesta.

2º NORMALIZACIÓN DE VIVIENDAS ILEGALES

La revisión basa la propuesta de normalización, legalización de edificios ilegales en el régimen de innovación de los planes urbanísticos que la LOUA regula en los artículos 35, 36, 37 y 38, ya que entiende e interpreta el Ayuntamiento que estos artículos integran los conceptos de Revisión y de Modificación. En concreto el artículo 36, 2, establece unas reglas de ordenación a las que están sujetas las innovaciones cualificadas, pero este artículo NO establece que la Modificación o la Revisión, sean la misma cosa.

El PGOU reconoce los graves problemas de toda índole derivados de la concesión de licencias ilegales en Marbella , pero incluye criterios de legalización que favorecen principalmente a los promotores de esas viviendas ilegales, que han visto como las cargar urbanísticas se han reducido. Se asegura que no todas las obras ilegales se legalizan, que solo lo hacen aquellas cuya normalización suponga una contribución a la mejora de la calidad urbana de la ciudad existente, sin embargo se legalizan el 99% de las obras ilegales y las compensaciones previstas son de difícil cuando no de imposible ejecución.

3º- REVISIÓN DE LICENCIAS DE OBRAS ILEGALES.

El ayuntamiento de Marbella se ha negado a la revisión de las 1.009 licencias de obras ilegales descritas en la propia Memoria de Información de la Revisión del PGOU. No instruir el expediente de revisión de oficio de estas licencias ilegales, supone dejar en apariencia de legalidad las licencias concedidas ilegalmente en la época GIL, y gozar, por tanto de un "buen derecho" por parte del Promotor, del que en realidad carece. Eso, además de ser contrario a mandato expreso de la L.O.U.A., coloca al promotor en situación de ventaja en una eventual negociación sobre compensaciones, de manera que dificulta o impide la recuperación de los espacios y equipamientos usurpados. El retraso en la instrucción del expediente de revisión favorece los intereses del infractor, pues el artículo 106, de la Ley 30/92 del Procedimiento Administrativo, establece una causa para no declarar la nulidad del actos verdaderamente nulos, cual es el transcurso del tiempo.

El Ayuntamiento de Marbella tampoco ha cumplido los criterios de revisión de licencias establecidos en el acuerdo para la ejecución de competencias municipales de disciplina urbanística en aseguramiento de la ejecución del Plan de Ordenación Urbanística en tramitación, firmado en Julio de 2008 entre la Consejería de Ordenación del Territorio y el Ayuntamiento de Marbella, y aprobado en el Pleno del Ayuntamiento de Marbella. En el Acuerdo incluye priorizar el ejercicio de la potestad de restablecimiento de la legalidad urbanística, entre los acuerdos estaba la revisión de oficio de las licencias.

4º-PROTECCIÓN DEL LITORAL COSTERO.

En la revisión del PGOU se relaciona la dinámica litoral con las alteraciones de los sistemas fluviales. El Plan advierte que los violentos procesos de transformación urbana de la costa, ocupada por el ladrillo y el hormigos en casi su totalidad y las afecciones a la dinámica litoral por la presencia de barreras físicas y diques de contención portuaria y otros elementos, han reducido considerablemente los aportes sedimentarios de los ríos y arroyos, y favorecido los procesos erosivos y de grave regresión de la línea costera. Se han constatado retrocesos muy importantes de la línea de playa, en pocas décadas, de 10 m. en Alicate-Las Chapas, 25 m en San Pedro a 35 m en Ancón. A pesar de todo ello en la revisión se apuesta por ampliar el Puerto pesquero de la bajadilla y el Ayuntamiento ya ha solicitado públicamente una ampliación muchísimo mayor que las prevista por la EPPA. Se prevé también hacer un puerto en las playas de San Pedro Alcántara (pedanía de Marbella). Se anuncia también la ampliación de Puerto Banus.

Con lo que la descripción del grave problema de litoral, se contradice con las propuestas previstas en la revisión de ampliaciones portuarias, en un municipio que tiene ya 4 puertos.

5º- LA INSOSTENIBILIDAD AMBIENTAL DEL CRECIMIENTO URBANO PROPUESTO.

Los suelos urbanizables propuestos ocupan una superficie de algo más de 1.583 Ha (31,2% del total del suelo clasificado como urbano y 39,5% del suelo consolidado), incluidos los sistemas generales adscritos y las actuaciones estratégicas. Con ello el parque residencial se incrementaría en 18.407 viviendas, con un crecimiento de población en los próximos 8 años del 29.3% (36.814 personas) sobre la del 2006, según el ratio 2 per/viv utilizado en el Documento.

En las áreas vinculadas al desarrollo estratégico definido en el Plan de Ordenación del Territorio, se incluyen otras 9.236 viviendas (con un mínimo del 30% de vivienda protegida de techo edificable de uso residencial de los sectores).

Si la ratio utilizado fuera 2.7 per/viv, (según referencia INE y Secretaría General de la Ordenación del Territorio), el incremento de viviendas propuesto sería de 39,6% (49.699 per), muy superior al límite del 30% que establece la norma 45.4 del POTA. A todo ello hay que añadir las casi 18.000 viviendas de la “Normalización”. Con lo que el ajuste en la dotación de viviendas y la superficie edificable no esta conforme a los criterios de crecimiento establecidos por el Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía

6º- FALTA DE RECURSOS HÍDRICOS.

Marbella suspende casi en todas las medidas de sostenibilidad, suspende en tener copada por el ladrillo la franja costera, suspende en insostenibilidad en su consumo de energía y de agua, según los datos del Informe de Sostenibilidad 2007, el nuestro municipio es uno de los que consume más caudal potable, con una media de 390 litros por habitante y por día; «una barbaridad». La revisión no prevé la suficiencia de recursos hídricos para garantizar los nuevos crecimientos urbanos previstos. Marbella no cuenta con la oferta de recursos disponibles suficientes para atender a una población de derecho prevista y mucho menos a una población de hecho que en muchos casos triplica la de derecho. Hay que sumar a ello los fuertísimos consumos “industriales” de agua de los 14 campos de golf del municipio, que en muchos casos los extraen del acuífero.

7º- UN MODELO DE DERROCHE ENERGÉTICO.

Marbella suspende también en el hiperconsumo energético» ya que se emplean un millón de megavatios y que en 15 años se haya incrementado un 321 por ciento la demanda de electricidad.

A pesar de que el Ayuntamiento de Marbella firmo el 30 de noviembre de 2001 la carta de Aalborg, a pesar de su compromiso de adhesión al programa de sostenibilidad ambiental de la Consejería de Medio Ambiente ”Ciudad 21” y la implantación de una agenda local 21, los datos de consumos dicen que Marbella no CUMPLE.

Ante este panorama, nada halagüeño la revisión del PGOU no propone medidas eficaces frente al cambio climático, no habilita medidas eficaces para caminar hacia una nueva cultura energética, no fomenta la reducción de los consumos y el uso de energías renovables, no asume criterios de bioconstrucción en los nuevos edificios, en definitiva no asume ni siquiera la minimización de los consumos energéticos actuales.

8º-ESPACIOS NATURALES.

Para el conjunto de los espacios naturales protegidos en la revisión del PGOU de Marbella no se establece un modelo de gestión y de conservación y mejora de estos habitats. Muchos nuevos suelos urbanizables mantienen una importante cubierta de vegetación e incluso bosque y sotobosque mediterráneo en un razonable estado de conservación, como el caso de Elviria Sur, La Vizcaína, Cabopino, Artola Alta, Los Molineros, los altos de Marbella etc, en la Revisión del PGOU no garantiza adecuadamente su preservación.

9º- AUTOPISTA POR SIERRA BLANCA.

En el capitulo de Infraestructuras de comunicación, la Revisión del PGOU sigue contemplando la construcción de la variante Norte de la AP-7, por la falda Sur de Sierra Blanca, un proyecto inadecuado estratégicamente, que añade más presión en la línea de la saturación urbana de todo el entorno costero y que afectaría de modo gratuito a una zona con valores naturales y paisajísticos. Esta parte del Complejo Serrano de Sierra Blanca esta propuesto para ser incluido en el Parque Natural de Sierra de las Nieves por sus altos valores ambientales, propuesto por el propio Ayuntamiento de Marbella y por la Delegación provincial de la Consejería de Medio Ambiente.

10º - INFORME AUKEN.

En la enmienda 101 del informe AUKEN aprobado en el Parlamento Europeo, se dice que la situación de la planificación urbana en el municipio de Marbella, donde se han construido ilegalmente decenas de miles de viviendas "que infringen probablemente la legislación comunitaria en materia de protección del medio ambiente, participación pública, política del agua y contratación pública, y que están a punto de ser legalizadas gracias a un nuevo Plan General Urbano, que no brinda seguridad jurídica ni garantías a los compradores, los propietarios y los ciudadanos en general".

Muchas de las propuestas urbanísticas no garantizan una proporción entre aprovechamientos y dotaciones, no se compensa ni se evita el deterioro del medio ambiente urbano que supone el mantenimiento de muchas edificaciones ilegales con la pretendida carga de normalización. No se corrige en muchos casos el daño patrimonial que su “legalización” les genera a los vecinos de viviendas vecinas afectados.




Visitantes conectados: 470