Graves destrozos en el Parque Natural Sierra de Grazalema

Ecologistas en Acción ha solicitado a la delegada de la Consejería de Medio Ambiente (CMA) la inmediata paralización de las obras de varias pistas forestales que se están construyendo en las fincas Breña del Agua, Navazo y Rancho del Moro, término municipal de Grazalema y en pleno Parque Natural Sierra de Grazalema. Estas obras están destruyendo frondosos bosques de encinas y quejigos en las laderas de Sierra Margarita y afectando a parajes emblemáticos del parque por su alto valor paisajístico, como son el Puerto de Alhucemas y el llano de los Albarranes.

Estas fincas y otras colindantes han sido adquiridas por unas sociedades (‘Cerro del Duque S.A.’, ‘Sierra del Labradillo S.A.’ y ‘Arroyo de la Breña S.A.) que tienen al mismo propietario, que se ha convertido en el mayor terrateniente del Parque Natural gracias a la complicidad de la CMA, que por sistema no contesta a las ofertas de compra, a pesar de su alto valor ecológico pues, entre otras cosas, tienen dos pinsapares. Las pistas tienen como finalidad facilitar la caza mayor, pues aquí se abaten los ejemplares de corzo, ciervos y cabras montesas que se crían en los montes públicos de la colindante Zona de Reserva del Parque Natural, donde se encuentra el famoso Pinsapar.

Estas obras ya fueron denunciadas por Ecologistas en Acción cuando se iniciaron en mayo del año pasado, advirtiendo de los graves impactos que estaban provocando. La CMA no hizo nada, ni siquiera contestó a nuestra denuncia, por lo que volvimos a denunciarlo en noviembre exigiendo la apertura de una investigación para depurar responsabilidades por la falta de actuación de los responsables del Parque Natural y de la Delegación provincial de la CMA, escrito al que tampoco se nos ha contestado. También pedimos la intervención de la Junta Rectora del Parque, en la que proyectamos fotografías que dejaban en evidencia la gravedad del daño causado, pero el presidente de la Junta Rectora, Antonio Perales, como es habitual, no ha hecho nada.

Estas obras incumplen numerosos objetivos, criterios, directrices y normas del Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN) y del Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Natural (PRUG) del Parque Natural, que obligan a la conservación de la identidad paisajística del Parque Natural, a mantener y recuperar las formaciones boscosas densas, a promover técnicas agropecuarias que impidan el deterioro del suelo o a potenciar el mantenimiento de la integridad de las vías pecuarias. Estos planes imponen restricciones en la construcción de infraestructuras cuando se produzcan daños en el paisaje y prohíben prácticas y actividades que puedan originar procesos erosivos, y construir pistas forestales que impliquen remover el suelo en zonas de más del 20% de pendientes (estas pistas se construyen en zonas de hasta el 50% de pendiente).

La CMA autorizó su construcción sin que existiera informe técnico sobre las afecciones a los recursos naturales y al paisaje de esta zona del Parque Natural, ni de informe jurídico alguno que acreditara que cumplía con las normas de este espacio protegido. La CMA, a pesar de las evidencias del impacto causado -se ve desde kilómetros de distancia-, y de las denuncias existentes, ni siquiera ha comprobado si las obras cumplen con las condiciones que se le impusieron. Ecologistas en Acción ha podido comprobar que entre los incumplimientos de los propietarios de estas fincas está: inexistencia de proyecto adecuado a las condiciones de la autorización, taludes y terraplenes con pendientes superior –algunos totalmente verticales- a los autorizados, tala de muchos más árboles que los que se contemplaban en el proyecto, inexistencia de la preceptiva autorización de la Agencia Andaluza del Agua por afectar al arroyo de la Cueva, afección a la vía Pecuaria Colada del Argamazón…

Ni la manifiestos incumplimientos de la normativa legal del Parque Natural y de las condiciones de la autorización por parte de los propietarios de estas fincas ha motivado que se proceda a la paralización de las obras y a la correspondiente anulación de la autorización por ser contraria a derecho.

Por todo ello, Ecologistas en Acción ha vuelto a reiterar a la sra. delegada de la CMA, Silvia López, que proceda a la inmediata paralización de las obras, y que en base a lo estipulado en la Ley 30/92 de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas se inicie el procedimiento de nulidad de las autorizaciones concedidas para la construcción de estas pistas forestales por haber sido dictadas “prescindiendo total y absolutamente del procedimiento legalmente establecido” y ser “contrarias al ordenamiento jurídico… vulnerando leyes u otras disposiciones de rango superior”.

Así mismo exigimos se abra una investigación para depurar responsabilidades por la falta de actuación y de tramitación de nuestras denuncias por los funcionarios y/o responsables a la Delegación de la CMA y del Parque Natural.

Reportaje fotográfico realizado desde el terreno y desde el aire, en el que se puede comprobar la magnitud de las obras realizadas y de los impactos causados.




Visitantes conectados: 503