Urgente aplicación del reglamento de disciplina urbanística

Después de varias décadas denunciando desde Ecologistas en Acción de Córdoba, que las parcelaciones en la Sierra y en la Vega eran el principal y más grave problema medioambiental y social del término municipal de Córdoba, parece que las autoridades públicas comienzan a ser consciente de tal extremo.

Las parcelaciones legales, reconducibles, no reconducibles o ilegales han supuesto la práctica eliminación de la amplia zona de cultivo conocida como la Vega, que además de suponer una importante producción de hortalizas de gran calidad servía como regulador del duro clima estival cordobés. Las parcelaciones de la Sierra, por su parte, han devastado paisajes y zonas de alto valor ecológico y patrimonial. Con el tiempo, la desidia y/o complicidad de las distintas administraciones públicas han convertido tales procesos intrusivos de carácter urbanístico en un problema de difícil reconducción.

Además, son patentes los riesgos sobre las personas y bienes materiales de este aluvional proceso de urbanización. Parcelaciones urbanizadas irregularmente en zonas inundables que, lógicamente, se inundan periódicamente. Y parcelaciones con edificaciones sobre terrenos forestales, de difícil acceso y salida, consecuentemente, con un elevado grado de vulnerabilidad antes posibles incendios forestales.

En estos momentos, asistimos, aparentemente, a un cambio de tendencia. Los jueces comienzan a dictaminar sentencias de derribo y las administraciones públicas refuerzan la normativa urbanística.

Desde Ecologistas en Acción solicitamos que no sólo se actúe hacia el futuro sino también para enmendar los desafueros del pasado. Por ello, pedimos la aplicación inflexible, tendente a los derribos inmediatos, del nuevo reglamento de disciplina urbanística.

Pero también pedimos el derribo de todas aquellas construcciones que quedaron en el actual PGOU como zonas no reconducibles y no se doten, por la vía del procedimiento de los Planes Especiales de Mejora del Medio Rural, de ningún tipo de infraestructura.

Asimismo, conscientes de que, en muchos casos, las construcciones legales son tan dañinas como las ilegales pedimos un redimensionamiento mediante una innovación del actual y vigente PGOU que declare no urbanizables algunas de las zonas declaradas como urbanizables en las pedanías de Sta. María de Trassierra y Cerro Muriano.




Visitantes conectados: 451