La ampliación del Puerto de Tarifa amenaza el equilibrio del Estrecho y sus habitantes

Ecologistas en Acción ha presentado alegaciones al proyecto de construcción de un megapuerto en Tarifa. Los ecologistas denuncian una larga serie de impactos ambientales sobre la biodiversidad y los recursos naturales en el corazón marino del Parque Natural del Estrecho y de la Reserva de la Biosfera Intercontinental del Mediterráneo Andalucía-Marruecos.

La Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras, dependiente del Ministerio de Fomento, pretende llevar a cabo la ampliación del puerto de Tarifa en una zona que quedó excluida del Parque Natural del Estrecho en 2003 por presiones de la Autoridad Portuaria y por una manifiesta dejación de funciones de la Consejería de Medio Ambiente (CMA) de la Junta de Andalucía.

Alegaciones a la ampliación Puerto de Tarifa

Posteriormente, en 2006, tanto la Unión Europea como la UNESCO reforzaron la protección de este espacio natural por sus cualidades ecológicas y por su exclusiva biodiversidad; lla UE declarándolo Lugar de Interés Comunitario, y la UNESCO como Reserva Intercontinental de la Biosfera, junto con otros espacios naturales de Andalucía y Marruecos. Este galardón pretende llevar a cabo en el territorio una conservación de la excepcionalidad de la naturaleza presente, ser ejemplo de ordenación del territorio, desarrollo sostenible y promover la investigación y la educación, todo lo contrario a lo que se practica desde el Ministerio de Fomento, desde Puertos del Estado y desde la CMA. Las características geomorfológicas, hidrológicas y ecológicas de la zona que se excluyó de forma totalmente arbitraria del parque natural, y que ahora se pretende rellenar y destruir, no mantienen diferencia alguna con las zonas aledañas que se incluyeron en este espacio protegido como Zonas de Reservas con el máximo nivel de protección, por considerarlas “Espacios Naturales Costeros de extraordinario interés”.

Entre la larga serie de especies, hábitats y ecosistemas protegidos que se verían afectados destaca la desaparición de una especie en peligro de extinción, la lapa ferruginea (Patella ferruginea), que quedaría sepultada bajo los rellenos del nuevo puerto. Las obras de construcción y operación también afectarían a praderas de fanerógamas marinas, bosques de algas laminarias, más de una veintena de especies vulnerables y de Interés Comunitario como el coral naranja, varias especies de caracolas, erizos de mar, tortugas marinas y cetáceos, así como Hábitats de Interés Comunitario como cuevas y arrecifes sumergidos, estando todos ellos recogidos en el ordenamiento normativo europeo, estatal y andaluz.

Además de las afecciones a ecosistemas protegidos también resultarán afectados los recursos pesqueros locales, sobre todo en la fase de construcción, pues se han de realizar dragados en 5,5 hectáreas de zona rocosa mediante voladuras, para pasar de una cota de 0,5 a 9 metros de profundidad, obviando el proyecto los impactos acústicos sobre los recursos pesqueros y, presentando unas medidas correctoras absurdas al respecto.

El Estudio de Impacto Ambiental del proyecto presenta deficiencias entre las que destacamos entre otras: no analizar las afecciones a zonas protegidas aledañas, la no consideración de la figura de Reserva de la Biosfera, la no consideración de los impactos acústicos de las voladuras sobre los animales marinos, la ausencia de detalle en las operaciones para retener sedimentos resuspendidos en la obra, los cuales debido a las características hidrodinámicas de la zona y a la magnitud de la obra pueden sepultar los hábitats protegidos adyacentes.

Además, este proyecto no está justificado desde un punto de vista económico pues el tránsito de pasajeros en el Estrecho de Gibraltar ha descendido en los últimos años según datos oficiales, y a la economía local basada en el turismo de buceo, avistamiento de cetáceos y disfrute de deportes náuticos se vería afectada por la implantación de esta gran infraestructura que acarrea un severo impacto paisajístico, y que ocuparía una superficie de en torno a 22 hectáreas, equivalente a la Isla de Tarifa o Isla de las Palomas. Curiosamente en el estudio de acompañamiento elaborado por la Universidad de Cádiz para evaluar el impacto socioeconómico no aparecen estos sectores económicos anteriormente citados y, que son de los más prósperos y dinámicos en la zona.

Ecologistas en Acción de Cádiz ha solicitado que, debido a las grandes carencias de los estudios presentados por la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras y, considerando el alto impacto ambiental y la ausencia de planteamiento para un economía local con futuro, se debe retirar el Proyecto de Desarrollo del Puerto de Tarifa por parte del Ministerio de Fomento, declarar como Negativa la Evaluación de Impacto Ambiental por parte del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino e incluir las áreas marinas afectadas dentro de los límites del Parque Natural del Estrecho por parte de la Junta de Andalucía.




Visitantes conectados: 396