No hay soluciones a los problemas del agua en Doñana

Ecologistas en Acción afirmamos que el II Plan de Desarrollo Sostenible de Doñana (PDS), aprobado hoy por el Consejo de Gobierno, no ofrece soluciones eficientes al problema de escasez de agua que sufre el Espacio Natural de Doñana.

Ecologistas en Acción de Huelva hemos informado que la reconstrucción ecológica de Doñana debería de ser el objetivo principal de este plan sobre el cual se sustentaran todas las medidas sectoriales, para superar las carencias del primero, aprobado en 1993, el cual fue, un plan puro y duro de infraestructuras.

Los problemas de calidad y cantidad que presentan las aguas en Doñana, el primero por la incidencia de las sustancias agroquímicas y el segundo por las extracciones abusivas del acuífero Almonte-Marismas por la acción de la agricultura intensiva y la existencia de un millar de pozos ilegales en el entorno, hipotecan el futuro del enclave.

No se ha cumplido el compromiso ya esbozado en el primer plan de dotar de sistemas de depuración a los municipios de Almonte, Bollullos y Rociana, lo que significa que están entrando aguas residuales directamente en el corazón de Doñana.

El impulso de la agricultura ecológica, ahora mismo con presencia testimonial y, sobre todo, porque se cierren las puertas a los cultivos transgénicos, con los que, ya se está experimentando en algunas fincas de Aznalcázar (Sevilla). Los cultivos transgénicos suponen una lesión muy grave a la imagen de Doñana. La imagen del mayor espacio natural de Europa se puede venir abajo por esto.

Nos mostramos contrario al trasvase de aguas del río Odiel a Doñana que se recoge en el Plan para hacer frente a las necesidades hídricas, ya que, advertimos, las aguas de esta cuenca están contaminadas por vertidos mineros.

Hacemos hincapié en la necesidad de que se permeabilicen las carreteras del entorno y se haga un apuesta firme por el transporte público, de manera que se vaya prescindiendo progresivamente del transporte privado, que hace insostenible la movilidad en el espacio.

De otro lado, abogamos por un turismo respetuoso con los valores naturales y las peculiaridades de cada municipio integrado en la comarca de Doñana, así como porque se contenga la demanda urbanística y se ponga el acento en vertebrar a Doñana a través de la conexión con Sierra Morena mediante corredores ecológicos.

Por último, criticamos que la Junta de Andalucía aún no haya sido capaz de decir que no al oleoducto que proyecta la Refinería Balboa desde Extremadura hasta la costa de Huelva, la infraestructura más insostenible que se pueda imaginar en el entorno de Doñana y que supondrá, que cada tres días un petrolero llegue a la costa onubense.




Visitantes conectados: 418