Paralizado el proyecto de incineradora de residuos

Informe sobre el proyecto de incineradora de Huesca

Ecologistas en Acción se muestra satisfecha por la contestación del INAGA al Consorcio Agrupación nº 1 Huesca, como promotor del proyecto de incineradora de residuos que tenía previsto instalar en el municipio de Huesca, donde, en línea con lo demandado por la organización ecologista, detiene la actual tramitación del proyecto y avisa que no es posible su aprobación según el Plan GIRA.

Ecologistas en Acción ha sido una de las organizaciones consultadas por el INAGA (Instituto Aragonés de Gestión Ambiental), sobre el proyecto de centro de valoración energética de residuos urbanos, promovido por el Consorcio Agrupación nº1 Huesca. En el informe remitido por la organización ecologista se indicaba que era inaudito que un proyecto basado en la incineración de residuos urbanos intentara su tramitación con la normativa existente en Aragón en materia de residuos, por ir en contra de la misma.

Igualmente se recogía, que sus promotores, un consorcio de varias administraciones públicas (Ayuntamiento de Huesca, Comarcas de la Hoya de Huesca, de la Jacetania y del Alto Gállego) no apostaran por priorizar actuaciones mucho más acordes medio ambiental y socialmente, como la recuperación de residuos y su reciclaje y sí lo hicieran por fórmulas de eliminación tan negativas, como la incineración.

La incineración es la peor y la más cara de las técnicas para gestionar los residuos: dispersa peligrosos contaminantes en la atmósfera, genera micropartículas, cenizas y escorias altamente tóxicas que deberían ser llevadas a vertederos de seguridad, derrocha los recursos aprovechables contenidos en la basura y supone un peligro para el medio ambiente y la salud de los habitantes del entorno, en este caso la propia ciudad de Huesca. Además, esta tecnología genera muchos menos puestos de trabajo por tonelada de residuos que prácticas prioritarias, como la reutilización y el reciclaje.

El INAGA, en la línea de las premisas antes expuestas, traslada a estas administraciones que “no sería posible según el plan GIRA (Plan de Gestión Integral de Residuos de Aragón 2009 – 2015) la valoración energética del conjunto de los residuos que se vierten actualmente (en el vertedero de Fornillos)” como pretendían, ya que este plan sólo contempla esta posibilidad para la fracción orgánica, pero no por métodos de incineración y sería necesario, además, un sistema de recogida selectiva en origen (domicilios), que es principalmente, lo que estas administraciones intentan evitar con la propuesta de incineración.

Ecologistas en Acción considera que además de evitar los cauces de participación ciudadana en la gestión de los residuos, el consorcio nº1 Huesca ha intentado actuar con total secretismo, no aportando información sobre la tecnología y fracciones de residuos que pretendía utilizar. Por este motivo, el INAGA, le insta, a que, si en todo caso, quiere continuar con la tramitación del proyecto deberá iniciar nuevos procesos de evaluación de impacto ambiental y autorización ambiental integrada, aportando una nueva memoria ambiental donde se recoja esa información.




Visitantes conectados: 412