No al uso de esquí y motos acuáticas en la Dársena de San Jerónimo

Oposición frontal ecologista a las instalaciones en la corta de la dársena de San Jerónimo claramente incompatibles con la restauración ambiental que se está realizando con fondos europeos.

Ante la propuesta de actuación en el tapón de la dársena que maneja el Ayuntamiento de Sevilla consistente en una instalación de cable para esquí acuático, motos acuáticas y zona de atraque restauración, Ecologistas en Acción comunica que se dirigirá a la Comisión Europea para exigir la retirada de los fondos que se han destinado a la restauración fluvial en este espacio ya que las actuaciones previstas son incompatibles con los objetivos de restauración ambiental de los tramos fluviales objeto de las actuaciones financiadas por la U.E.

El Ayuntamiento de Sevilla está barajando la posibilidad de montar un cable de esquí e instalaciones para motos acuáticas en la zona del tapón de la dársena, más allá de la nueva pasarela que comunica los parques de San Jerónimo y El Alamillo. El margen izquierdo de la Dársena comprendido entre la supernorte y el puente del Alamillo está siendo restaurado con fondos europeos para su adecuación como parque fluvial, la zona final de la dársena, entre la pasarela y el propio tapón, se destinaría a zona de reserva con un uso público limitado a actividades de observación de la naturaleza y educación ambiental, destinándose la zona entre la pasarela y el puente del Alamillo a actividades que permitan un uso público más intenso.

Ecologistas en Acción ya ha solicitado a la autoridad portuaria hace unas semanas la prohibición de navegación a embarcaciones, exceptuadas las propias de gestión oficial, al objeto de garantizar al menos , en este reducido tramo, perturbaciones a la flora y fauna protegida.

Un cable de esquí, motos de agua y las instalaciones asociadas, son incompatibles con la conservación de especies y la restauración de vegetación de ribera autóctona contemplada en el proyecto y que justifican la inversión europea de 8 millones de euros. Ya hay un cable de esquí en el lago de parque del Alamillo al que se facilita el acceso con la nueva pasarela. Si se quiere atender una posible demanda para usuarios de motos acuáticas se les tendrá que buscar una ubicación compatible con los usos de ese tramo de río, pero no en este, al final de la dársena, único reducto donde poder interpretar la vegetación de ribera originaria que se debe conservar para su disfrute mediante la observación no invasiva de la fauna y que cuando se acabe la actuación permitirá la realización de actividades de educación ambiental.

Ecologistas en Acción de Sevilla denunciará el fraude en la utilización de los fondos europeos ante la Comisión Europea si finalmente el ayuntamiento promueve o autoriza actuaciones claramente incompatibles con la conservación de la lámina de agua y sus riberas permitiendo usos como el esquí, motos u otros similares que impidan que este reducto se convierta en la reserva ecológica que el proyecto contempla.




Visitantes conectados: 420