Se adorna el Belén de la Plaza Peral con árboles cortados

La incultura arboricida instalada en nuestra ciudad no descansa ni durante las navidades.

Un año más el Ayuntamiento de El Puerto ha adornado el Nacimiento de la Plaza Peral con un grupo de árboles entre los que se encuentran abetos y cipreses. Como venimos manifestando cada navidad, estamos en contra de la utilización de árboles de navidad que acabarán en el cubo de la basura tras las fiestas y de adornar las calles con árboles que ya llegan cortados que ni siquiera se podrá intentar salvar.

Los árboles, , se depositan ya cortados junto al Nacimiento de la Plaza Peral y se colocan en macetas delante de todos los ciudadanos que pasan por allí que pueden ver como estos árboles se utilizan simplemente como adorno.

Cada año el Área de Medio Ambiente, en una muestra de la más absoluta insensibilidad municipal, traslada a la zona sin ningún pudor estos árboles cortados de unos 2 metros de altura, de manera que pueden ser vistos por cualquier persona que pase por la zona mientras los colocan. Un ejemplo negativo por parte de quien tiene que predicar con ejemplo que a su vez presumen de una buena gestión ambiental en nuestra ciudad.

El que desde el área de Medio Ambiente se haya propuesto llevar a los escolares a plantar mil árboles en el parque Guadalete no deja de ser una muestra de insensibilidad ambiental pues no pueden compararse unos árboles pequeños acabados de plantar con aquellos grandes árboles que se han talado sin ninguna justificación cuyo beneficio para los ciudadanos es infinitamente mayor que un montón de árboles pequeños nuevos.

Los árboles no son objetos de quita y pon, son seres vivos que forman parte de nuestra ciudad y de nuestra cultura, pues ya muchas civilizaciones antiguas como romanos o musulmanes plantaban árboles tales como naranjos o cipreses en las ciudades.

Insistimos en que para próximas navidades se utilicen especies autóctonas que luego puedan ser plantadas y recuperadas ya que estos abetos que suelen utilizarse no son capaces de resistir ni nuestro clima ni el maltrato recibido, menos aún si como ocurre con los ejemplares de este año residen en la maceta con el tronco cortado.

Finalmente esperamos que 2010 sea el último año en que se repita este jardín de los horrores que todos los años se instala junto al Belén municipal y se instale en nuestros gobernantes la sensibilidad ambiental que en muchas ocasiones ellos mismos reclaman a los ciudadanos.




Visitantes conectados: 295