Repulsa a raíz de las filtraciones de Wikileaks

Organizaciones ciudadanas, ecologistas, agrarias y de defensa de los consumidores agrupadas en la Plataforma Andalucía Libre de Transgénicos (PALT) expresan su estupor y rechazo ante las filtraciones que demuestran la connivencia del gobierno español con los intereses comerciales de EE UU y las grandes multinacionales que controlan el mercado de semillas transgénicas frente a la postura de mayoritario rechazo de los transgénicos por parte de los consumidores andaluces y de toda Europa.

En este mes de diciembre cerramos el año 2010 con las bochornosas revelaciones, a través de los famosos cables de Wikileaks, en las que se demuestra las estrategias de presión a la sombra que han ejecutado los gobiernos de EE UU y de España junto con Monsanto, el gigante que copa casi la totalidad del comercio de semillas transgénicas. Estas presiones se han ejercido principalmente para que la Comisión Europea se alinee con los intereses comerciales de EE UU y las grandes multinacionales de las semillas transgénicas. Nos sorprende ver ese grado de connivencia en la persona del Secretario de Estado del Medio Rural Josep Puxeu de la que se desprende, según los cables de la embajada de EE UU en España, que sirve más a intereses estadounidenses que a los de España y la Unión Europea. Nos preguntamos cómo se imagina Puxeu el medio rural español, ¿acaso desea verlo convertido en una provincia agrícola de EEUU o en un gigantesco monocultivo transgénico como está siendo convertida buena parte de la Amazonía?

Los cables difundidos se suman a las declaraciones de la ministra del Medio Ambiente y Medio Rural Marino (MARM) Rosa Aguilar sobre su confianza plena en los transgénicos, una declaración de intenciones que, si no son matizadas, la sitúa en sintonía con la antigua ministra Elena Espinosa a la que los cables de la embajada de EE UU consideraban una férrea aliada del lobby protransgénico.

Estas revelaciones causan tristeza y bochorno. Resulta intolerable esta pasmosa demostración de poder de quienes quieren arrebatarnos la soberanía alimentaria para ponerla en manos del agronegocio terrateniente, agroquímico y transgénico. Desde la PALT hacemos un llamamiento a la sociedad andaluza para que se sume a la denuncia de estos oscuros manejos que van justo en la dirección contraria de un modelo agroalimentario equitativo, ecológico, saludable, sostenible y no dependiente de los intereses económicos de multinacionales y otros imperios económicos. Pedimos, también, a la Junta de Andalucía que se sume a la exigencia de transparencia y repruebe las opacas gestiones del Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino en favor de los alimentos y cultivos transgénicos y de los intereses comerciales de Estados Unidos y las grandes multinacionales del sector, que amenazan la soberanía alimentaria y el potencial agroecológico de Andalucía.

Desde la PALT exigimos una agricultura y alimentación libre de transgénicos; tolerancia cero con la contaminación genética; derecho a conservar y gestionar libremente la biodiversidad agrícola; el ejercicio de la soberanía alimentaria; y la implicación de las administraciones en facilitar información y transparencia con todo lo que tenga que ver con transgénicos. Para facilitar estos retos ponemos en marcha una campaña de incidencia social y política en la que pretendemos sensibilizar sobre los riesgos de los alimentos transgénicos, promover la declaración de Zona Libre de Transgénicos para toda Andalucía y sus municipios y movilizar a la ciudadanía para la incidencia en las políticas públicas y la construcción de alternativas agroalimentarias saludables y ecológicas.

La PALT esta integrada por la Red Andaluza de Semillas “Cultivando Biodiversidad”, FACUA-Andalucía, UCA-UCE, Ecologistas en Acción de Andalucía, Veterinarios sin Fronteras de Andalucía, Federación Andaluza de Consumidores y Productores Ecológicos (FACPE), Grupo de Soberanía Alimentaria y Género, CERAI, Ingeniería sin Fronteras Andalucía, Plataforma de Huertos Urbanos de Sevilla y Asociación La Talega. Y cuenta con el apoyo de Amigos de la Tierra, COAG Andalucía, SOC/SAT, Asociación CAAE y Greenpeace.




Visitantes conectados: 340