Fraude que no ve la justicia

La justicia no está ciega, es que no quiere ver.

El Ayuntamiento de Cogollos Vega (Granada) ha justificado ante las administraciones públicas -INEM, Diputación y Junta de Andalucía- con copia al juzgado, unos gastos de 124.000 € en una canalización de una acequia que no vale ni 15.000 €.

Acequia de Moroz
Las gomas de oro

El Juzgado de Instrucción nº 8 de Granada, da por buenas “facturas” a medida, que no especifican en ninguna parte qué es lo que se factura, por valor de 28.000 €. Así mismo admite otras facturas en materiales, por valor de más de 60.000 € cuando la obra a ejecutar no llega a 14.000 €, incluyendo mano de obra, transporte, seguros, el proyecto, la dirección técnica y el IVA.

El Ayuntamiento proyecta el acondicionamiento de la cabecera de la acequia de Moroz, acequia histórica (construida en 1630 por monjes de la Cartuja) ya destrozada y que ha provocado varias denuncias de Ecologistas en Acción ante las diferentes administraciones (Medio Ambiente, Cultura y Confederación Hidrográfica del Guadalquivir) y consigue unas ayudas del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, de la Junta de Andalucía y de la Diputación Provincial, por valor de 60.000 y 24.000 € respectivamente, además de 40.000 € de aportación municipal.

Las obras han consistido en la colocación de 950 metros de gomas casi sin enterrar, ya que la mayor parte de la instalación transcurre por dentro de la caja de la antigua acequia, y siete arquetas aptas para las conducciones eléctricas (no para agua) en las que además, curiosamente, no hay llaves de regulación, ni para sacar agua.

Toma de gomas
Ahí se llevan todo el agua

Un ingeniero experto ha valorado -en informe oficial y visado por el colegio correspondiente- exagerando precios muy por encima del valor real del mercado, el coste material de estos elementos en menos de 3.500 € y una mano de obra de ocho personas durante quince días con transporte, seguros y bestias de apoyo, en menos de 8.000 €, totalizando un total de menos de 14.000 €, tras añadir el proyecto, la dirección técnica y el IVA.

Lo que hace a la justicia ciega es que NO VE que para esta obra se han presentado facturas por el uso de 2.310 sacos de cemento, 127 camiones de arena, 49 camiones de zahorra, 12 camiones de piedra y 38 viajes de ¿escombro?, así como 75 mallazos.

Invitamos a todo el que quiera, jueces incluidos, a que busquen estos materiales en las obras denunciadas.

Esperamos que la Audiencia Provincial, en cuyas manos está ahora el tema, sí investigue estas facturas, y falle en consecuencia y como corresponde a un estado de derecho.

Consideramos que esta obra, totalmente innecesaria, ha supuesto la destrucción de una acequia histórica, un daño a la flora y fauna del lugar, ya que no hay agua disponible ni filtraciones fuera de las gomas y un fraude a las arcas públicas, ya que difícilmente es justificable el costo del proyecto que se ha certificado como fin de obra.




Visitantes conectados: 474