Oposición a la intervención militar en Libia

La Red Antimilitarista y Noviolenta de Andalucía (R.A.N.A) se opone a la intervención militar de Occidente de Libia y denuncia el interés económico y geoestratégico de esta nueva guerra.

Calificamos esta intervención de cruenta e hipócrita, ya que han sido los países que ahora bombardean Libia los mismos que han vendido armas a Gadafi y le han dado cobertura política y le han facilitado su fortuna personal en cuentas bancarias en Europa, etc. Ésta intervención no defiende os Derechos Humanos, sino que está enfocada a asegurar la estabilidad política en el norte de África y a asegurarse el gas y el petróleo libio. También condenamos enérgicamente las acciones militares de Gadafi, pues éste ha ordenado bombardear a su propia población y ha mantenido al país durante decenios baja una férrea dictadura que de ningún modo aprobamos.

Recordamos a la sociedad andaluza que estos bombardeos de los países de la beligerante OTAN (que ya han demostrado de lo que son capaces en Irak y Afganistán) afectarán, sobre todo, a la población civil, dado que muchas infraestructuras del país quedarán destruidas, generará decenas de miles de desplazados y generará los “efectos colaterales” que todos conocemos.

Rechazamos la implicación española en esta guerra y recordamos al gobierno español que la posición mayoritaria de la ciudadanía española fue ampliamente expresada en 2003 cuando la sociedad entera condenó la guerra de Irak y la implicación española en este tipo de aventuras. Denunciamos la hipocresía del gobierno español, que ha vendido desde 2005 armas por valor de 10,7 millones de euros a Libia y que durante el primer semestre de 2010 exportó a Libia equipamiento militar por valor de 6,8 millones de euros.

Esta nueva guerra (cínicamente llamada por los poderosos "Odisea del amanecer") es ética y políticamente inaceptable. Exigimos políticas de Paz y Desarme. Exigimos políticas de cooperación internacional que prevengan y eviten los conflictos. Exigimos el decrecimiento radical de los gastos militares y la anulación absoluta del recurso a la violencia armada occidental como solución impuesta a países que tienen derecho a su soberanía y a la resolución pactada, dialogada y no militar de sus propios conflictos. ¡NO A LAS GUERRAS!, ¡NO A LA INTERVENCIÓN MILITAR EN LIBIA!.

Manifiesto de solidaridad con la ciudadanía de Oriente Medio y Norte de África y de condena al militarismo intervencionista de la Otan.

"... para mí la esperanza es una cosa que tengo cuando me despierto, que pierdo en el desayuno, que recupero cuando recibo el sol en la calle y que después de caminar un rato se me vuelve a caer por algún agujero del bolsillo. Y me digo: ¿Dónde quedó la esperanza? Y la busco y no la encuentro. Y entonces, aguzando el oído, la escucho ahí, croando como un sapito minúsculo, llamándome desde los pastos. La tengo, la vuelvo a perder. A veces duermo con ella y a veces duermo solo. Pero yo nunca tuve una esperanza de receta, comprada en una tienda de corte y confección, una esperanza dogmática. Es una esperanza viva y, por lo tanto, no sólo está a salvo de la duda, sino que se alimenta de la duda". (Eduardo Galeano, 1993, Diario "La República". Montevideo.)

La Red Antimilitarista y Noviolenta de Andalucía, ante la intervención armada de algunos países occidentales en Libia, y ante los movimientos ciudadanos por la democracia en países como Túnez, Egipto, Libia, Bahrein, etc., queremos manifestar a la opinión pública de Andalucía lo siguiente:

1º.- Consideramos la imposición de una zona de “exclusión aérea” en Libia como una guerra descarada que busca, en primer lugar, controlar los recursos de gas y petróleo libios, y, en segundo lugar, lanzar un mensaje a toda la ciudadanía árabe para que cese en sus revueltas contra los tiranos. Asimismo, denunciamos que esta nueva guerra es una forma de EE.UU. de imponer a Europa una acción militar en su patio trasero mientras Obama se sigue ocupando del Golfo Pérsico (Irak e Irán) y Afganistán. Esta nueva guerra neocolonialista es también un intento de distraer a la población europea respecto a sus posibilidades de levantamiento democrático frente a poderes económicos que están imponiendo aquí una dura crisis social.

2º.- Denunciamos particularmente la actitud de partidos como el PSOE y el PP que están implicando a España, una vez más, en una guerra no para defender los derechos humanos y la democracia, sino para apropiarse de recursos energéticos y asegurar el orden internacional en la zona. Como hicimos millones de ciudadanos respecto a la guerra de Irak (2003), condenamos el uso de las Bases de Rota y Morón para esta nueva guerra y exigimos su desmantelamiento inmediato, así como rechazamos el envío de cazabombarderos españoles, submarinos, barcos, etc., a la nueva guerra, la cual recuerda mucho a los bombardeos de Trípoli y Bengasi por parte de EE.UU. en abril de 1986.

3º.- Es una descarada y cruenta hipocresía intervenir en Libia, pero no intervenir, por ejemplo, en Marruecos, cuyo gobierno está haciendo masacres contra la población saharaui desde hace mucho tiempo; o contra el ejército israelí, el cual ha practicado y practica, de forma repetida, masacres contra población palestina civil indefensa. Es una hipocresía abatir militarmente, ahora, al tirano Gadafi, cuando han sido las potencias occidentales quienes le han vendido armas, engordado sus cuentas bancarias y asegurado su fortuna y mantenido en el poder durante tanto tiempo. Exigimos la devolución de la fortuna de Gadafi y sus amigos al pueblo libio y pedimos el procesamiento de los líderes europeos que han consentido las ventas de armas a Gadafi, pues esto, de forma muy clara, les convierte en co-autores de lo que Gadafi ha hecho y hace con esas armas.

4º.- La violencia armada de la OTAN (la cual debería disolverse ya) y de las potencias occidentales representan una opción inútil porque alargará el conflicto, y es una opción cruenta porque causará muchas más víctimas con sus conocidos “efectos colaterales”; además, costará una fortuna para las arcas de los estados participantes y no logrará (como no lo ha hecho ni en Irak ni en Afganistán) solucionar los problemas. Exigimos la inmediata y definitiva salida de España de la OTAN.

5º.- La sociedad libia, sus hombres y sus mujeres, tiene derecho a su soberanía, sin ingerencias occidentales, y tienen derecho a una salida política y dialogada al conflicto. Llamamos a que todos los Gobiernos, incluido el gobierno español, implicados en las ventas de armas a los regímenes de Gadafi, Ben Alí, Mubarak, etc., envíen ahora de inmediato ayuda humanitaria a la gran masa de refugiados y refugiadas que salen de Libia. Es decir, exigimos el cumplimiento del deber moral de indemnizar a la población por los daños causados al vender armas europeas a los tiranos.

6º. Expresamos nuestra más rotunda oposición al dictador Gadafi y nos posicionamos a favor de las reivindicaciones de democracia por parte de la sociedad libia movilizada en actitud de resistencia civil. Pedimos que se active una política de Paz con justicia social y sin armas, integral y sin exclusiones de género. Sólo una ayuda política sin intención de ingerencia puede ser útil para el conflicto.

7º.- Pedimos a los medios de comunicación el respeto a la realidad plural y viva de la resistencia civil libia y de otros países de la zona, evitando la tendencia a focalizar las noticias desde una óptica militarista y occidentalista porque el recurso a la violencia de una intervención armada sólo logrará generalizar más la violencia y consolidar el conflicto militar en Libia.

Rechazamos la guerra.
Queremos que se dejen de vender armas a países en dictadura y en conflicto.
Queremos que occidente deje de apoyar a tantos dictadores como Ben Alí o Mubarak o Gadafi.
Exigimos políticas de Paz y Justicia Social.

En la puerta principal de la Base Aeronaval de Rota, sábado 26 de marzo de 2011. RED ANTIMILITARISTA Y NOVIOLENTA DE ANDALUCÍA (R.A.N.A.) La R.A.N.A. está compuesta por: Ecologistas en Acción de Andalucía, Confederación General del Trabajo de Andalucía, Noviolencia Ahora (Jerez), Casa de la Paz de Sevilla (Mujeres de Negro, Alternativa Antimilitarista-M.O.C. Sevilla, REDPAZ), Ahimsa (Málaga), M.O.C.-ELAIA (Puerto Sta. María), Madres contra la Droga ANDAD (Puerto de Sta. María).

Video concentración (1 parte):

Video concentración (2 parte):

Video concentración (3 parte):

ANEXO: VENTAS DE ARMAS EUROPEAS A LIBIA:

De los informes de la UE de exportación de armamento: en 2008 y 2009 el conjunto de países europeos le vendió armas a Libia por 595 millones de euros...

El Estado europeo que vende más armas a Libia es Italia, por un valor de 205 millones de euros en el bienio 2008- 2009, la mayor parte por la venta de aeronaves de combate, muchas de ellas helicópteros.

La empresa de armamento italiana Finmeccanica, participada por el Ministerio de Economía italiano en un 32,5%, tiene como accionista a la Lybian Investment Authority (LIA), la autoridad gubernamental libia, que posee el 2,01% de participaciones en esta empresa, cuota que pretendía aumentar hasta el 3% para tener un asiento en el Consejo de Administración de la empresa.

Destaca también Malta, que le vendió a Gadafi cerca de 80 millones de euros en armas pequeñas y municiones, probablemente de empresas de armamento italianas situadas en su territorio. Cabe mencionar también en estos dos años la venta de armamento a Libia de Francia (143 millones de euros), Alemania (57 millones), Reino Unido (53 millones) y Portugal (21 millones).

El Estado español, sexto mayor exportador de armas del mundo, no cuenta con Libia entre sus principales clientes: sus ventas rondaron los cuatro millones de euros

Jordi Calvo, Centre d’Estudis per la Pau J.M. Delàs, en: Diagonal 8-3-2011.




Visitantes conectados: 266