Carretera en Oyambre: destruyendo marisma protegida

Bajo el lema: ¡En Defensa de nuestro Parque Natural, la Restauración de su Paisaje y la Paralización de las Obras de la Carretera que Destruyen la Marisma! se ha realizado este sábado 28 de agosto, una manifestación en el Parque Natural de Oyambre, a la que acudieron numerosas personas, recorriendo el tramo de carretera que se está abriendo a través de este espacio protegido.

Convocan esta manifestación y suscriben el comunicado: Ecologistas en Acción Cantabria, ARCA, Mortera Verde, SEO-BirdLife, Federación ACANTO, Asociaciones ICARO, TUDANCA Y TRES MARES, Revista Cantárida, Asamblea de Mujeres de Cantabria y Traperos de Emaús.

Al finalizar el recorrido se leyó el siguiente comunicado:

"Nos oponemos a la variante de Oyambre por las siguientes razones:

– Porque destruirá varias hectáreas de una de las manchas de carrizal y
salceda mejor conservadas, por su calidad, espesor y continuidad, de toda la
costa de Cantabria.

– Porque contribuirá a la ruptura de la conexión hidrológica y ambiental de
la marisma y el arroyo de Los Llaos con la playa de Oyambre, machacando un
Lugar de Interés Comunitario de la Red Natura 2.000 protegido por la UE, y
en el corazón de un Parque Natural que continúa, después de casi 25 años,
sin PORN ni PRUG que lo ampare lo que añade mayores sospechas sobre la
búsqueda de impunidad en tal iniciativa.

– Porque margina la prioridad urgente en la regeneración y restauración
integral de los valores ambientales y el paisaje de una zona húmeda que
resulta fundamental para amortiguar los impactos de los temporales, la
subida del nivel del mar y los efectos del cambio climático.

– Porque los desafíos a los procedimientos, las sentencias y los marcos
legales de la variante no han tenido en cuenta la consulta preceptiva al
Patronato del Parque Natural, no cumplen los criterios de conservación
contemplados en las Directivas comunitarias, ignoran las directrices
establecidas en la Ley de Carreteras de Cantabria para los tramos de
especial protección ambiental y paisajística, y no han esperado a la
aprobación de la normativa básica del espacio protegido.

– Porque la inversión y el derroche de caudales públicos en la obra que se
está realizando no contempla mayor exigencia en la eliminación de usos y
actividades impactantes en la franja marítimo-terrestre y en la zona de
servidumbre de protección con la prohibición de garitos, tejavanas, zonas de
acampada, vertidos de aguas residuales, cierres…, que han ocupado
ilegalmente terrenos públicos e impiden el libre tránsito de personas en el
entorno de la marisma y la desembocadura del arroyo de Los Llaos.

– Porque favorece los intereses privados del campo de golf que se localiza
en sus proximidades al pretender consolidar una práctica deportiva en un
lugar que, según sentencia reciente y definitiva, ha de ser restituido al
estado natural en que estaba el sistema dunar que ocupa en la actualidad,
dentro de la ruina y el abandono en que se encuentra los restos de la torre
de ballenas, un singular testimonio etnográfico de las culturas marineras,
que corona el recinto y de la falta de protección del mayor conjunto de
yacimientos prehistóricos al aire libre de Cantabria, especialmente del
periodo Mesolítico.

– Porque existen otras alternativas para resolver los problemas de tráfico
de vecinos y usuarios sumergiendo en el paisaje los impactos de rotondas y
aparcamientos en uno de los lugares más frágiles y representativos del
Parque mediante su retranqueo a la margen derecha de la carretera a La
Revilla o a la intersección del camino del camping Rodero y el uso de
itinerarios alternativos por los tres viales transversales desde Gerra y Los
Llaos al eje Barreda–La Revilla, y por la red interna de caminos locales,

– Porque apoyando la mejora del resto del trazado – siempre que se respeten
las perspectivas abiertas y diáfanas, y las profundas cuencas visuales de la
carretera entre Oyambre y el Puente de la Maza–, denunciamos que este verano
han sufrido un insoslayable efecto-pantalla con el aparcamiento de cientos
de vehículos en sus arcenes laterales, se ha tratado de ocultar el vertido
de aguas residuales en la playa con un relleno provisional, y se ha
procedido a la retirada provisional de la maquinaria pesada de las obras
para esconder al público y los medios de comunicación la ejecución y los
impactos del proyecto.

– Exigimos, pues, la suspensión definitiva del proyecto, la realización de
un programa de restauración integral de los valores ambientales y el paisaje
de Oyambre, la restitución de los lugares afectados a su estado original
–incluida la marisma por donde discurre la variante y el sistema dunar
ocupado por el campo de golf–, y el retranqueo y desmantelamiento de los
aparcamientos y las ocupaciones ilegales de la franja marítimo-terrestre y
las zonas de protección costera."

La apertura del nuevo tramo de carretera es un verdader atentado ambiental por lo que no se descarta presentar
una denuncia en la fiscalía de medio ambiente y ante la Comisión Europea por
tratarse de un LIC de la Red Natura 2000.




Visitantes conectados: 652