Demanda y petición de paralización de las obras del vertedero de Toledo

Ecologistas en Acción ha presentado ante el Tribunal Superior de Justicia de Albacete la demanda y una petición de paralización urgente de la obras del nuevo vertedero de Toledo dentro del procedimiento contencioso administrativo que la asociación inició contra la autorización ambiental integrada emitida por la Consejería responsable de medio ambiente a este proyecto de la Diputación de Toledo.

El escrito de demanda con la solicitud de paralización ha sido trasladado al procurador el pasado lunes para su presentación en el TSJ y consta de 50 folios y 2 informes periciales.

Los motivos de la demanda se centran, entre otros, en el crítico impacto ambiental del proyecto, que se emplaza en una zona de altísimo valor ecológico y paisajístico, la Dehesa Aceituno, el enclave mejor conservado del término de Toledo y hábitat de numerosas especies protegidas, entre ellas dos en peligro de extinción el Águila Imperial Ibérica y Águila-Azor Perdicera.

El impacto ambiental del vertedero no fue correctamente evaluado ni por el promotor en el estudio de impacto ambiental ni por la Consejería responsable de medio ambiente en la declaración de impacto ambiental. Las deficiencias más notables de la evaluación ambiental recaen, por un lado, en el enjuiciamiento del impacto crítico sobre las especies en peligro de extinción, la vegetación y el paisaje, lo que debiera haber llevado a la declaración de inviabilidad del proyecto y a la búsqueda de otros emplazamientos alternativos.

Por otro lado, el análisis de alternativas se rebela como uno de los aspectos claves del recurso de Ecologistas en Acción, por cuanto, a juicio de los servicios jurídicos y técnicos de la asociación, no se realizó correctamente. De las alternativas planteadas se escogió la de mayor coste e impacto ambiental, argumentando intereses socioeconómicos y la inviabilidad de las otras alternativas. Plantear alternativas que luego se consideran inviables es una contradicción evidente y un incumplimiento manifiesto de la legislación de impacto ambiental, y pone de manifiesto que la elección de Dehesa Aceituno no fue objetiva y estaba predeterminada.

Además, no se justificó debidamente porqué no se plantearon otras alternativas tanto dentro como fuera del término municipal de Toledo, ya que no había ningún impedimento legal para ello. Todo apunta, como ya ha reiterado Ecologistas en Acción que el emplazamiento del vertedero se elige en función de intereses políticos y especulativos ligados al POM de Toledo y no por razones de carácter técnico ni medioambiental.

En este sentido hay que recordar que ya hay una sentencia, promulgada por el Juzgado nº 2 de lo Contencioso Administrativo de Toledo tras demanda de los propietarios de los terrenos de Dehesa Aceituno, en los que se anula el expediente de expropiación, entre otros motivos, por “que no ha sido efectuada valoración de distintas alternativas o ubicaciones”.

A la vista de que hay suficientes y evidentes indicios de que el procedimiento de aprobación del proyecto ha incurrido en ilegalidades, que las obras ya se han iniciado con el balizamiento de las zonas afectadas y que desde el inicio de las mismas se podrían producir impactos críticos e irreversibles sobre el medio ambiente, Ecologistas en Acción ha solicitado también al TSJ la paralización urgente de las mismas.

Ecologistas en Acción espera que la demanda subsane el fracaso evidente de las Administraciones que han intervenido en la tramitación del proyecto a la hora de garantizar la legalidad de las actuaciones y de ofrecer un emplazamiento alternativo mínimamente razonable desde el punto de vista ambiental.




Visitantes conectados: 363