Asesinada por 12 proyectiles una lince llamada Esponja

Ecologistas en Acción de Andalucía denunciará ante la Fiscalía de Huelva la muerte del lince ibérico ’Esponja’, fallecido el pasado día 22 de septiembre en Doñana a causa de los traumatismos múltiples provocados por 12 proyectiles plomados.

La Fiscalía debe abrir una investigación sobre el asesinato de un ejemplar de una especie protegida como es el Lince ibérico, hecho que constituye un delito y está penado con prisión, y exigir responsabilidades a todos los que tienen competencias en la conservación de la especie, en peligro crítico de extinción.

Si un hecho como este ocurre con total impunidad y pasamos página, mañana volverá a cometerse otro delito de estas características y los cazadores furtivos acabarán con todos nuestros esfuerzos, ilusiones y toda la inversión que estamos haciendo para conservar al felino más amenazado del planeta. Recordamos que el II Life para la conservación del lince cuenta con un presupuesto de 26 millones de euros.

El animal, una hembra de dos años y medio de edad procedente del núcleo Puebla-Aznalcázar, fue manipulada, pues el lugar en el que falleció no es el mismo en el que fue encontrado el cadáver, en la carretera A-494 de Moguer (Huelva), como demuestra que los restos orgánicos vegetales encontrados en el pelaje del lince son diferentes a los que se pueden encontrar en el paraje donde apareció.

Lamentamos que en el mundo rural hay mucha permisividad con las actividades ilícitas de caza y, en este sentido, señalamos que algunos furtivos están respaldado con el silencio cómplice de otros cazadores con licencia. Así, advertimos que el 80 por ciento de los linces necropsiados tenían en su organismo restos de perdigones.

Tal y como reconoció el consejero de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, José Juan Díaz Trillo, unos días después de conocerse el suceso, existió inquina a la hora de darle muerte a este ejemplar, pues se tiene constancia de que se dirigieron contra el mismo varios balazos.

Según recoge la necropsia, en el cuerpo del animal se encontraron al menos 12 proyectiles plomados en diversas localizaciones con afección de los órganos vitales.

De estos 12 proyectiles, dos se encontraban alojados en el cráneo, cuatro en el pecho, tres en la zona torácica, uno en la zona abdominal ventral, uno en el tercio posterior y uno último en una de las extremidades posteriores. Los disparos le provocaron múltiples fracturas en el cráneo y en el hueso frontal, así como en la escápula derecha y la caja torácica.




Visitantes conectados: 604