Muerte de los alcornoques en Doñana

Ecologistas en Acción como representante de las organizaciones conservacionistas andaluzas del Consejo de Participación, manifestamos que se trata de uno de los problemas más graves que padecen las dehesas andaluzas y el monte mediterráneo desde hace más de tres décadas y que ya ha llegado a Doñana, y así lo hemos dicho en la última sesión del pleno de este organismo, celebrada en en la Estación Biológica de Doñana (EBD) en el municipio de Almonte (Huelva), el pasado 9 de abril.

Los alcornoques del espacio protegido ya están afectados por el fenómeno conocido como "la SECA", provocado por un hongo patógeno denominado ’Phytophthora Cinnamomi’. Este hongo produce "la muerte súbita de los árboles, provocando la muerte masiva de las raíces, gangrenando el tronco y fosilizando las ramas".

De este modo, hemos pedido se busquen soluciones que pasan por identificar todos los alcornoques afectados, estudiar y aplicar tratamientos curativos y remedios que ya están llevando a cabo en fincas de Zalamea la Real (Huelva), así como solicitar al presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, que estas medidas "se hagan extensivas a otras comarcas también afectadas por el hongo y especialmente se lleven a cabo en árboles singulares".

También subrayamos que en la península Ibérica la SECA "está afectando gravemente" a todo el suroeste, barajándose cifras de un millón y medio de árboles destruidos por este fenómeno que actúa "como un incendio silencioso, lento, pero muy voraz".

En Andalucía existen aproximadamente unos 500 focos y el epicentro se sitúa en el Andévalo onubense, de manera que el problema es muy grave para la supervivencia de las dehesas y del monte autóctono mediterráneo, en general y que las encinas y los alcornoques son mucho más que simples árboles, puesto que forman parte de un ecosistema único que alberga una importante biodiversidad y a las especies más emblemáticas de la península ibérica como son el lince y el águila imperial.




Visitantes conectados: 517