El Ayuntamiento de Barbate se niega a cumplir la legalidad urbanística

El 20 de septiembre de 1996 el Ayuntamiento de Barbate decretó la obra de construcción de la Casa Club Social de la Dehesa de Montemedio sobre un suelo declarado No Urbanizable Común por el Plan General aprobado un año antes. Por otro lado, se deforestó sin permiso parte de la finca para construir un campo de golf. Estas actuaciones ilegales llevaron a las distintas administraciones y a los colectivos ecologistas a emprender acciones judiciales contra el Ayuntamiento e Ibercompra, la promotora del complejo. Tras años de lucha en los tribunales, las últimas sentencias son claras. El Ayuntamiento de Barbate debe derribar el complejo construido ilegalmente e Ibercompra debe restituir la cubierta forestal existente sobre el campo de golf.

El colmo de la desfachatez.

Pese a la clarividencia y obligatoriedad de las sentencias, el Ayuntamiento de Barbate elude sus competencias y se niega a cumplir el derribo una y otra vez, con argumentos sin peso ni razón, que han sido desestimados reiteradas veces. Lo más dramático y bochornoso de la situación es que la ilegalidad manifiesta y demostrada pretende ser recompensada con un nuevo Convenio Urbanístico cuyos objetivos esenciales son crear más plazas hoteleras y ampliar el campo de golf. Respecto a esta última cuestión, esperamos que la Concesión de Agua que le ha dado Confederación Hidrográfica no tenga nada que ver con el asunto, y realmente sea para regar cultivos industriales.

Moratoria litoral

El ordenamiento urbanístico en el litoral de la provincia de Cádiz está puesto en entredicho a causa de la postura del Ayuntamiento de Barbate que se niega a cumplir la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía. Ecologistas en Acción Cádiz exige al Ayuntamiento de Barbate el cumplimiento íntegro de la sentencia y que acabe con la política urbanística de especulación y chantaje en el litoral. De nuevo pedimos a la Junta de Andalucía que ponga en marcha una Moratoria de Construcción en el Litoral a tenor de todos los casos que están salpicado la cosa gaditana. Desde Trebujena hasta San Roque se suceden gran cantidad de irregularidades urbanísticas. Construcciones ilegales y amenazas en el Puerto de Santa María, parcelaciones ilegales en Chiclana, Vejer, Chipiona, Sanlúcar, recalificaciones fantasmagóricas en Barbate, Conil, San Roque... Si la Junta y los distintos ayuntamientos no ponen freno a esta voraz carrera especulativa, el litoral gaditano va a llegar a una situación de catarsis urbanística.




Visitantes conectados: 527