Valladolid vuelve a rebasar durante 2010 los niveles sanitarios de partículas y ozono

La ciudad superó durante casi la tercera parte del año las recomendaciones de partículas u ozono de la Organización Mundial de la Salud, a consecuencia del intenso tráfico motorizado

La evaluación de los datos suministrados por las 10 estaciones de las redes de control de la contaminación atmosférica del Ayuntamiento de Valladolid, de la central térmica de Michelín y de Renault a lo largo del año 2010, suministrados a Ecologistas en Acción por el Ayuntamiento y la Junta, permite observar que durante el año pasado los niveles de partículas y dióxido de nitrógeno en general se han reducido respecto a los de 2009, manteniendo la tendencia descendente respecto a los años 2003 a 2006, muy malos para la calidad del aire.

Aun así, tomando como referencia las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se obtiene que las 6 estaciones que durante 2010 han medido partículas de tamaño inferior a 10 micras (PM10) y las 4 que han medido partículas de tamaño inferior a 2,5 micras (PM2’5) superan las guías sanitarias anual o diaria de la OMS, establecidas respectivamente en 20 y 10 ug/m3 (microgramos por metro cúbico) como media anual y 50 y 25 ug/m3 como media diaria, no debiéndose superarse éstas últimas más de 3 días al año. Además, la estación de Renault en la Carretera de Madrid ha sufrido una emergencia por muy elevados niveles dióxido de nitrógeno el 4 de noviembre (alcanzando 470 ug/m3 a medianoche), no declarada por las autoridades locales ni regionales.

Respecto al ozono, el verano de 2010 ha sido el peor en la ciudad desde el de 2005. La ciudad ha rebasado en 60 días, la tercera parte de periodo de riesgo (abril-septiembre), el nivel admisible de ozono recomendado por la OMS, establecido en 100 ug/m3 como máximo promedio de 8 horas a lo largo de cada día. La situación más grave se produjo el 17 de octubre en la estación de Renault junto a Laguna de Duero, cuando se alcanzaron 1.550 ug/m3 por la mañana, sin que por parte de las autoridades regionales se declarara la preceptiva alerta.

(VER TABLA DE DATOShttp://www.nodo50.org/ecologistas.v...)

El ozono es un contaminante que provoca por inhalación un incremento de los riesgos de enfermedades respiratorias agudas y reducción de la función pulmonar, especialmente en niños, ancianos y personas con problemas respiratorios crónicos (asma, bronquitis crónica), así como el agravamiento de patologías cardiovasculares. Las partículas en suspensión están relacionadas con enfermedades respiratorias y cardiovasculares y con tumores en las vías respiratorias y pulmones.




Visitantes conectados: 260