La nueva reordenación urbanística de Las Aletas no convence

Ecologistas en Acción y WWF, estamos en contra de que la vieja marisma de Puerto Real se convierta en un parque industrial en mitad de la Bahía y plantearemos batalla otra vez para que el proyecto se detenga. Se consiguió en octubre de 2009, donde el Tribunal Supremo paralizaba en seco las obras. Este fallo dio al traste con diez años de trámites en favor del tercer parque logístico de Andalucía y ha obligado a las administraciones públicas a cambiar el proyecto y ajustarlo a las directrices marcadas por el Alto Tribunal. El Supremo detectó defectos de forma en su tramitación y destacó que el parque vulneraba la Ley de Costas.

En su día denunciamos, que se ocupaba una reserva de terreno para uso industrial en zona de dominio público marítimo-terrestre, pero el Supremo dejó la puerta abierta a la continuidad del parque, como era de esperar las administraciones tenían que justificar con más detalle el interés social de Las Aletas para ocupar 527 hectáreas en una zona sensible.

El informe de la consultora Tragsa, que depende del Ministerio de Medio Ambiente, expone la redacción de un nuevo plan urbanístico que cumpliera a rajatabla con las órdenes medioambientales donde la protección de la zona pasaba de 120 a 140 hectáreas, en detrimento del área dedicada a logística y transporte. El informe de Tragsa es una golosina para colar un parque industrial en esta ubicación.

Por la tanto Ecologistas en Acción y WWF, en este nuevo curso que ha tomado Las Aletas no da solución al problema sino degrada aún más la zona. Por lo que vamos elevar a nuestras comisiones jurídicas los nuevos movimientos que ha iniciado la Administración para sacar adelante el proyecto de parque empresarial. No hemos llegado hasta aquí para aceptar finalmente una ampliación de la zona de protección. No es una cuestión de más o menos hectáreas protegidas. Al contrario. Las Aletas debe mantener su condición de marisma. El fin último de las administraciones públicas es velar, proteger y garantizar el uso del dominio público. El informe de Tragsa trata de bendecir un proyecto insostenible.

La provincia cuenta con suelo industrial suficiente para albergar un complejo de estas características, es el caso del polígono de Las Salinas, en El Puerto. La inversión en Las Salinas sería menor que en Las Aletas.

El espacio de Las Aletas goza de un alto valor ecológico. No estamos en contra del desarrollo ni del progreso económico de la Bahía de Cádiz, pero Las Aletas debe mantener su función de marisma. Tampoco vale la medida que argumentan ahora las administraciones públicas de ampliar la zona de protección total en 20 hectáreas más.




Visitantes conectados: 513