Un pueblo con dignidad

La población de Cortes de Baza se rebela contra la imposición de las obras ilegales para llevar agua desde el río Castril a Baza.

Sin haberse aclarado los procesos de expropiación las máquinas están entrando en fincas y cortando la arboleda sin comunicación a los propietarios.

El pueblo a una se ha enfrentado a las máquinas para detener este atropello indigno de un país que se llama democrático.

El Decreto en que se amparan estas obras, llamadas de emergencia, ha sido declarado nulo de pleno derecho por sentencia del Tribunal Supremo.

Ni hay emergencia ninguna, ni hace falta agua en Baza, ni las aguas del Negratín no son aptas para el consumo (bueno, para la gente de Baza no, para la de Almería sí es buena). Todo son mentiras y manipulaciones de políticos de tres al cuarto que sólo miran sus intereses particulares en vez del bien común.

Protesta
Entre la máquinas y la Guardia Civil

La vega de Baza es un coladero de cientos de pozos ilegales que están dañando al acuífero, pero la administración responsable no hace nada.
Agua no ha faltado nunca en Baza, a pesar de que el Ayuntamiento admite pérdidas en la red superiores al 30%.

Se pide agua para casi cien mil personas cuando sólo hay que abastecer a una población de 34.000 habitantes. Y además cuentan con el agua que ya tienen ahora.
Si hace falta agua para consumo, -lo que deberían de demostrar- muy cerca tienen una tubería que lleva agua hasta el Almanzora para riego y consumo. Es baratísimo poner una conexión y la infraestructura ya está hecha.

Río Castril
Empeñados en destruirlo

Es una barbaridad ambiental, social y económica traer agua desde 40 km cuando la tienen al lado y a muy poco coste
Va a arrasar las vegas de Cortes de Baza, fuente de vida de su población, en una obra ilegal e inútil.

Por eso la gente de Cortes de Baza no está dispuesta a permitir que le tomen el pelo, conscientes de la ilegalidad de las obras y de las expropiaciones y del daño que va a sufrir su pueblo y su economía, y va a resistir hasta que retorne la cordura a la administración y elija -si son tan necesarias las aguas- otras alternativas menos dañinas y mucho más económicas.




Visitantes conectados: 242