De la complicidad a la manipulación

Ante las acusaciones vertidas el pasado mes de agosto por el Partido Andalucista de Priego, en las que ha calificado a los grupos ecologistas de Priego de mantener un “silencio cómplice” ante lo calificado por esta formación política como “atentado ecológico” ( construcción de la ciudad de los niños en una zona ajardinada ), desde Ecologistas en Acción de Priego realizamos las siguientes puntualizaciones:

- Ecologistas en Acción es una asociación de ciudadanos, que dedican parte de su tiempo libre y de sus recursos a la defensa de unos intereses que creemos benefician a toda la sociedad.

- Ecologistas en Acción no es ninguna Administración ni organismo oficial, ni recibe ningún tipo de fondos para realizar su labor, por lo que no tiene la obligación de realizar ninguna las muchas actividades que se realizan, ni se le puede exigir nada.

- Ni el Partido Andalucista ni ninguna otra formación política ni social tienen validez para decirle a esta ni a ninguna otra asociación de ciudadanos, lo que tienen o no tienen que denunciar.

- Si el Partido Andalucista cree que se ha cometido un atentado ecológico,
(nosotros no lo creemos) puede, al igual que nosotros o cualquier ciudadano, denunciarlo ante los organismos competentes. Algo que sería moralmente más aceptable que decirle a los demás que lo hagan.

- Que desde un partido político se diga a los ciudadanos lo que deben o no deben de hacer tiene un nombre: Manipular. La manipulación es algo que los políticos, profesionales de la falacia, saben hacer muy bien. Con este tipo de declaraciones parece que desde el Partido Andalucista, se intenta manipular a esta asociación para obtener un beneficio en sus intereses políticos.

- Finalmente, nos alegra la preocupación del Partido Andalucista de Priego por los jardines y el arbolado urbano y deseamos que haya pasado para siempre su desmedido afán por practicar la eutanasia a todos los árboles “enfermos” que pueblan las escasas zonas verdes de nuestro municipio.




Visitantes conectados: 169