Destruyen el humedal de Padul

Ante la indiferencia de Medio Ambiente y el Parque Nacional de Sierra Nevada una explotación de turba -sin licencia de actividad-, está drenando una zona ZEPA acogida al Convención Ramsar.

Están destrozando el humedal de Padul ante la complacencia de las administraciones: Parque Nacional de Sierra Nevada y Delegación Provincial de Medio Ambiente.

Este hecho se denunció en enero y por entonces se paralizó la extracción de agua y se dejó que el humedal recuperara su aspecto más natural.

Hace poco han comenzado las extracciones de agua, por parte de los concesionarios de la explotación de turba, provocando la bajada del nivel de las mismas hasta en zonas que no tienen nada que ver con la concesión de extracción de turba.

Las bombas no paran de sacar agua

Este humedal forma parte del Parque Natural de Sierra Nevada- LIC ES6140004- considerada zona de protección grado A (la máxima), estando, además, reconocida como ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves) a nivel internacional y está incluido en la lista de Humedales de Importancia Internacional de Ramsar.

La empresa concesionaria de la explotación de la turba en este humedal (barbaridad ambiental que sólo puede ocurrir en este país de Europa) está utilizando maquinaria para drenar las zonas inundadas. Para que la situación sea más esperpéntica la empresa concesionaria lleva años sin tener licencia de actividad, por lo que todo lo que ha hecho hasta ahora es ilegal, pero aquí, en la tierra de María Castaña, no pasa nada.

Medio Ambiente responde -el parque Nacional, como siempre, ni se molesta en responder- que el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (P.O.R.N.) del Parque Natural de Sierra Nevada, considera compatible la explotación de turba, pero se le olvida que el artículo 172 de ese mismo PORN, establece que queda excluido cualquier aprovechamiento productivo que ponga en peligro las características de este espacio excepcional que requiere un nivel de conservación y protección especial.

En pocos días ha bajado el nivel de las aguas afectando a todo el humedal.

No sabemos para qué queremos una Consejería de Medio Ambiente que deja que se destruya el humedal más importante de la provincia, intentando encima justificarlo. Recordamos que la desecación de las zonas húmedas es un delito, (Código Penal Art. 325 y 330).

Desde Ecologistas en Acción de Granada vamos a denunciar estos hechos a nivel internacional y vamos a solicitar la exclusión del Humedal del Padul de la Convención de Ramsar y que se le retire la condición de zona ZEPA, como galardón a nuestras autoridades en el Año Internacional de la Biodiversidad, que en esta provincia se vive como en ninguna otra.




Visitantes conectados: 354