Vertidos fecales realizados en el río Guadalete

Ecologistas en Acción denuncia ante la Agencia Andaluza del Agua (AAA), los vertidos fecales de la depuradora de Arcos.

Solicita a la administración competente, la AAA, dependiente de la Consejería de Medio Ambiente, una investigación de los vertidos fecales realizados en el río Guadalete la semana pasada, la sanción administrativa para los responsables y la reparación de los daños causados.

A la Junta de Andalucía le corresponde el control y vigilancia de la calidad de los ríos y debe sancionar a los infractores, siendo un hecho muy grave los vertidos fecales en el río Guadalete, esperando que la avería que aducen los infractores sólo sea un hecho puntual.

Según el Artículo 140 de la LEY 7/2007, de 9 de julio, de Gestión Integrada de la Calidad Ambiental, son infracciones muy graves la realización de vertidos directos o indirectos a cualquier bien del dominio público hidráulico cuando se haya producido un daño o deterioro grave para el medio ambiente o se haya puesto en peligro grave la salud o seguridad de las personas.

Según esta misma Ley, la comisión de infracciones administrativas muy graves se sancionará con multa desde 300.506,62 hasta 601.012,10 euros.

El artículo 167, de esta misma ley, obliga a la reparación del daño causado y a indemnizar por los daños y perjuicios derivados del mismo, por lo que deben retirarse los vertidos hechos ilegalmente al río.

Por último, señalan que si estos vertidos u otros de similar importancia se producen periódicamente, el Ayuntamiento debería de plantearse la retirada de la concesión del servicio de depuración de aguas residuales y la gestión de la EDAR a la empresa que lo gestiona.




Visitantes conectados: 452