Draga en la Playa de la Atunara

En los últimos años la playa de Levante, en La Atunara ha perdido más de un millón de metros cúbicos de arena.

La playa de la Atunara o de Levante, ha pasado de tener una anchura de 30 metros a varios metros, que hoy se siguen regenerando con continuos dragados.

La arena del litoral no es estática, forma parte de flujos de material cuyos caminos pueden comenzar en lugares lejanos del interior.

El conjunto de organismos animales y vegetales que viven en estrecha relación con los fondos marinos forma el bentos, uno de los principales componentes de la vida marina. Su diversidad biológica depende de la salud del medio. Cualquier impacto grave que sufra éste, se traduce en una disminución de su biodiversidad. Las continuas dragas para la regeneración de la playa y la utilización de algunos artes de pesca “arrastreros”, están mermando considerablemente las comunidades bentónicas y las especies de interés pesquero (navajas, almejas…) de gran importancia ecológica en la franja de este litoral de levante.

El puerto pesquero de la Atunara, la ocupación de la zona del litoral son estructuras que bloquean el camino natural de los flujos de agua que distribuyen la arena, altera el balance sedimentario: En el interior del puerto se produce la sedimentación de partículas que, llegado un momento, saturan el fondo. El exceso de sedimentos se draga y depósita en los fondos cercanos, ocasionando un daño irreversible para las comunidades bentónicas.

Esta regeneración crónica en la playa de Levante supone un gasto anual de miles de euros anuales.

Verdemar-Ecologistas en Acción denuncia que las regeneraciones efectuadas en todo el litoral de La Línea por parte de la Demarcación de Costas son un fracaso y no se quiere actuar contra quien está provocando esa erosión antrópica.

}}




Visitantes conectados: 381