El Alcalde impide una propuesta para la protección forestal

El Alcalde de El Puerto se ha negado a incluir en el orden del día del Pleno del próximo jueves una proposición de Ecologistas en Acción que textualmente dice:

“En el Plan General de Ordenación Urbana se protegerán todas las zonas forestales como Sistemas Generales de Espacios Libres o Suelos No Urbanizables de Especial Protección, para garantizar así la integridad y las importantes funciones ecológicas, paisajísticas, recreativas y sociales de estos espacios naturales. Así mismo se determinarán zonas de regeneración forestal para compensar la pérdida de terrenos forestales que ha tenido lugar en el término municipal de El Puerto en estas últimas décadas.

Se entenderán por terrenos forestales aquellos definidos por la Ley 2/1992 Forestal de Andalucía y la Ley estatal 43/2003, de Montes”.

Esta propuesta la hemos realizado en tiempo y forma en base al art. 31 del Reglamento de Participación Ciudadana del Ayuntamiento, que permite que asociaciones puedan solicitar la inclusión de un punto en el orden del día de los Plenos. La aprobación de esta propuesta y el posterior compromiso de trasladarlo al PGOU habría sido sin duda la mejor forma de celebrar el día Mundial del Medio Ambiente, pero no ha podido ser. Esta actitud de Moresco evidencia la cada vez más evidente intención del actual Equipo de Gobierno de volver a las andadas de IP-PSOE para urbanizar importantes masas forestales, en contra de sus compromisos y promesas preelectorales. Hay que recordar que tanto Moresco e Ybarra como su socio Antonio Ruiz participaron el 30 de noviembre de 2006 en la gran manifestación que recorrió las calles de El Puerto en demanda de “Una ciudad con futuro para todas y todas”, y en cuyo manifiesto se incluía la solicitud de “La conservación de la totalidad de las zonas forestales que aún sobreviven”. Este manifiesto fue refrendado por unanimidad por el Pleno del Ayuntamiento de fecha 1 de diciembre de 2006, y por tanto debe ser vinculante para la corporación municipal. Pero al parecer se les ha olvidado.

No contentos con bloquear un acuerdo para conservar las masas forestales, pretenden ahora a prisa y corriendo urbanizar uno de los mejores bosques que quedan en el municipio. Mientras se tramita el nuevo PGOU, Moresco e Ybarra tramitan una modificación del anterior para posibilitar la rápida urbanización del Rancho Linares.

Esta pretensión no tiene más justificación que las prisas de los actuales propietarios para que no aumente el nivel de protección de este bosque, ya que el nuevo PGOU propone la conservación de algo más de la mitad del mismo. Con esta modificación, esta superficie protegida se reduce aún más, aumentándose las viviendas en 460, de 800 a 1.260. Es absurdo que ante la actual crisis económica, que tiene su base en el estallido de la burbuja inmobiliaria, y cuando grandes promociones de viviendas en actuales suelos residenciales están paralizadas, se pretenda ahora urbanizar uno de los mejores bosques que nos quedan. Baste decir que entre La Florida, las Marías y la bodega de El Pino, colindante con el Rancho Linares, hay más de 5.000 viviendas pendientes de construir.

El Rancho Linares es una zona de altísimo valor ecológico y paisajístico que incomprensiblemente no gozan de la necesaria valoración ni protección. Es una de las zonas de mayor biodiversidad de la Bahía, pues se han catalogado 203 especies de plantas, algunas protegidas por la ley. La Directiva Hábitat protege los arenales costeros porque: “constituyen el hábitat de especies de la flora y fauna amenazada, siendo de interés comunitario, incluso prioritario como es el caso de las dunas litorales con cubierta de pino piñonero, sabinas y enebros, Juniperus sp, los cuales tienen asignado los códigos 2270 y 2250”. Estos terrenos son igualmente “área potencial de enebro marítimo, Juniperus oxycedrus ssp macrocarpa, subespecie de la flora amenazada andaluza catalogada como en peligro de extinción, además de ser parte del área de distribución general del camaleón (Chamaeleo chamaeleon), especie protegida por la ley. La urbanización de zonas con poblaciones de camaleones y la destrucción de pinares y retamares es una flagrante violación de la ley.

Por esta finca pasa un importante elemento del Patrimonio Histórico: el acueducto de la Piedad, obra realizada en el s. XVIII para conducir el agua desde los manantiales de La Piedad hasta El Puerto de Santa María, conocida también como la obra de “La Fuente”. En la zona trasera del Rancho Linares, sobre la que se pretende construir, es bien visible una de las lumbreras.

Ecologistas en Acción ha solicitado intervenir en este punto para exponer la necesidad de proteger este magnífico bosque de la especulación urbanística, y exigirá a los concejales y concejalas, sobre todo a los del equipo de Gobierno que se comprometieron en la anterior legislatura a proteger todas las masas forestales, que voten en contra de esta modificación del PGOU e incluyan este bosque en el nuevo PGOU como Suelo No Urbanizable Especialmente Protegido.




Visitantes conectados: 480